La borrasca del Atlántico evolucionó a ciclón tropical: cuál será su trayectoria

Los organismos meteorológicos advirtieron que el sistema podría convertirse en un huracán de categoría tres en la escala Saffir-Simpson

(Foto: EFE/Alonso Cupul/Archivo)
(Foto: EFE/Alonso Cupul/Archivo)

La borrasca que avanzaba por las aguas del Océano Atlántico ya es un ciclón tropical y según el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés), se seguirá intensificando en los próximos días.

La Depresión Tropical 18 se localiza todavía muy lejos de las costas mexicanas, a unos 5,780 kilómetros al este-sureste de Quintana Roo y a 3,265 kilómetros al este-sureste de las Antillas Menores.

La borrasca se formó junto a la costa occidental de África y desde el inicio tomó rumbo a Centroamérica, cruzando “el charco”. Por eso, hace unos días las autoridades mexicanas comenzaron a monitorear atentamente su avance, ante el riesgo de que se adentrara en el Mar Caribe.

Hoy, el NHC ajustó el pronóstico de trayectoria y anunció que Dieciocho no tocará tierra en las Antillas. Aunque se seguirá acercando en los próximos días a Puerto Rico, República Dominicana y Haití, el domingo, cuando se encuentre a poca distancia de esas islas, cambiará ligeramente su rumbo y empezará a desplazarse hacia el noroeste.

(Foto: Conagua Clima/SMN)
(Foto: Conagua Clima/SMN)

Esto significa que por el momento, el NHC cree que este ciclón no llegará ni a las islas del Caribe ni a América Central, aunque quizás sus efectos sí se perciban en una parte de la región. Aún es pronto para determinar si dejará efectos entierra, por lo que la población deberá mantenerse al tanto de las actualizaciones.

Dieciocho registra vientos máximos sostenidos de 55 kilómetros por hora. Cuando alcance velocidades de 65 km/h, se convertirá en tormenta tropical y le asignarán el nombre de “Sam”. Esto se espera que ocurra en la mañana de este jueves 23 de septiembre.

Además, los organismos climáticos advirtieron que a medida que avance por las aguas del océano, Sam se irá haciendo cada vez más fuerte. El sábado 25 de septiembre, se intensificará a huracán de categoría 1 en la escala Saffir-Simpson. Solo un día después, el domingo, alcanzará el nivel dos y para el lunes, ya será un fenómeno de categoría tres, con vientos máximos sostenidos de hasta 220 kilómetros por hora. En esa fecha, se situará a unos 3,655 kilómetros al este de Quintana Roo.

Desde el SMN recordaron a través de un comunicado que septiembre y octubre son los meses más peligrosos de la temporada, al ser el período en el que se concentra un mayor número de eventos.

“En septiembre y octubre se da la transición de verano a otoño, y se presentan frentes fríos y masas de aire frío provenientes de Estados Unidos y Canadá. Al chocar con un ciclón tropical provocan que las trayectorias de estos se vuelvan erráticas, e incluso se estacionen por varios días, provocando daños severos a las poblaciones. En tanto, al chocar con las montañas de la Sierra Madre Oriental, los ciclones ocasionan fuertes escurrimientos, incremento de caudales en los ríos e inundaciones”.

En los últimos 50 años han golpeado a México 271 ciclones tropicales. De ese total, 171 entraron al territorio nacional desde el Océano Pacífico, mientras que 100 llegaron a través de las aguas del Atlántico.

La entidad que ha recibido un mayor número de impactos es Baja California Sur. En ese estado tocaron tierra 47 sistemas en las últimas cinco décadas -el último de ellos fue Olaf, que se adentró el jueves 9 de septiembre en Los Cabos-. Le siguen en la lista Veracruz, con 36; Sinaloa y Quintana Roo, ambos con 33; Tamaulipas, con 24; y Sonora, con 18.

“Esta alta incidencia de impactos de ciclones tropicales se debe a que México se ubica en el área de influencia de cuatro importantes áreas generadoras de dichos fenómenos: el Golfo de Tehuantepec, la Sonda de Campeche, el oriente del Mar Caribe y el Atlántico”.

Además, en ocasiones los ciclones que se originan en el noroeste de África atraviesan el Océano Atlántico rumbo al mar Caribe e impactan en las costas del este de México.

“Dentro de estos 50 años de intensa actividad ciclónica, sumando los sistemas del Pacífico Nororiental y el Atlántico, 2020 es el año en el que más ciclones tropicales se han formado, con 52, seguido por 2005, con 47 y 1978, con 42 sistemas”, agregó el SMN.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR