Cómo operó el narco en las elecciones pasadas en Michoacán: una a una de las historias

En un reporte enviado a la Organización del Estados Americanos (OEA) se describe el operativo que los criminales montaron en varios municipios de la entidad

Vista general de una camioneta atacada por grupos armados, hoy en la ciudad de Morelia, estado de Michoacán (México). EFE/Iván Villanueva
Vista general de una camioneta atacada por grupos armados, hoy en la ciudad de Morelia, estado de Michoacán (México). EFE/Iván Villanueva

“Se acabaron las votaciones, ya ganó Morena”, dijo aquel gatillero que irrumpió en las casillas electorales el pasado 6 de junio, en la sección 1299 en Michoacán. Traía equipo táctico, armas largas y un radio que no dejaba de escupir órdenes y pormenores de la jornada.

Les ordenó a los votantes que se retiraran del lugar. Le apuntó con un arma al presidente de la casilla y se apoderó de las boletas. Según la descripción, él y sus acompañantes comenzaron a marcar las papeletas a favor de Morena y del ahora gobernador electo, Alfredo Ramírez Bedolla.

Para el medio día, la presión se había extendido a los municipios de Múgica, Gabriel Zamora, La Huacana, Lombardía, Salvador Escalante, Régules, y Zitácuaro.

En La Huacana, uno de los centros neurálgicos de la guerra entre Cárteles Unidos y Jalisco Nueva Generación, los criminales obligaron a los ciudadanos a emitir su voto de manera pública en favor del candidato de Morena.

Una mujer participa en las eleccione en el municipio de Cherán, en Michoacán (México). EFE/Iván Villanueva
Una mujer participa en las eleccione en el municipio de Cherán, en Michoacán (México). EFE/Iván Villanueva

Una situación similar ocurrió en el municipio de Múgica, Michoacán: “¿Quiénes hijos de la chingada son los representantes del PRD? Se me van a chingar a su madre de aquí, no queremos a ningún miembro del PRD”, arremetió un supuesto sicario.

En los mismos términos, hubo 60 reportes más en dicho municipio. En la casilla 450, por ejemplo, durante treinta minutos los hombres armados palomearon las plantillas a favor de Ramírez Bedolla. De este modo, en una vasta región de Michoacán se dio la operación del crimen organizado. “Se va a hacer lo que nosotros digamos”, dijeron.

Las historias antes expuestas han sido mencionadas en documento —en posesión del periodista Héctor de Mauelón— que los presidentes del PRI, PAN y PRD entregaron al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

Desde que se empezaron a definir las candidaturas de las elecciones de Michoacán, los grupos de narco pisotearon el proceso de selección de candidatos en varios municipios, dejando al paso huellas muy claras.

El narco palomea candidatos. Básicamente lo que hace la organización criminal de influencia en la zona es otorgar la anuencia a las candidaturas. Llegado el caso, autoriza o rechaza la propuesta. Esto se da en el momento de las definiciones internas.

Impone y rechaza como lo denunció el presidente del Consejo Distrital del INE, Francisco Javier Rincón, quien mencionó que en Lázaro Cárdenas el terrorismo estalló como nunca antes por la manipulación de votos.

Michoacán es por ahora el mejor ejemplo de violencia descontrolada en México. El analista senior de Crisis Group, Falko Ernst, afirma que la violencia en la entidad está relacionada con el escenario político-electoral 2021. “El crimen organizado y el Estado no se pueden separar. Como actor criminal, para sobrevivir dependes del acceso al Estado, a sus instituciones, a sus recursos, a la impunidad”, subraya el especialista.

Foto: Twitter/@AlfredoEsMorena
Foto: Twitter/@AlfredoEsMorena

En la entidad del centro oeste de México, Alfredo Ramírez Bedolla de Morena, y quien obtuvo el triunfo de la gubernatura del estado, es sobrino de Anabel Bedolla, quien estuvo casada con Adalberto Fructuoso Comparán, alias el Frutos, ex alcalde de Aguililla y detenido en mayo pasado por ser líder del grupo delictivo Cárteles Unidos.

SEGUIR LEYENDO:



TE PUEDE INTERESAR