Usaban “diablitos” para robar combustible a los consumidores: Profeco buscaría retirar permisos a casi 300 gasolineras

Desde junio del 2020, las autoridades anunciaron el modus operandi que hurtaría una tercera parte de cada litro a los conductores

la dependencia interpuso 297 denuncias ante la Fiscalía General de la República (Foto: Reuters/ Carlos Jasso)
la dependencia interpuso 297 denuncias ante la Fiscalía General de la República (Foto: Reuters/ Carlos Jasso)

El gobierno federal estaría buscando retirar permisos de operación a cerca de 300 gasolineras, acusadas por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) de colocar rastrillos en las bombas y robar una tercera parte de cada litro de combustible que despachaban.

En total, la dependencia interpuso 297 denuncias ante la Fiscalía General de la República (FGR) por los hechos señalado, en lo cuales se habrían instalado rastrillos a 853 bombas con el objetivo de “estafar a los consumidores”, asegura un reporte al que Milenio tuvo acceso.

Los acusados forman parte de 271 razones sociales distintas que obtuvieron sus permisos de operación durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. De ellas, 250 consiguieron la aprobación el los últimos meses del peñismo, mientras que dos más fueron autorizadas en 2019 por las administraciones actuales de Puebla y Aguascalientes.

El medio mexicano también señaló que muchas de las gasolineras se encuentran en municipios que forman parte de los 91 lugares con mayor índice de robo de combustible, “por lo que las indagatorias también incluyen deslindar presuntos nexos con bandas dedicadas a este delito”.

En junio de 2020, el ahora ex titular de la Profeco, Ricardo Sheffield Padilla, explicó que durante una visita de verificación en Tamaulipas se identificó que “el nuevo componente electrónico o ‘diablito’ estaba instalado en el ‘pulsador’, es decir, en la parte posterior del despachador y que es el último aparato que controla la relación entre la manguera y el medidor de litros que puede ver el consumidor”.

Los acusados forman parte de 271 razones sociales distintas que obtuvieron sus permisos de operación durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.  (Foto: Cuartoscuro)
Los acusados forman parte de 271 razones sociales distintas que obtuvieron sus permisos de operación durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. (Foto: Cuartoscuro)

El titular de la dependencia encargada de proveer información a los ciudadanos en torno a sus decisiones de compra destacó que no está claro “si es a raíz de los trabajos que hemos hecho en el Gobierno Federal como equipo, que ya colocaron el “diablito” en otro lado, o si siempre había estado ahí (el aditamento) en algunas gasolineras”

Los estados donde hay más gasolineras en estas condiciones son: Jalisco, lugar en el que se inmovilizaron 58 bombas en 14 despachos; Michoacán, donde se inactivaron 55 de ellas, mientras que en Hidalgo fueron 32 bombas en siete gasolineras y en Guanajuato, la entidad más conocida por el huachicoleo, tuvo 61 bombas irregulares en 18 establecimiento.

Muchos de los rastrillos, señaló la periodista Jannet López Ponce, se colocaron en gasolineras ubicadas en zonas altamente reconocidas por el robo de combustible. En los cuatro estados con mayor número se irregularidades se localizaron 112 bombas intervenidas ubicadas en lugares dedicados al huachicoleo.

Los únicos estados donde la Profeco no logró identificar irregularidades fueron Baja California Sur y Colima. (Foto: Cuartoscuro)
Los únicos estados donde la Profeco no logró identificar irregularidades fueron Baja California Sur y Colima. (Foto: Cuartoscuro)

Por otro lado, también fueron denunciadas 12 gasolineras que están en Veracruz, dos en Estado de México y cuatro en Querétaro. Los únicos estados donde la Profeco no logró identificar irregularidades fueron Baja California Sur y Colima.

Ricardo Sheffield dijo a Milenio que las gasolineras intervenidas “son pocas” si se considera que hay 12,500 estaciones que dan servicio en el país. Además, desde antes de dejar su cargo destacó la importancia de que el robo de combustible se considerara un delito grave en México.

“Estoy seguro que estas 300 gasolineras van a perder la concesión porque a todas las encontramos con rastrillos, con esos aparatos que se usan sólo para robar a los consumidores, ahora sí que es como un robo en mensualidades o en plazos”, explicó sobre el caso.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR