Colibríes, no son la solución, pero pueden ser parte de ella

Por Jorge Carlos Ramírez Marín *

De las 330 especies de colibríes que existen en el mundo, 58 están en México
FOTO: MARGARITO PÉREZ RETANA /CUARTOSCURO
De las 330 especies de colibríes que existen en el mundo, 58 están en México FOTO: MARGARITO PÉREZ RETANA /CUARTOSCURO

Cuando superemos el desafío de la pandemia por Covid-19, ahí seguirán la crisis económica, social y ambiental que hemos arrastrado por décadas. Abriremos las puertas para encontrar un sinfín de problemas que lejos de encontrarles una solución, empeoraron.

Una vez que hayamos dejado atrás la actual contingencia, tenemos que encontrar soluciones innovadoras e integrales que tengan un efecto positivo a largo plazo.

Las respuestas tienen que partir de nuevos enfoques que conciban a la sociedad como un ente complejo e interconectado, es decir, debemos buscar alternativas que impulsen la cohesión social, la economía, el bienestar y el cuidado del medio ambiente de manera paralela.

En 2018, durante mi campaña al Senado, elegí como causa la protección a las abejas, uno de los polinizadores de los que depende la vida en el planeta y que enfrenta el riesgo de extinguirse.

Los colibríes son grandes agentes polinizadores, junto a las abejas (FOTO: MARGARITO PÉREZ RETANA /CUARTOSCURO)
Los colibríes son grandes agentes polinizadores, junto a las abejas (FOTO: MARGARITO PÉREZ RETANA /CUARTOSCURO)

En los últimos días he sumado a esta causa a los colibríes. Pero no se trata sólo de polinizadores, también, de proteger el medio ambiente, de fortalecer el tejido social, de contar con vivienda digna y de crear condiciones para tener no sólo un futuro, sino de ofrecer a las siguientes generaciones un destino mejor.

De las 330 especies de colibríes que existen en el mundo, 58 están en México y ocho habitan en Yucatán, por ello, en conjunto con la agrupación Proyecto Santa María, me di a la tarea de impulsar la colocación de jardines urbanos para polinizadores en colonias de Mérida, capital del estado al que orgullosamente represento en el Congreso.

Con estas acciones no sólo quiero crear conciencia sobre la protección a los polinizadores y ofrecer a éstos un refugio frente a la amenaza de un ambiente cada vez más contaminado.

Además, este proyecto representa una manera de crear espacios públicos de convivencia en los que la participación de las familias, en la colocación y cuidado de las plantas, fomenta la reconstrucción del tejido social.

Para los mayas, los colibríes eran la encarnación de las almas de los guerreros (REUTERS)
Para los mayas, los colibríes eran la encarnación de las almas de los guerreros (REUTERS)

En el marco del primer día de la primavera, las familias del fraccionamiento Santa Fe, en Mérida, colocaron los primeros 22 árboles que darán amparo y alimento a los polinizadores y serán un imán de atracción y reproducción de los mismos.

Estoy convencido que debemos regresarle a la naturaleza lo que le hemos arrebatado, y al hacerlo estaremos dando una nueva oportunidad para reinventarnos como sociedad y crear espacios de conciencia, convivencia y bienestar.

También creo que los ciudadanos están conscientes de ello, pues hasta el momento 300 familias han expresado su deseo de participar en este proyecto. No es casualidad, la ciudadanía está a la espera de que las autoridades pensemos más allá de las circunstancias, que encontremos respuestas que se traduzcan en hechos reales y contundentes.

Las acciones de los representantes populares, ya sean políticas, sociales, electorales o en el ejercicio de sus funciones, deben estar construidas por los ciudadanos y con los ciudadanos.

Para los mayas, el colibríes eran símbolo de la encarnación de las almas de los guerreros, y hoy, nuestra lucha debe emprenderse en unión con la gente y con la naturaleza.

*Senador de la República por el estado de Yucatán, en representación del Partido Revolucionario Institucional (PRI)

SEGUIR LEYENDO:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS