“Un vínculo institucional de conveniencia entre dos seres humanos con nula química personal”: el análisis de la reunión AMLO - Biden

Los gobiernos de Estados Unidos y México destacaron la buena relación bilateral que han mantenido

(Foto: Reuters/Kevin Lamarque)
(Foto: Reuters/Kevin Lamarque)

El mandatario Andrés Manuel López Obrador y su homólogo estadounidense, Joe Biden, mantuvieron su primera reunión bilateral, la cual sucedió de manera virtual.

Como consecuencia de esta primera comunicación, el gobierno de Estados Unidos ha indicado que se le ha dado un trato de igual a México y destacó que ambas naciones son más fuertes si trabajan juntas.

De acuerdo con un comunicado conjunto, se indicaron los ejes de la conversación y del trabajo: cooperación bilateral y multilateral sobre migración; economía; cooperación para la respuesta y recuperación del COVID-19,  y cambio climático.

El periodista Jorge Zepeda Paterson mencionó en columna de opinión para Milenio que la relación entre ambos presidentes terminará pareciéndose a las de Lady D y el príncipe Carlos, “un vínculo institucional de conveniencia entre dos seres humanos con nula química personal”.

(Foto: Reuters/Kevin Lamarque)
(Foto: Reuters/Kevin Lamarque)

Describió que tanto Biden como López Obrador deben mantener una buena relación pública por lo que implican ambas naciones. “Aunque para el político mexicano, Joe Biden representa la encarnación del poder burocrático del imperio americano […] y un halcón disfrazado de paloma”.

Mientras que para el presidente estadounidense, Andrés Manuel López “es político excéntrico y voluntarioso”.

Tras la primera reunión de trabajo bilateral, ambos gobiernos destacaron la buena relación que existe, pero no se hace referencia a una acción en concreto. Zepeda Paterson compara la relación bilateral como un matrimonio por conveniencia y que espera que no “derive en uno de inconveniencia”.

Cabe señalar  que el mandatario de Estados Unidos, Joe Biden reconoció que no han sido “vecinos perfectos el uno para el otro”.

(Foto: Twitter@lopezobrador_)
(Foto: Twitter@lopezobrador_)

Para el también periodista Raymundo Riva Palacio mencionó en su columna de opinión para El Financiero que aunque la reunión fue diplomática y sin fricciones, pero sin que el presidente de México obtuviera lo que quería, que era vacunas a préstamo y un nuevo programa Bracero, pero Biden respondió a su agenda y bajo sus objetivos.

Previo al inicio de la reunión bilateral, la Casa Blanca descartó el compartir vacunas contra COVID-19 tanto para México u otras naciones, al menos en esta primera fase, porque la prioridad está en inmunizar a la población estadounidense y después de que lo concreten evaluarán cuál será el siguiente paso. Y se hizo énfasis en “colaboración estrecha para responder a la pandemia de COVID-19, particularmente en las áreas relacionadas con la cooperación económica y sanitaria”.

Ante lo comunicado, Riva Palacio puntualizó que la relación, “correrá por la agenda impuesta por Biden” y que ya no es lo mismo que sucedió con la administración anterior.

López Obrador ha descubierto que Biden no es Donald Trump, y que la relación será profesional e institucional, sin el quid pro quo vigente hasta el 19 de enero, donde el mexicano le ayudaba a Trump en su agenda doméstica, a cambio de que no presionara en otros campos para que hiciera lo que quisiera en México”, explicó.

(Foto: Presidencia de México)
(Foto: Presidencia de México)

Explicó que en un tema como la migración ambos coinciden trabajar de fondo la migración, pero cada uno lo mira desde una perspectiva distinta, porque México quiere que Estados Unidos invierta en Centroamérica. En contraste, el proyecto de Biden es invertir en la región pero con ayuda “de los créditos blandos del Eximbank” y además de cancelar el programa Remain in México, para las personas que buscaran asilo en territorio estadounidense esperaran en México, con costos para el mismo, fue una política impuesta por Trump.

En la conferencia matutina de este martes 2 de febrero, López Obrador resumió que su primera conversación con el presidente de Estados Unidos fue amistosa y de cooperación. “No hubo ninguna discrepancia, ni una. Nos fue bien”, acotó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

MÁS LEIDAS AMÉRICA