Lilly Téllez exigió la renuncia de David Colmenares a la ASF: “No sabe aritmética”

Luego de que la ASF admitiera un error en el cálculo del costo estimado por la cancelación del NAIM, David Colmenares, titular de la Auditoría Superior de la Federación, se enfrenta a las críticas

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

La senadora del Partido Acción Nacional (PAN) Lilly Téllez se lanzó el día de ayer en conferencia de prensa contra el titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), David Colmenares Páram, luego de que éste último admitió un error del órgano que dirige en el cálculo del costo que tendrá la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM).

La auditoría de desempeño 1394-DE relativa a la cancelación del Proyecto del Aeropuerto de Texcoco, calculó en un primer momento un costo total de aproximadamente 331 mil 966 millones de pesos, cuando en un primer momento el gobierno federal aseguró que el costo de cancelación no superaría los 100 mil millones de pesos.

La reacción del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ante esta estimación fue señalar que la ASF se estaba equivocando. La primera respuesta de David Colmenares ante las palabras del mandatario fue decir que se revisaría el proceso de auditoría para identificar si se encontraba algún error.

Ese mismo lunes, a través de sus redes sociales, la ASF lanzó un comunicado en el que reconoció " inconsistencias en la cuantificación realizada en el marco de la auditoría”, dándole la razón al Jefe del Ejecutivo. También David Colmenares admitió el error.

Foto: Presidencia de México.
Foto: Presidencia de México.

“Al momento se ha detectado ya que dicho monto es menor a lo estimado inicialmente por una deficiencia metodológica”, fue lo único que adelantó la ASF acerca de las revisiones iniciales que llevaron a identificar el error metodológico.

En un inicio, Lilly Téllez confió en los resultados de la ASF y criticó al presidente con la frase “Salió más caro el caldo que las albóndigas” sugiriendo que la cancelación del NAIM iba a resultar en un gasto más desventajoso que haber permitido que concluyeran las obras.

Ahora que la ASF admitió su error, la senadora, junto con otros personajes de la bancada del PAN, pide la renuncia de David Colmenares “porque no sabe aritmética” y “ha dejado a la Auditoría Superior de la Federación en completo descrédito y falta de credibilidad y al parecer subordinado al Ejecutivo”, argumentó Lilly Téllez.

El senador Erandi Bermudez también expresó su preocupación por el comportamiento del titular de la ASF: “no es posible que por presión mediática cambie de opinión” es una de sus suposiciones. Además, asegura que cuando una auditoría hace recomendaciones a un ente observado, como en este caso es el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), es éste último el encargado de dar solución a los señalamientos. Sin embargo, “sin llegar este proceso, ya los exculpó”, acusó el panista.

David Rogelio Colmenares Páramo, Auditor Superior de la Federación (Foto: Twitter @ASF_Mexico )
David Rogelio Colmenares Páramo, Auditor Superior de la Federación (Foto: Twitter @ASF_Mexico )

La Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) también informó a través de su cuenta de Twitter que se encuentra colaborando con la ASF para identificar y corregir los errores de la auditoría que llevaron a que calculara la cifra inicial que implicaba un gasto que triplicaba lo prometido por el gobierno federal.

Hasta el momento, informó la SCT, tres errores identificados ya explican el 75% de la diferencia en el costo de la cancelación del Aeropuerto de Texcoco:

1) “La ASF consideró como gasto el monto del financiamiento no utilizado” y que quedó fuera de la deuda inicial. También incluyó como gasto el pago a futuro de la deuda remanente por la cancelación de 4 mil 200 millones de dólares (87,549,210,000 pesos mexicanos).

2) La segunda inconsistencia es que el costo de los intereses calculados por la ASF es muy superior al calculado por el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM). La diferencia podría “derivarse de la metodología y/o los factores de cálculo empleados en cada caso”.

3) Además, la SCT señala que la auditoría no contempla los ingresos que derivan de la venta del material de construcción que se iba a ocupar para el NAIM, además de las donaciones a otras dependencias de gobierno.

MÁS DE ESTE TEMA: