Mario Marín podría ser sentenciado a 12 años de prisión por tortura a Lydia Cacho

Al ex gobernador de Puebla se le negó el arraigo domiciliario en la audiencia que tuvo el pasado 4 de febrero

varios asesores de la periodista le advirtieron el riesgo de volver a México en estas circunstancias (Fotos: Cuartoscuro)
varios asesores de la periodista le advirtieron el riesgo de volver a México en estas circunstancias (Fotos: Cuartoscuro)

Mario Marín, ex gobernador de Puebla señalado por la tortura de la periodista Lydia Cacho, podría llegar a obtener una sentencia hasta de 12 años de prisión por los delitos que se imputan.

Luego de su audiencia inicial se dio a conocer que el juez de control negó el arraigo domiciliario que solicitaba el imputado dada una supuesta enfermedad en el riñón, el riesgo de contraer COVID-19 en el Cereso de Cancún y su edad.

La abogada de Lydia Cacho, Araceli Camacho, reveló que la sentencia podría ser de 12 años. Un dato que también confirmó Leopoldo Gutiérrez Maldonado, director de Artículo 19 y defensa de la periodista, durante una entrevista con Milenio.

“Nosotros confiamos en que se va a confirmar que hay suficientes elementos para determinar una probable responsabilidad bajo la cual se iniciaría un proceso judicial en el que se desahogarían pruebas. El máximo (para Mario Marín) sería de 12 años de prisión”, señaló al medio mexicano.

El defensor también informó que varios asesores de la periodista le advirtieron el riesgo de volver a México en estas circunstancias. Cacho tuvo que salir del país luego de que, en agosto del 2019, dos hombres armados allanaran su casa, envenenaran a sus perras y robaran material periodístico sensible.

Mario Marín, el “góber precioso”, fue detenido el pasado 3 de febrero por agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) en Acapulco, Guerrero. (Foto: Cuartoscuro)
Mario Marín, el “góber precioso”, fue detenido el pasado 3 de febrero por agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) en Acapulco, Guerrero. (Foto: Cuartoscuro)

Sobre el tema, la comunicadora dijo a W Radio que los agentes de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol, por sus siglas en inglés) le hicieron la recomendación porque “están más enojados conmigo, porque esto no lo había logrado una persona, nunca, y lo logramos. Esto tiene un costo, lo asumo, estoy consciente y es sentar precedentes jurídicos en México, que ellos recuerden que no pueden seguir cometiendo los delitos como hace 20 años”.

En la audiencia de control, el ex funcionario mexicano se reservó su derecho a declarar. Además, su abogado Gerardo Vázquez Morales solicitó que se ampliara el término constitucional de 72 a 144 horas para determinar la situación jurídica.

Mario Marín, el “góber precioso”, fue detenido el pasado 3 de febrero por agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) en Acapulco, Guerrero. Posteriormente fue trasladado a Cancún, Quintana Roo, para ser ingresado en el Cereso local.

El delito que se le imputa en 2015 a Marín es tortura en contra de la periodista Lydia Cacho, quien publicó un libro titulado “Los demonios del Edén”, una investigación que lo acusaba junto con el empresario Kamel Nacif de promover una red de pederastia.

Mario Marín fue ingresado en el Cereso de Cancún (Foto: Cuartoscuro)
Mario Marín fue ingresado en el Cereso de Cancún (Foto: Cuartoscuro)

Tras la publicación de este, la periodista fue acusada de difamación y calumnias y el 16 de diciembre del siguiente año, ella fue detenida en Quintana Roo.

Cacho fue trasladada a Puebla vía terrestre, pero, en el trayecto de más de 1,500 kilómetros, fue torturada psicológicamente por los oficiales, quienes amenazaron con abusar de sexualmente de ella.

En su testimonio, la periodista mencionó que cuando llegaron a Puebla, el trámite de su propuesta fue lento y tortuoso. La encerraron en un “calabozo inmundo” y le tomaron fotos desnuda al lado de un cuarto lleno de policías judiciales con una mampara transparente de por medio.

Desde ese año y hasta la fecha, la comunicadora ha buscado justicia. Horas más tarde de la captura de Marín aseguró en entrevista con W Radio que “el costo de decir la verdad en México es elevadísimo”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

TE PUEDE INTERESAR