Copred llamó a la inclusión de grupos vulnerables en vacunación contra el COVID-19

El Consejo informó que, desde antes de la pandemia, diversos sectores no tienen acceso a la salud

(FOTO: FERNANDO CARRANZA GARCIA / CUARTOSCURO.COM)
(FOTO: FERNANDO CARRANZA GARCIA / CUARTOSCURO.COM)

El Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación en la Ciudad de México (Copred) hizo un llamado para que el sector salud, encabezado por Jorge Alcocer y Hugo López Gatell, consideraran como prioridad a grupos de situación de vulnerabilidad en el proceso de aplicación de la vacuna contra el COVID-19.

El Copred, a través de un comunicado, señaló que la emergencia sanitaria no solamente ha visibilizado las carencias y debilidades del área de la salud pública, sino que también ha detonado problemas económicos, sociales y hasta de violencia al interior de los hogares.

Debido a la brecha de desigualdad que persiste en México, el organismo exhortó a las autoridades ha realizar “una adopción de perspectiva Interseccional para la aplicación de la vacuna contra el coronavirus, es decir, además de un enfoque etario, considerar la situación de vulnerabilidad que viven algunas poblaciones, por lo que se potencia la posibilidad de que adquieran el virus”.

Siguiendo esta misma línea, el Copred reconoció que las condiciones actuales han tenido un mayor impacto en la esfera pública, agravando las condiciones desiguales que viven grupos sociales como: personas con VIH, afrodescendientes, indígenas, adultos mayores, personas privadas de su libertad, poblaciones callejeras, migrantes y colectivos LGBTTTIQ+.

En México la mayoría de las personas que mueren por COVID-19 no han sido solo adultos mayores, sino personas que tenían entre 40 y 69 años. 
(Foto: EFE/ Francisco Guasco/Archivo)
En México la mayoría de las personas que mueren por COVID-19 no han sido solo adultos mayores, sino personas que tenían entre 40 y 69 años. (Foto: EFE/ Francisco Guasco/Archivo)

Un factor importante que tomar en cuenta en esta situación es que, según el Copred, las medidas para contener la pandemia “han afectado de manera diferenciada a estos grupos”, pues desde antes de la emergencia sanitaria se les había dificultado o negado el acceso a la salud.

En agosto pasado, el Consejo publicó un informe titulado “Impactos diferenciados por COVID-19: Diálogos con organizaciones de la sociedad civil”, en el que se propone “la inclusión, con la consulta y participación activa de las poblaciones en el diseño de respuestas y propuestas de acciones y estrategias, así como una guía que proporcione orientación sobre cómo debemos actuar ante una crisis como la que ahora vivimos”.

En contexto, el plan de vacunación presentado por la Secretaría de Salud (Ssa) propone que en la segunda etapa se contemple la vacuna de las personas de 80 años y más; en la tercera, de 70 a 79 años; en la cuarta, de 60 a 69 años; en la quinta, de 50 a 59 años; en la sexta, de 40 a 49 años; y en la séptima, la población menor de 40 años. Lo anterior cobra sentido de acuerdo con la demografía de los contagios y, sobre todo, de los fallecimientos por COVID-19.

Sin embargo, las cifras actuales de COVID-19 señalan otros factores que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador no tomó en cuenta a la hora de construir la estrategia sanitaria.

De acuerdo con cifras de la Ssa, en México la mayoría de las personas que mueren por COVID-19 no han sido solo adultos mayores, sino personas que tenían entre 40 y 69 años.

Respecto a los géneros, han muerto más hombres que mujeres, ambos con trabajos que los obligaban a seguir saliendo pese a las indicaciones de las autoridades, aunque entre mujeres casi todas eran amas de casa.

La edad promedio de los hombres es de 63 años y de las mujeres 61 años
(Foto: EFE/José Méndez)
La edad promedio de los hombres es de 63 años y de las mujeres 61 años (Foto: EFE/José Méndez)

Héctor Hiram Hernández, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ha trabajado con la información del Subsistema Epidemiológico y Estadístico de Defunciones para elaborar un perfil.

Algunas revelaciones de su investigación entorno a las muertes por COVID-19 son las siguientes: 73% estudiaron hasta primaria o secundaria; 60% tenía entre 40 y 69 años; 33% tenían más de 70 años y 1.8 hombres fallecidos por cada mujer.

La edad promedio de los hombres es de 63 años y de las mujeres 61 años. Las ocupaciones principales eran: empleado de sector público, chofer, operadores de maquinas, artesanos, trabajadores de mantenimiento, vigilantes y vendedores ambulantes.

MÁS SOBRE EL TEMA