Alcocer implementará en protocolo especial para AMLO tras contagio de su vocero

“No sabemos qué nos va a recomendar. Yo de todas maneras me cuido”, señaló el presidente de México

Video: Gobierno de México.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que el secretario de Salud, Jorge Alcocer, presentará un protocolo para el presidente y el personal cercano a él, debido a que el coordinador de comunicación social, Jesús Ramírez Cuevas diera positivo a Covid-19.

“Hoy en la mañana el doctor Alcocer, que es al que yo escucho y obedezco para asuntos médicos y también para mi situacion personal, hoy habló esta mañana en nuestra reunión de seguridad de que se va a presentar un protocolo para nosotros a partir de mañana, él ya nos va a informar sobre esta situación y lo vamos a llevar a la práctica.

No sabemos qué nos va a recomendar. Yo de todas maneras me cuido, es sana distancia; es incomodo porque tengo que estar también recorriendo el país, pero como lo he dicho, es muy doloras la pandemia del covid, pero también hay que acabar con la peste de la corrupción, que es peor que la malaria”, indicó el presidente de México.

Jesús Ramírez, coordinador de Comunicación Social

Jesús Ramírez Cuevas, coordinador general de Comunicación Social de la Presidencia, informó que dio positivo a coronavirus.

A través de su cuenta de Twitter, el funcionario dio a conocer la noticia y señaló que se encuentra atendiendo las labores de su cargo a distancia.

Informo que di positivo a Covid-19. Estoy bien de salud y estaré trabajando desde casa siguiendo todos los protocolos sanitarios

Ante dicha situación, la secretaria general de Morena, Citlalli Hernández, respondió a la publicación de Ramírez Cuevas: “Cuídate mucho, Jesús. No desesperarse es la clave”. Ella comunicó el pasado 29 de diciembre que también había contraído el virus.

Foto: Presidencia de México.

Otros funcionarios del gobierno federal también manifestaron su solidaridad con el vocero del presidente López Obrador, tal es el caso de Tatiana Clouthier, secretaria de Economía; y Román Meyer Falcón, secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud (SSa), hasta este sábado 9 de enero se registraron 1,524,036 casos positivos y 133,204 muertes de COVID-19 en México.

Asimismo, se contabilizaron 1,914,083 negativos y 3,854,077 personas estudiadas desde el primer contagio registrado en el país. Por otro lado, 1,143,254 personas han sido dadas de alta al recuperarse de la enfermedad.

Durante la conferencia de prensa vespertina, Ruy López Ridaura, director General del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, indicó que sólo el 43% de las personas que se han sometido a una prueba para diagnosticar COVID-19 han dado positivo.

Foto: Presidencia de México.

Respecto a la capacidad hospitalaria, se reportó que 13,773 camas de atención general disponibles y 17,716 ocupadas. Además, existen cinco entidades federativas que presentan más de 70% de saturación.

La Ciudad de México se encuentra a la cabeza con un ocupación de 90%, le siguen Guanajuato, con 85%; Estado de México, con 81%; Nuevo León, con 78%; e Hidalgo, con 76 por ciento.

Para atender a pacientes en estado crítico por la enfermedad, la capital del país también presenta el índice más alto de espacios llenos, con sólo 15% de disponibilidad.

Al último corte, la dependencia sanitaria dio a conocer que 6,722 personas recibieron el antígeno creado por las farmacéuticas Pfizer y BioNTech a lo largo del sábado. Con ello, suman 74,794 trabajadores de la salud vacunados contra coronavirus en México.

Fotografía fechada el 24 de septiembre de 2018, que muestra a Jesús Ramírez Cuevas, próximo coordinador general de Comunicación Social del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, mientras habla en entrevista con Efe, en Ciudad de México (México). EFE/José Méndez/Archivo

Ante dichas cifras, Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la CDMX, anunció que la entidad que dirige continuará en semáforo rojo por tercera semana consecutiva, lo que significa que únicamente las actividades consideradas esenciales podrán operar.

Y es que, sortear la emergencia sanitaria en el país no ha sido fácil. El porcentaje de letalidad en la semana epidemiológica número 52 se colocó en el 6 por ciento.

En este contexto, algunas funerarias reportaron servicios completamente saturados y ahora enfrentarían un mal mayor: la escasez de ataúdes para enterrar a las personas que no sobrevivieron a la enfermedad de coronavirus.

Foto: Presidencia de México.

De acuerdo con una entrevista realizada por el semanario Proceso a Roberto García Hernández, vicepresidente de la Asociación Nacional de Directores de Funerarias (ANDF), y Pedro Jaramillo Quintero, presidente de la Asociación Mexicana de Fabricantes de Ataúdes (AMFA), el posible colapso de estas compañías consta de un problema principal: la escasez de materia pima, es decir, el acero y la madera.

Dicho panorama podría a la industria de los servicios funerarios en un gran jaque mate, pues no habría más producción de féretros, informó la periodista Gloria Leticia Díaz.

MÁS SOBRE ESTE TEMA