El Banco de México mantiene la tasa de interés pese a abrupta desaceleración de inflación

Por Max de Haldevang/Bloomberg

FOTO DE ARCHIVO: Una mujer selecciona comida en un supermercado en Ciudad Juárez, México, 15 de noviembre de 2019. REUTERS / José Luis González
FOTO DE ARCHIVO: Una mujer selecciona comida en un supermercado en Ciudad Juárez, México, 15 de noviembre de 2019. REUTERS / José Luis González

El banco central de México mantuvo su tasa de interés clave por segunda reunión consecutiva, ya que los formuladores de política esperan para ver si la desaceleración de la inflación del mes pasado se consolida antes de reanudar su ciclo de flexibilización monetaria.

El Banco de México, dirigido por el gobernador Alejandro Díaz de Leon, votó el jueves 3-2 para mantener los costos de endeudamiento en 4.25%, a pesar de que la inflación se redujo cerca de su objetivo de 3%. 19 de 23 economistas encuestados por Bloomberg predijeron que se mantendría. Los cuatro restantes esperaban un recorte de un cuarto de punto.

El aumento en el costo de vida se ha ralentizado en noviembre a 3.3% (Foto: Bloomberg)
El aumento en el costo de vida se ha ralentizado en noviembre a 3.3% (Foto: Bloomberg)

El banco enfrenta la peor contracción económica en casi un siglo y precios de consumo resistentes. Hace un mes, hizo una pausa en un ciclo récord de 11 recortes consecutivos, diciendo que necesitaba tiempo para evaluar la inflación, que había superado su límite objetivo entre agosto y octubre.

El aumento en el costo de vida se ha ralentizado en noviembre a 3.3%, pero muchos piensan que el mes fue un valor atípico causado por un período prolongado de descuentos en compras similares al Black Friday. Para complicar aún más las cosas, la inflación también puede verse presionada por un aumento del 15% en el salario mínimo anunciado para 2021.

La pausa a la relajación monetaria ha atenuado la principal fuente de estímulo económico de México en medio del actual brote de coronavirus. (Foto: Bloomberg)
La pausa a la relajación monetaria ha atenuado la principal fuente de estímulo económico de México en medio del actual brote de coronavirus. (Foto: Bloomberg)

“Somos algo escépticos de que la junta cambie de opinión con solo un mes de una inflación más baja del IPC, explicado en gran parte por eventos excepcionales”, escribió el estratega jefe de inversiones de XP para América Latina Andrés Pardo, en una nota a sus clientes antes del anuncio.

La pausa a la relajación monetaria ha atenuado la principal fuente de estímulo económico de México en medio del actual brote de coronavirus. El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó un gran estímulo fiscal del tipo implementado por la mayoría de los pares de México, argumentando que una deuda más baja acelerará la recuperación, lo que dejó al banco central en dificultades para luchar contra la contracción más aguda desde la Gran Depresión de la década de 1930.

El banco central ha ignorado repetidamente la llamada de López Obrador a tasas más bajas para alentar los préstamos. Ha dicho que aunque Banxico las ha estado reduciendo, se necesita más para que sean atractivas.

Mientras tanto, Banxico evitó el martes un proyecto de ley del Congreso que podría haberlo obligado a comprar dólares de orígenes dudosos. Después de la fuerte oposición del banco y el sector privado, los legisladores decidieron posponer una votación sobre la propuesta para poder resolver los problemas a principios del próximo año.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: