Más de 100,000 muertos... y en México todavía hay personas que no creen en el COVID-19

A mediados del año, el 9% de los mexicanos todavía negaba la existencia del virus

EFE
EFE

México ya superó la cifra de 100,000 muertos por COVID-19. Fue el pasado jueves 19 de noviembre, cuando el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dio a conocer que en México se registraban ya unos 100,104 fallecimientos por coronavirus, así como 1,019,543 contagios acumulados.

Y aún así, medidas como el confinamiento, el cubrebocas y el distanciamiento social, prácticas extendidas en países de la región, se siguen aplicando de forma muy dispar en México, donde parte de la ciudadanía sigue escéptica al coronavirus.

Uno de los factores que ha provocado esas elevadas cifras es la desconfianza de los mexicanos a la información científica porque, a pesar de la dureza con la que la enfermedad ha atacado a una porción de la población, otra parte sigue sin reconocer la existencia del virus SARS-CoV-2.

”Debemos reconocer que en una sociedad como la mexicana no existe preparación científica desde edades tempranas”, dijo en entrevista con la agencia Efe el investigador Rodrigo Martínez, del Departamento de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

(Foto: REUTERS/Carlos Jasso)
(Foto: REUTERS/Carlos Jasso)

”Si lo vemos con rigor, nuestra educación básica, e incluso a nivel medio superior, carece de formación científica”, añadió.

Un ejemplo es un estudio de la Royal Society Open Science de Gran Bretaña, que indicó hace un mes que el 33 % de los mexicanos considera “muy factible” que el coronavirus se haya creado en un laboratorio de Wuhan, China, y “no cree” que haya surgido de manera natural.

Para Martínez, en México prevalece un tipo de educación que mezcla tradiciones familiares, mentalidad cotidiana y una formación, incluso religiosa, que tiende al conservadurismo.”Por lo tanto, cuando hay fenómenos que no podemos entender bien, lo más seguro es que se apueste por descreer de ellos o negarlos porque no estamos acostumbrados al lenguaje de la ciencia”, apuntó.

Por esa falta de educación científica o de acercamiento a la divulgación, “existe un desconocimiento de cómo funciona la ciencia y cómo verla en la vida cotidiana”, expuso. ”Muchas personas descreen de esto (COVID-19) y en muchos casos llegan a hartarse de que no exista una solución inmediata o una respuesta universal que les permita controlar la incertidumbre que ha ocasionado esta pandemia”, comentó.

(Foto: REUTERS/Carlos Jasso)
(Foto: REUTERS/Carlos Jasso)

Además, señaló que la sociedad mexicana posee una mentalidad que “tiende a relacionar cualquier fenómeno inexplicable o incierto con creencias preestablecidas. Ese sector que no cree está más dispuesto a aceptar sus propias convicciones, creencias y explicaciones”, observó.

A mediados de julio, una encuesta del periódico El Financiero reveló que en México, a pesar de las cifras de decesos y contagios, el 9 % de los mexicanos negaba la existencia del coronavirus, mientras que otro 5 % no opinó.Según el estudio, quienes más cuestionaban la existencia del virus eran jóvenes de entre 18 y 29 años.

Pero lo crean o no, el virus sigue avanzando y cobrando vidas en México. Y todo pinta a que si sigue como hasta ahora, el escenario puede volverse más castrófico aún.

La Dra. Laurie Ann Ximénez-Fyvie comenttaba precisamente a Infobae que aún hay acciones que podrían marcar una gran diferencia en la tragedia que se pronostica a futuro.

(Foto: REUTERS/Edgard Garrido)
(Foto: REUTERS/Edgard Garrido)

Una de ellas es que cada persona haga conciencia y reafirme sus cuidados para evitar contagiarse (y contagiar) el coronavirus. Pero, ¿cómo?:

-Concientizarse de la importancia de prevenir el contagio; poniéndose cubrebocas, evitando aglomeraciones, ventilando espacios, guardando distancia.

-Autovigilar su temperatura, su frecuencia cardiaca, su oximetría y, ante cualquier síntoma de alarma, acudir a atención médica de inmediato.

-Si una persona está contagiada, informar a todas las personas con las que tuvo contacto que está infectada, a fin de cortar –por lo menos– su propia cadena de transmisión.

Asimismo, insistió en que es de vital importancia aumentar el número de pruebas para tratar de detectar la mayor cantidad de casos, sobretodo a los asintomáticos: “Entre más asintomáticos detectes, mejor puedes detener los contagios. Ellos son los que dispersan más el virus porque no saben que están contagiados”.

(Foto: REUTERS/Carlos Jasso)
(Foto: REUTERS/Carlos Jasso)

la atención médica temprana, otro de los aspectos en los que más hace hincapié la experta –quien encabeza una iniciativa centrada en brindar este tipo de tratamiento y asesoría a pacientes con COVID-19 de forma gratuita– subrayando que esta puede marcar la gran diferencia entre la vida y la muerte.

Para esto, explica, es necesario que las personas acudan al médico enseguida sientan algún síntoma del Covid. Y por parte de los hospitales, recalcó, se debe atender a los pacientes cuando aún tienen síntomas leves, tratables. Es decir, mucho antes de que requieran ser intubados.


MÁS SOBRE ESTE TEMA:

México superó los 100,000 muertos por COVID-19

Sonreír en medio del COVID-19: un desafío vital para pacientes y personal médico

“Nos fue útil abandonar las recetas neoliberales”: AMLO habló en el G20 sobre su estrategia para enfrentar la crisis por el Covid-19


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos