Mujeres, celulares y fiestas: los favores que el “Licenciado” le hizo al “Chapo” durante su época en Puente Grande

El gobierno federal informó sobre la desincorporación del penal, la cual ya entró en vigor

"El Licenciado" durante su traslado al penal de Ciudad Juárez, en Chihuahua.
"El Licenciado" durante su traslado al penal de Ciudad Juárez, en Chihuahua.

Este lunes, el gobierno federal informó en el Diario Oficial de la Nación (DOF) sobre la desincorporación del Sistema Penitenciario Federal al Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 2 “Occidente”, mejor conocido como “Puente Grande", en Jalisco.

Pese a ello, el inmueble siempre quedará marcado por aquel 19 de enero de 2001, cuando Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera fue noticia internacional por segunda vez en su vida al convirtirse en el primer reo mexicano en fugarse del sistema de prisiones de máxima seguridad de México.

Sin embargo, aquel episodio no podría entenderse sin el papel que jugó Dámaso López, “El Licenciado”, quien pasó de ser subdirector de seguridad de “Puente Grande” a fiel empleado delCártel de Sinaloa y padrino de una de las hijas de Guzmán Loera.

Originario de Eldorado, Sinaloa, donde nació el 22 de febrero de 1966, Dámaso López tuvo una vida privilegiada de estudiante, que lo distingue de la mayoría de los capos de su generación: muchos de ellos pobres, con educación básica y en origen trabajadores de campo donde comenzaron con el cultivo de mariguana o amapola, como en el caso del “Chapo”.

El capo en mayo de 2017.
El capo en mayo de 2017.

Dámaso no. Él es hijo de un prominente funcionario local, a quien llamaban Don Dámaso (López García), que fue recaudador de impuestos, presidente de los ganaderos de la región y síndico –funcionario municipal– de su pueblo en 2007 por el oficial Partido Revolucionario Institucional (PRI). Don Dámaso tuvo los recursos suficientes para hacerse de propiedades como un rancho de 6 hectáreas con lago, palapas, capilla, canchas deportivas y una residencia de lujo.

Su hijo, por lo tanto, pudo estudiar en una escuela privada de monjas carmelitas y cursar su educación superior en la Universidad de Occidente. De allí salió con un título de derecho y el mote que lo distinguiría en el mundo de las drogas como “El Licenciado”.

A los 25 años Dámaso López tuvo su primer trabajo como policía judicial y hasta dirigió un programa de detección de prófugos que lo llevó al sistema de prisiones, donde su biografía cambió ruta en 1999. Ese año Dámaso López se convirtió en subdirector del penal federal de Puente Grande, en Jalisco, bajo las órdenes del director Leonardo Beltrán Santana. Allí estaba preso por primera vez un joven narcotraficante detenido en Guatemala en 1993: Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Nada le convino más al “Chapo” que el nombramiento de aquellos dos funcionarios, los dos originarios de Sinaloa y ya con vínculos con el Cártel de Sinaloa. En su libro “Los señores del narco”, la periodista Anabel Hernández afirma que Dámaso López, entonces de 33 años, llegó a la subdirección de Puente Grande, por amigos del Chapo y acompañado de un grupo de colaboradores a quienes llamaron “Los Sinaloas”.

Dámaso López Núnez, "El Licenciado" fue detenido en mayo.
Dámaso López Núnez, "El Licenciado" fue detenido en mayo.

“A raíz de su llegada al Centro de Readaptación Social, la disciplina se convirtió en artículo del reglamento que nadie ponía en práctica”, escribe la periodista. Al penal ingresaban mujeres, celulares drogas y viandas para El Chapo y dos amigos suyos: Héctor El Güero Palma y Arturo Martínez Herrera. Todo gracias al “Licenciado”.

De Puente Grande, el “Chapo” se fugó por primera vez el 19 de enero de 2001 y su escape selló la lealtad y amistad con “El Licenciado”, quien había renunciado a su puesto apenas unos meses antes, en octubre del año 2000. Sin embargo, había seguido visitando al Chapo hasta 10 días antes de su escape.

A partir de ese momento, Dámaso se incrustó en el primer círculo de confianza del “Chapo”, al convertirse en su hombre de confianza, su operador y negociador en el negocio de las drogas, el jefe de su propio ejército de sicarios y su compadre –el hijo de Dámaso López, conocido como el “Mini Lic” es ahijado de Guzmán Loera.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Cerrarán Puente Grande: la prisión que Joaquín el “Chapo” Guzmán convirtió en su palacio personal

Un carrito de lavandería y máximo sigilo: la inaudita fuga del “Chapo” Guzmán de Puente Grande, contada por el “Vicentillo” Zambada

MAS NOTICIAS