Así fueron las 4,860 noches de hospedaje que Los Pinos brindó al personal médico que combate al coronavirus

El Complejo Cultural retomó sus actividades cotidianas a partir de este 22 de agosto

La lujosa residencia que fungió como la casa de los presidentes de México, se convirtió durante meses en la vivienda de médicos y enfermeros durante la pandemia. (Foto: Infobae)
La lujosa residencia que fungió como la casa de los presidentes de México, se convirtió durante meses en la vivienda de médicos y enfermeros durante la pandemia. (Foto: Infobae)

Después de horas luchando en contra de la COVID-19 en los hospitales, algunos de los médicos descansaron en una propiedad lujosa, la cual solía estar reservada para los líderes políticos del país: Los Pinos, una casa que desde el 4 de mayo abrió sus puertas para recibir a quienes velan por la salud de los mexicanos y se encuentran en la primera línea de defensa contra el nuevo coronavirus.

Desde que arrancó la operación de las Residencias Médicas en el Complejo Cultura Los Pinos, este lugar brindó 4,860 noches de hospedaje a personal de salud proveniente de diferentes instituciones, como los Centros Médicos La Raza y Siglo XXI, el Hospital General de Zona número 27 Tlatelolco, el número 194 El Molinito y Los Venados.

“Ustedes han usado estos pasillos como servidoras públicas de primera sin distinción”, destacó Alejandra Frausto, secretaria de Cultura del Gobierno de México durante un recorrido por las instalaciones. La funcionaria también resaltó la vocación de vivienda de este sitio, el cual se convirtió en la Casa del Pueblo a partir de que inició la administración del presidente López Obrador.

Por su parte, el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, recordó que en el sitio en donde ahora se encuentra Los Pinos, en 1847 se perdió una batalla; sin embargo, hoy en día se libra otra “que estamos gananado, nos ha costado también muchísimo, pero vamos bien”.

El IMSS adaptó varias habitaciones de la residencia para albergar a quienes se encuentran en la primera línea de defensa contra la COVID-19. (Foto: IMSS)
El IMSS adaptó varias habitaciones de la residencia para albergar a quienes se encuentran en la primera línea de defensa contra la COVID-19. (Foto: IMSS)

Si bien la vida para los médicos y enfermeras en Los Pinos no estuvo llena de lujos, este lugar representó un espacio digno para su reposo y seguridad, pues a lo largo de 109 días, recibieron 14,580 raciones de alimentos, además de que se registraron brotes de la enfermedad al interior de sus muros gracias a las medidas sanitarias que se llevaban a cabo.

Por ejemplo, las áreas destinadas para los huéspedes contaron con servicio de limpieza y desinfección, además de que a todos se les suministró batas, caretas y cubrebocas. Asimismo, se les proporcionó transporte para los traslados a los diferentes centros de trabajo con el fin de evitar contacto con la población y así disminuir los riesgos de contagios.

A partir del 22 de agosto volvieron las actividades culturales al complejo y aunque ya no recibirán a los médicos que atienden la pandemia de COVID-19, dejó experiencias gratas en muchos de ellos, como fue el caso de María de los Ángeles Ojeda, una enfermera del Centro Médico Nacional La Raza del IMSS, quien descansaba en una pequeña cama en la habitación donde durmió el ex presidente Enrique Peña Nieto.

Junto con cuatro compañeras más, María de los Ángeles solía ocupar la pieza principal de la Casa Miguel Alemán, donde hasta noviembre de 2018 vivía Peña Nieto, pues muchas de ellas tenían familiares que se encontraban en población de riesgo si contraían la COVID-19 y temían contagiarlos.

María Ángeles Ojeda durmió en la misma recámara donde alguna vez vivió el ex presidente Peña Nieto. (Foto: Instagram@angieojedav)
María Ángeles Ojeda durmió en la misma recámara donde alguna vez vivió el ex presidente Peña Nieto. (Foto: Instagram@angieojedav)

Además de esa recámara, también fueron habilitadas la Cabaña Número Dos, tres dormitorios del antiguo Estado Mayor Presidencial, el comedor de Molino del Rey, el antiguo helipuerto y las canchas de fútbol como espacios recreativos.

“Se siente bonito y la casa está muy bonita. Obviamente los muebles no son los que estaban antes, ni las camas. Son camas chiquitas, pero están muy cómodas. Está muy cómodo. Nos consienten mucho”, dijo a Reforma la enfermera. También contó que le daban tres comidas al día, servicio de lavandería y sanitización del lugar donde se alojaba.

Los Pinos fue utilizada por los mandatarios nacionales durante 84 años. Ahí, Felipe Calderón se construyó un búnker y una sala de cine. En su periodo, Gustavo Díaz Ordaz mandó a hacer una pista de go-karts para sus hijos.

Por su parte, José López Portillo se mostraba corriendo por los jardines sin camisa, desayunando en familia y nadando por la alberca que mandó a construir junto a un elevador, además ordenó que fuera habilitado un tren eléctrico para no cansarse en sus recorridos.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS