“Nunca me mostraron los resultados ni me permitieron hablar con un médico”: mexicano varado en Malasia por COVID-19 denunció que está retenido en un hospital

Héctor Gabriel Mejía viajó a la isla de Labuán por cuestión de trabajo, pero lleva internado en una clínica desde el siete de agosto

(Foto: Twitter @Gabolin79)
(Foto: Twitter @Gabolin79)

En Malasia, un mexicano ha solicitado la ayuda de las autoridades diplomáticas, al estar viviendo una auténtica pesadilla.

Héctor Gabriel Mejía aterrizó en la isla de Labuán el pasado 27 de julio por una cuestión de trabajo. Debía embarcar en una plataforma semisumergible de la Compañía PACC Offshore Services Holdings Ltd., tal y como establecía su contrato laboral.

Siguiendo los protocolos de seguridad que el país asiático estableció por la pandemia, cumplió un período de cuarentena en un hotel. El confinamiento terminó el viernes 7 de agosto, día en que le tomaron una muestra de sangre y le realizaron una prueba RT-PCR, el test más fiable para detectar si la persona está contagiada del virus SARS-CoV-2.

Pocas horas después, en la tarde del viernes, Mejía Mancisidor recibió una llamada telefónica. En ella le informaron que sería trasladado a un hospital porque habían encontrado anticuerpos en su sangre; sin embargo, no le mostraron los resultados de los exámenes que le habían realizado en la mañana.

“Mediante una llamada telefónica sólo me informaron que me trasladarían a una institución médica para ponerme en observación, Hospital Labuán, ya que encontraron anticuerpos en mi sangre, más nunca me mostraron los resultados ni me permitieron hablar con un médico a mi llegada”, escribió en un correo electrónico que publicó en redes sociales, y que iba dirigido al Ministro Carlos Alfonso Villeda Trejo, jefe de Cancillería de la Embajada de México en Malasia.

(Foto: Twitter @Gabolin79)
(Foto: Twitter @Gabolin79)

A partir de entonces, comenzó la pesadilla de Héctor Gabriel Mejía; una experiencia angustiosa que aún no termina.

Al llegar a la clínica, el connacional fue internado en un área destinada a pacientes con COVID-19. No le permitieron hablar con médicos, ni respondieron sus dudas y preguntas. Tuvo que insistir para que fuera a visitarle un doctor, que acudió un día más tarde.

“El 8 de agosto volví a solicitar mis resultados y hablar con un médico responsable el cual solo acudió después de insistir con la enfermera. El médico en cuestión solo me comentó que trataría de conseguir los resultados, a lo cual le indiqué que como paciente tengo derecho a tener una copia de ellos”, contó el paciente.

A Héctor Gabriel le sorprendió saber que habían encontrado anticuerpos en su sangre, ya que antes de partir a Malasia, y durante su viaje al destino, se sometió a tres pruebas RT-PCR y todas resultaron negativas.

Las dos primeras, con fechas 6 y 22 de julio, se las hizo en México. Una tercera, el 26 de julio, se la realizó en Kuala Lumpur. Además, en ese momento, aún no le habían entregado el diagnóstico del cuarto test, el que le hicieron el 7 de agosto en Malasia. Aunque le relató todo al doctor, no obtuvo respuesta.

“Le cuestioné sobre los tiempos en que los antígenos se comenzaban a producir, a lo cual no me respondió. La única acción que realizó fue volverme a tomar una muestra de sangre de una cantidad mayor a la que me fue tomada el día anterior, a lo que también le pregunté que por qué un volumen mayor, y solo me respondió que era el procedimiento”, explicó.

(Foto: Twitter @Gabolin79)
(Foto: Twitter @Gabolin79)

Durante la noche, la persona encargada del aseo de la habitación le llevó una copia de los resultados del 7 de agosto. Tal y como le habían avanzado, indicaban que era positivo en anticuerpos IgG, que se producen después de que el paciente atraviesa la enfermedad.

“Volví a solicitar la presencia de un doctor para que me explicara la razón de por qué estoy en un área que está designada para pacientes con el virus activo; situación que no ha sucedido, es realmente difícil hablar con un médico”, se quejó el mexicano.

En la carta dirigida a las autoridades diplomáticas, Héctor Gabriel Mejía expuso su temor a contagiarse de COVID-19, y a que el resultado del test sea en realidad un falso positivo. Además, denunció el trato y la desinformación que sufrió en el Hospital de Labuán.

“Mi temor es que he guardado todas las medidas de seguridad, me mantuve en aislamiento y por una cuestión de que tienen dudas si es un falso positivo en una prueba rápida, me hayan colocado en un lugar donde existe mayor riesgo de contraer la enfermedad”, indicó.

“Además, la actitud de negarme el poder ver los resultados de mis pruebas, a pesar de haberlas solicitado expresamente al médico, y mediante correo electrónico al hospital para enviarlas a mi médico en México”, agregó.

A pesar de que la cuarta prueba RT-PCR dio negativo, Mejía Mancisidor continúa internado en el hospital. Su empresa está tratando de investigar qué ocurre, pero no ha logrado avances. Por ello, el connacional pidió la ayuda de las oficinas diplomáticas de México en Malasia, y según informó, el Cónsul ya está al tanto de su situación.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Ingobernabilidad y hacinamiento: los problemas que la COVID-19 agudizó en los centros penitenciarios mexicanos

Mapa del coronavirus en México 12 de agosto: la mitad del país sigue en alerta máxima y CDMX tiene más casos activos

En esta fecha llegaría la vacuna contra el coronavirus a México

López-Gatell señaló que la vacuna rusa contra el coronavirus no es confiable y no debería ser usada

MAS NOTICIAS