Donde no llega el estado, llega el narco: los cárteles aprovechan crisis por coronavirus para infiltrarse en territorios

Bajo la coartada de la contingencia nacional, el CJNG, Sinaloa, la Familia Michoacana actúan como guardianes y protectores de las comunidades para ganar más poder

Los grupos criminales ven la crisis por coronavirus como una oportunidad para ganar más poder (Foto: Especial)
Los grupos criminales ven la crisis por coronavirus como una oportunidad para ganar más poder (Foto: Especial)

Las imágenes son infames: cárteles de la droga repartiendo despensas a personas en situaciones vulnerables. Tan grande es la tragedia que se creen justificadas. El viejo estilo del “narco benefactor” que parecía cosa del pasado, ahora ha sido retomado por líderes criminales en medio de la crisis por coronavirus.

Una casa con techo de lamina, ancianos en los huesos, una fotografía y la perfecta pose de quien reparte la ayuda y luego la sube a las redes sociales. “Nosotros estamos con los más desprotegidos”, dicen implícitamente. El mensaje es claro: donde no llega el estado, llega el narco.

Más allá de los números de la contingencia por COVID-199,501 casos confirmados y 857 muertes—, la vida de los mexicanos se ha trastocado de raíz. Se están perdiendo empleos dramáticamente y por lo tanto se desploma el consumo. Cerraron empresas pequeñas y grandes, y a muchos estados se les está acabando las reservas, pero las organizaciones criminales siguen actuando en el marco de su normalidad. Incluso supliendo las tareas del gobierno federal.

Alejandrina Guzmán, dueña de la marca comercial El Chapo 701", repartió despensas en la zona metropolitana de Guadalajara  (Foto: REUTERS/Fernando Carranza)
Alejandrina Guzmán, dueña de la marca comercial El Chapo 701", repartió despensas en la zona metropolitana de Guadalajara (Foto: REUTERS/Fernando Carranza)

Hace hace dos semanas se registró la entrega de víveres en zonas de control del Cártel Jalisco Nueva Generación, la Familia Michoacana, Cártel del Golfo y los Viagras, así como el reparto de cajas con imágenes de Joaquín “El Chapo” Guzmán, presumiblemente atribuidas a una de sus hijas, Alejandrina Guzmán Salazar, dueña de la marca comercial El Chapo 701.

En el fondo el propósito es el mismo: ganar al pueblo para crear una base social de apoyo con fines criminales. Cuando el estado no proporciona seguridad básica a las poblaciones marginadas, los cárteles de la droga a menudo intervienen como autodenominados defensores públicos, atrayendo a los locales a su órbita.

De antemano, las poblaciones beneficiadas saben la capacidad de fuego de las organizaciones criminales y el alto costo de recibir la ayuda. En el país, los narcos persiguen a las comunidades ejerciendo extorsiones, secuestros, y violencia.

El periodista Óscar Balderas relata el testimonio de un repartidor de despensas de la Familia Michoacana, quien desde hace seis meses trabaja para el cártel. Según él, el narco está haciendo el trabajo en las calles que el gobierno no hace, por lo que pide a cambio patrullar y vigilar que otros malos no lleguen al territorio como el Cártel Jalisco Nueva Generación.

Supuestos sicarios de Los Viagras repartieron despensas en Michoacán (Foto: Captura de pantalla)
Supuestos sicarios de Los Viagras repartieron despensas en Michoacán (Foto: Captura de pantalla)

Gobernanza criminal

El Banco Mundial prevé que las poblaciones pobres serán las más afectadas por el virus. Se estima una recesión económica del seis por ciento en 2020.

Tan sólo en México, 346,000 empleos formales se perdieron entre mediados de marzo y principios de abril, además más de la mitad de la fuerza laboral del país está empleada en el sector informal, lo que probablemente se verá aún más afectado.

Dicha realidad también amenaza la estrategia contra el crimen organizado, pues las autoridades mexicanas están centrando su enfoque hacia la salud pública. A medida que el gobierno se especializa en un sólo sector, los grupos criminales se ven tentados en lanzar nuevas ofensivas en disputas territoriales con sus rivales.

El mes pasado se registraron varios eventos repetitivos de muertes, narcobloqueos, desapariciones y desplazamientos en varias entidades del país.

Narcodespensas de la Familia Michoacana
Narcodespensas de la Familia Michoacana

En un hecho para mostrar poderío, el líder del Cártel del Golfo, Evaristo Cruz, alias “El Señor 46”, distribuyó cajas de despensa en Ciudad Victoria, Tamaulipas. La entrega tenía un propósito más allá de ganar seguidores, y era un desafío a los narcos de la capital de Tamaulipas, pues “El Vaquero 46” es operador en Matamoros.

El impacto de las organizaciones criminales durante el coronavirus dependerá en gran medida de la duración de la pandemia.

(Foto: Twitter/LPueblo2)
(Foto: Twitter/LPueblo2)

Según los expertos, las facciones criminales también están preocupadas por las consecuencias económicas del brote, pues el envío marítimo ha disminuido y las organizaciones están teniendo problemas para conseguir precursores. La situación está llegando tan lejos, que incluso los cárteles están imposibilitados para pagarles a sus gatilleros.

Aunque el gobierno ha indicado que la situación es temporal, es posible que muchas organizaciones se adelanten a recurrir a alternativas como la extorsión y el secuestro.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS:

Los oscuros intereses de los narcos que reparten despensas por coronavirus en México

El mismo día que López Obrador pidió a los narcos “bajarle”, se registró el mayor número de homicidios del 2020

El Cártel de Sinaloa se transforma ante falta de precursores de China para fabricar drogas: suma profesores universitarios a sus laboratorios

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos