Decálogo para que profesores impartan clases en línea

Las recomendaciones tienen el objetivo de mejorar la calidad de las clases virtuales a las que la comunidad académica ha tenido que migrar ante la pandemia por coronavirus

Las medidas de aislamiento y suspensión de actividades no escenciales han sido establecidas tentativamente hasta el 30 de abril (Foto: Cuartoscuro)
Las medidas de aislamiento y suspensión de actividades no escenciales han sido establecidas tentativamente hasta el 30 de abril (Foto: Cuartoscuro)

Ante la contingencia por COVID-19, instituciones educativas en todo el mundo han dejado las aulas para cambiar a la modalidad en línea, de tal manera que no vean interrumpidos sus estudios y puedan continuar aprendiendo.

En México, las medidas de aislamiento y suspensión de actividades no escenciales han sido establecidas tentativamente hasta el 30 de abril, sin embargo, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud indicó que el pico de contagios podría darse en junio y sería hasta julio y agosto cuando la curva epidémica comenzaría su tendencia a la baja.

En este contexto, la doctora Ana Paola Sáenz, profesora del Departamento de Psicología de la Universidad Iberoamericana, creó un decálogo para las y los académicos con recomendaciones que permitan mejorar las clases en línea durante la cuarentena.

En un comunicado, difundido por la universidad jesuita, Sáenz señaló que es importante reconocer que estamos viviendo una situación extraordinaria, lo cual requiere de mayores esfuerzos que van más allá de lo humanamente posible. Además, llamó a disminuir la exigencia de actuar de forma productiva, ya que se trata de un contexto desconocido, en el que se tienen que echar a andar recursos personales que estamos implementando, cuestión que puede llegar a generar presión, estrés o ansiedad.

Sáenz recomienda no sobrecargar a los alumnos con tareas y apoyarse de las asignaciones extraclase en la medida de lo que ya se tenía planeado antes de la contingencia. (Foto: ibero.mx)
Sáenz recomienda no sobrecargar a los alumnos con tareas y apoyarse de las asignaciones extraclase en la medida de lo que ya se tenía planeado antes de la contingencia. (Foto: ibero.mx)

Decálogo:

Tener paciencia contigo mismo: la especialista señala que se está aprendiendo a trabajar de manera virtual, por lo que recomienda a los docentes utilizar estrategias y herramientas conocidas, para posteriormente incorporar cosas nuevas.

No sobrecargar de tareas extraclase: Esto responde a que, aunque parezca que los estudiantes tienen más tiempo, su tiempo productivo sigue siendo el mismo. Sáenz recomienda a los maestros apoyarse de las tareas fuera de clase en la medida de lo que ya se tenía planeado antes de la contingencia.

Diversificar los materiales didácticos: La especialista recomienda hacer uso de videos, películas, series, tutoriales, o que los alumnos realicen encuestas o breves exposiciones, además de las lecturas requeridas.

Retroalimentar tareas y trabajos extraclase: Esto ayudará a que las tareas tengan sentido, “si les sobrecargas de trabajo, también será más trabajo para ti. Deja sólo aquellas tareas que realmente vas a revisar.”, señaló la especialista.

No aislarse, consultar dudas con otros docentes: esta recomendación se basa en compartir dudas o descubrimientos pedagógicos, así como en construir una red de apoyo para profesores.

La especialista señala que los académicos no deben autoexigirse ser productivos todo el tiempo, ya que estos también deben implemntar en ellos mismos la paciencia y autocuidado (Foto: REUTERS/Albert Gea)
La especialista señala que los académicos no deben autoexigirse ser productivos todo el tiempo, ya que estos también deben implemntar en ellos mismos la paciencia y autocuidado (Foto: REUTERS/Albert Gea)

Abrir canales de escucha: preguntar al grupo cómo siente el avance, ritmo y la carga de trabajo de la clase.

Interesarse por quienes están faltando a clases: Aunque el profesorado no sea el responsable de atender las necesidades emocionales de los estudiantes, sí es el principal vínculo para detectar señales de riesgo, indicó la especialista.

Dar espacio para comentar inquietudes de otra índole en clase: La comunicación es importante en un contexto en el que todo cambia rápido y los rumores se esparcen todo el tiempo. Sáenz invita a los académicos a compartir con los alumnos información certera que les permita sentirse más tranquilos.

Promover la interacción en clases: Muchas plataformas tienen herramientas para dividir a los alumnos en equipos, además se recomienda utilizar encuestas o cuestionarios de Kahoot! También, el docente puede hacer pausas durante clase y realizar preguntas.

Sáenz explica que hay alumnos que conservan la misma carga de materias y es posible que pasen hasta seis horas en clase, por lo que es importante ayudarlos a que no pierdan la atención.

No es necesario ser productivo todo el tiempo: Los académicos también deben implementar en ellos mismos paciencia y atención de cuidado. La doctora Ana Paola Sáenz señaló que la contingencia es una etapa de autocuidado y de procuración de las personas importantes para nosotros, por lo que el docente no debe autouxigirse ser más productivo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Así ha disminuido la movilidad en las principales ciudades de México por el coronavirus

“La Fase 3 es inevitable”: López-Gatell advirtió que está muy próximo el contagio masivo de coronavirus en México

Estrés, ansiedad y depresión aumentarán a causa del coronavirus


MAS NOTICIAS