Foto: REUTERS/Jose Luis Gonzalez
Foto: REUTERS/Jose Luis Gonzalez

Aunque políticos mexicanos como el gobernador de Puebla, el morenista Miguel Barbosa, asegura de manera irresponsable que el coronavirus Covid-19 sólo afecta a los ricos mientras que los pobres son inmunes, la realidad es que la pandemia afecta a todos por igual.

Una muestra son las poblaciones que viven en ciudades colindantes en México y Estados Unidos.

La Unión Americana se ha convertido en uno de los países con el mayor número de infectados por el Covid-19 y aún no entran a su pico más alto de contagios.

En la ciudad de El Paso, Texas, viven 680,000 personas y está entre las 10 ciudades estadounidenses en tener mejor calidad de vida. Ahí, hasta el momento, se han presentado 21 casos del nuevo coronavirus que afecta al mundo, así lo informó el Departamento de Salud Pública (DPH) de El Paso.

Foto: REUTERS/Jose Luis Gonzalez
Foto: REUTERS/Jose Luis Gonzalez

Mientras que al lado sur de su frontera, ya del lado mexicano, se encuentra Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua, uno de los municipios más pobres del país, con un alto índice de violencia e inseguridad y en donde viven 1.3 millones de personas. En esa ciudad fronteriza existen 19 casos de Covid-19.

Ante el pánico desatado por la expansión de la enfermedad, diversos sectores del gobierno federal estadounidense presionaron al presidente Donald Trump para decretar el cierre parcial de la frontera con México, muchos de ellos, legisladores originarios de El Paso.

Es por eso que desde el pasado sábado, la frontera entre Estados Unidos y México se encuentra cerrada de manera parcial, sólo para viajes esenciales, por lo que el dinamismo y economía en ambos lados del Río Bravo se ha visto afectada. Y es que los habitantes de las ciudades de El Paso y Ciudad Juárez están acostumbradas a compartir todo, desde los alimentos básicos, hasta atención médica y medicamentos.

Sin embargo, el gobierno de Chihuahua también endureció las medidas sanitarias para prevenir y contener el coronavirus en la entidad, por lo que Ciudad Juárez entró a un virtual toque de queda por lo que toda persona que incumpla con la restricción de salir de sus casas y presente síntomas de la enfermedad, será acreedora de sanciones.

REUTERS/Jose Luis Gonzalez
REUTERS/Jose Luis Gonzalez

El gobernador Javier Corral determinó la suspensión de actividades en centros y salones como templos e iglesias y cualquier centro de reunión de naturaleza similar, así como el cierre de cines, casinos, restaurantes (sólo para llevar), parques, entre otros otros lugares que puedan ser un foco de contagio.

No obstante, se aclaró que sí habrá algunos establecimientos que sí podrán seguir operando durante la contingencia, como tiendas de abarrotes, supermercados, farmacias, guarderías, bancos y empresas con actividades esenciales

Las disposiciones fueron publicadas en el Diario Oficial del Estado y entran en vigor a partir de este jueves.

“Las disposiciones entran en vigor a partir de este 25 de marzo, hasta el 19 de abril: el cumplimiento de las disposiciones contenidas en el presente acuerdo será vigilado por las autoridades municipales competentes, así como por la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios en el ámbito de su competencia”, se indicó a través de un comunicado.

Pese a las advertencias, un joven de Ciudad Juárez, contagiado de Covid-19, desobedeció el toque de queda y salió para dirigirse a una casa que tiene en la ciudad de El Paso, en Texas.

De acuerdo con las autoridades estatales, el joven podría ser acreedor a una pena de cuatro meses de cárcel o hasta seis años de prisión. Sin embargo, debido a que se encuentra en la ciudad estadounidense, no ha podido ser detenido.

MÁS DE ESTE TEMA: