“El presidente está rebasado”: tunden columnistas a López Obrador por respuesta ante coronavirus

La respuesta de México ante la pandemia del coronavirus se ha visto manchada por señalamientos y juicios políticos. Carlos Loret de Mola, Denise Dresser y Raymundo Riva Palacio, los más críticos

(Foto: REUTERS/Henry Romero)
(Foto: REUTERS/Henry Romero)

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido fuertemente criticado por no seguir al pie de la letra las indicaciones que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó para evitar la propagación de la pandemia de coronavirus (COVID-19).

Y es que, hasta el corte de este lunes 16 de marzo de 2020, se han confirmado 82 casos de coronavirus en México y 171 casos sospechosos. Los contagiados tienen entre 18 y 80 años, y el 57% son hombres y el 43% son mujeres.

Sin embargo, López Obrador no solo ha evitado seguir las indicaciones sanitarias, sino que incluso las ha desafiado al mantener su política de “cercanía” con la gente y, durante sus giras por territorio mexicano, ha repartido abrazos, besos y apretones de mano sin tomar en cuenta las advertencias.

(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

Su indiferencia respecto al tema le han valido a él y al subsecretario de salud, Hugo López Gatell, encargado de atender el tema de coronavirus en México, una lluvia de críticas negativas.

La politóloga y escritora mexicana, Denise Dresser, fue una de las que más se ensañó en criticar al presidente y al sistema de salud por las medidas que están tomando en la situación actual y el panorama que, según ella, se avecina irremediablemente.

De beso en beso. De abrazo en abrazo. De mitin en mitin. De fonda en fonda. Así Andrés Manuel López Obrador sigue recorriendo México como si fuera un guía turístico y no un Presidente. Como si fuera un conductor de un reality show culinario, y no el líder de un país que enfrenta una pandemia global”, señaló la intelectual mexicana.

(Foto: REUTERS)
(Foto: REUTERS)

Lejos de Angela Merkel, quien valientemente le dijo a los alemanes que probablemente 70% de ellos terminarían infectados y tendrían que estar preparados para ello. Lejos del primer ministro italiano quien declaró sin reparos “Se nos acabó el tiempo. Tenemos que quedarnos en casa” y así confinó a 60 millones de sus compatriotas. Pero AMLO no quiere hablar mucho del coronavirus; no quiere que haya cifras evidenciando la magnitud del problema; cree que el virus es una conspiración conservadora y no el mayor reto a su capacidad de conducir al País en tiempos de crisis”.

Es probable que México pague un precio muy alto por no haber asumido una postura más agresiva y más preventiva. Ahora enfrentamos el coronavirus con un sistema de salud diezmado por la austeridad del presente y la falta de inversión del pasado: Hospitales sin camas suficientes, sin respiradores suficientes, sin pruebas suficientes, sin equipo médico suficiente, sin coordinación suficiente”, concluyó.

El periodista Raymundo Riva Palacio, por su parte, explicó que hace un par de semanas se reunieron en Ciudad de México la Comisión de Alto Nivel de México y funcionarios estadounidenses, donde el tema del coronavirus fue el tema central.

Según Riva Palacio, la reunión terminó entre “gritos y amenazas”, y fue calificada por él como la más “ríspida” que hayan tenidos las dos naciones desde que llegó el nuevo gobierno mexicano.

(Foto: REUTERS/Henry Romero)
(Foto: REUTERS/Henry Romero)

Las dos delegaciones comenzaron a gritarse en un pandemónium, por lo que tuvo que intervenir el representante de la Secretaría de Relaciones Exteriores, la anfitriona de la reunión, y pedirles que guardaran la compostura y que dejaran que terminara la presentación el vocero mexicano. Cuando terminó de exponer el escepticismo del gobierno mexicano sobre lo que el mundo estaba haciendo y la información que estaban presentando, el estadounidense comenzó tajante: el gobierno de Estados Unidos desconfía de las ‘cifras alegres’ del contagio mexicano”, explicó.

La intención era discutir cómo y en qué escala se cerraría la frontera, pero el resultado al final del encuentro fue distinto. El vocero de los estadounidenses dijo, en la conclusión, que dadas las claras diferencias entre la política pública de ambos países para abordar la crisis de la pandemia, todas las decisiones referentes al tráfico fronterizo dejarían de ser consensuadas y se darían en forma unilateral”.

Finalmente, el columnista de El Universal, Carlos Loret de Mola, aseguró que el presidente ha sido rebasado tanto por la sociedad mexicana como por su propio gabinete.

Muchas fábricas chinas están cerradas. En Italia no dejan que ningún vehículo disfrute las privilegiadas autopistas. En Nueva York cerraron los teatros de Broadway, en París los cafés ya bajaron la cortina y en Madrid ya no hay bares abiertos. Cerró Disney todos sus parques, no hay deportes y los restaurantes más famosos del mundo han empezado apagar sus estufas. Europa, tan acostumbrada a moverse en tren y sin fronteras, ha pedido que nadie viaje durante un mes”.

Pero el presidente mexicano organiza mítines para besar niños y abrazar simpatizantes, e impulsa que se junten 50,000 personas en el festival de música Vive Latino”, concluyó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El momento en el que AMLO rechazó usar gel antibacterial antes de iniciar su conferencia mañanera

Coronavirus: AMLO no pierde lo “amoroso”, dio abrazos y besos en Hermosillo

El desafío de López Obrador ante el coronavirus: reparte abrazos, besos y descarta parar

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos