Pese a incertidumbre de inversionistas, Arturo Herrera aseguró que la economía mexicana está blindada

El secretario de Hacienda y el presidente insisten en que las finanzas públicas están sanas y la economía mexicana va a “resistir” a la caída de los precios del petróleo y el miedo al coronavirus

Foto de archivo (REUTERS/Jose Luis Gonzalez)
Foto de archivo (REUTERS/Jose Luis Gonzalez)

Por medio de la Secretaría de Hacienda, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador intenta calmar las agitadas aguas de los mercados asegurando que la economía mexicana “está bajo control” pese a la caída de los precios del petróleo y las reacciones ante la propagación del coronavirus Covi-19.

Este martes, el titular de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, realizó una conferencia de prensa y una gira de medios para mandar un mensaje de estabilidad y certidumbre.

El discurso fue el mismo: la economía y las finanzas públicas están blindadas para hacer frente a los malos escenarios y poder sortear cualquier “tempestad”. Pero en el mensaje pronunciado tanto por Herrera como por López Obrador surgió la palabra “resistir”; lo que podría interpretarse que para el gobierno mexicano, la opción es “aguantar” los embates y esperar.

En conferencia de prensa, el secretario de Hacienda aseguró que México tienen cuatro mecanismos para hacer frente a la situación actual: finanzas públicas diseñadas con cautela, fuertes líneas de crédito, fondos de estabilización y coberturas petroleras.

Imagen de archivo. El secretario de Hacienda de México, Arturo Herrera (REUTERS/Carlos Jasso)
Imagen de archivo. El secretario de Hacienda de México, Arturo Herrera (REUTERS/Carlos Jasso)

Herrera Gutiérrez explicó que el 78% de la deuda pública está en pesos y el 81% de deuda está a tasa fija, por lo que “aún cuando hubiera variaciones en la tasa de interés no afectaría al costo financiero”.

Asimismo, añadió que el 100% de la deuda externa está a tasa fija y la mayor parte está a largo plazo, es decir, “no hay vencimientos que se tengan de manera inmediata, de tal forma que esto blinda economía frente a movimientos en tipo de cambio y tasa de interés”.

Esto blinda a la economía frente a movimientos de la tasa de interés y a movimientos en el tipo de cambio. Este año, además, se dejaron fondeadas las operaciones financieras para 2020”, resaltó.

Respecto a las líneas de crédito, comentó Herrera, se encuentra el Crédito Flexible del Fondo Monetario Internacional (FMI), que asciende a 61,000 millones de dólares, y por otro la que tiene el gobierno por parte del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, por 9,000 millones de dólares. Justamente, una de las actuaciones neoliberales que tanto critica Andrés Manuel López Obrador.

Foto de archivo del logo del FMI (REUTERS/Rodrigo Garrido)
Foto de archivo del logo del FMI (REUTERS/Rodrigo Garrido)

Por otro lado, dentro de la estrategia del gobierno mexicano también están la ampliación de las coberturas cambiarias, el uso de los fondos de estabilización de los ingresos presupuestarios (que al cierre del 2019 registraba recursos por 158,000 millones de pesos) y el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF), que tiene alrededor de 60,000 millones de pesos.

Aunque Herrera, un prestigiado economista a nivel internacional, aseguró que las finanzas públicas están diseñadas bajo un marco de “extraordinaria cautela”, es muy complicado que no se propague el miedo entre los inversionistas ya que, comúnmente, las caídas en los mercados están acompañadas de malas noticias para las economías.

Respecto a las coberturas petroleras, que dan un margen de resistencia para cubrir el precio de 49 dólares por barril de la mezcla mexicana para este año, Herrera no quiso dar detalles sobre dar mayores detalles sobre el volumen de barriles cubiertos con las coberturas petroleras debido a que "la mezcla mexicana opera en un mercado muy delgado (pero) hay tranquilidad por ahí pero no iría más allá de eso", aseguró

Por su parte, el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, señaló que aunque no podía dar exactamente el nivel de cobertura “lo que sí es que nos sentimos muy cómodos con el precio que establecimos en el Paquete Económico 2020 (49 dólares por barril) y el programa de coberturas nos va a dar mucho margen de resistencia ante la volatilidad que estamos viendo en el precio del petróleo si este se mantiene", insistió.

La carga de Pemex

Imagen de archivo de la vista general de la refinería Cadereyta (REUTERS/Daniel Becerril)
Imagen de archivo de la vista general de la refinería Cadereyta (REUTERS/Daniel Becerril)

La caída de los precios del petróleo ocurre en el momento en que el gobierno de López Obrador intenta rescatar de la quiebra a Petróleos Mexicanos (Pemex), la cual se está convirtiendo en un lastre para las finanzas mexicanas.

Este martes 10 de marzo, Standard & Poor’s alertó que la calificación crediticia de México (de BBB+, con perspectiva negativa) corre el riesgo de degradación en la medida en que se prolonguen los bajos precios del petróleo y afecten los ingresos fiscales del gobierno.

“México se verá afectado por estos desarrollos recientes, tiene un sector petrolero significativo y está estrechamente conectado con la economía de Estados Unidos”, dijo Joydeep Mukherji, responsable de la calificación soberana de México de Standard & Poor’s.

Nuestra perspectiva negativa expresa dos cosas: una fue nuestra preocupación acerca de la trayectoria de crecimiento y la segunda es nuestro temor por el sector de energía el cual provoca una gran deuda contingente potencial al gobierno soberano. En la medida que los precios del petróleo permanezcan bajos, el crecimiento del PIB de México se mantenga bajo y el avance de la economía de Estados Unidos disminuya, estos factores empeorarían”, abundó Joydeep.

Explicó que la caída del precio del petróleo no afectaría a la balanza de pagos porque México es un importador neto de productos petrolíferos. El tema sería una más baja contribución de Pemex a los ingresos fiscales del gobierno, lo que por otra parte, elevaría la necesidad mayores apoyos del gobierno a Pemex para ayudarle a cumplir sus objetivos.

“Nuestra preocupación realmente consiste en el impacto fiscal por el petróleo, además de todo el impacto en el crecimiento del PIB, porque la economía no creció en 2019 y se esperaba una recuperación este año y la pregunta es si el gobierno dará los pasos para reanimar la confianza doméstica del sector privado, ante estos shocks que deprimirán la tasa crecimiento.

Foto: REUTERS/Carlos Jasso
Foto: REUTERS/Carlos Jasso

Pemex está luchando para evitar que sus bonos sean clasificados como chatarra, lo cual presionaría la calificación soberana de México y supondría un duro golpe para el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Las tres principales agencias de calificación (Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch) han puesto la nota crediticia de Pemex en perspectiva negativa, lo que indica que la compañía enfrenta un riesgo significativo de nuevas rebajas.

La deuda de Pemex es la más alta de cualquier petrolera en el mundo: 105 mil 200 millones de dólares al cierre de 2019, lo que ocasiona que su calificación, de por sí ya baja, siga cayendo. Ante este panorama, el plan de rescate de la petrolera (100,000 millones de dólares en deuda) podría verse afectado.

A eso hay que sumarle los malos resultados: hay pocas ganancias además de que los bonos de la estatal petrolera mexicana siguen derrumbándose. En el último trimestre de 2019 Pemex reportó una pérdida neta de 9,009 millones de dólares.

Dado que todos los precios cayeron a mínimos históricos el lunes 9 de marzo, es probable que los bonos de Pemex caigan aún más.

Pero por si esto fuera poco, el pasivo de pensiones sin fondos de Pemex aumentó un 34.8% el año pasado hasta casi 1.5 billones de pesos (77,300 millones de dólares, USD), según sus datos oficiales.

"No hay empresa ni privada ni pública del mundo que pueda sostener ese costo”, dijo Jorge Sánchez, director del grupo de expertos financieros FUNDEF. “Lo que tiene a Pemex quebrado, entre muchas otras cosas, es su pésimo esquema de pensiones”, añadió.

Pemex negoció la mayoría de sus pensiones con el sindicato de trabajadores petroleros hace muchos años, cuando los precios del petróleo eran más altos y la esperanza de vida era menor. En la última década y media, la producción de crudo ha caído mientras que las obligaciones de la empresa aumentaron.

MÁS DE ESTE TEMA:

Incertidumbre y preocupación: cómo ve el mundo el proyecto energético de López Obrador

El lunes negro de López Obrador: se desdibuja el rescate de Pemex

“Ahí vamos resistiendo”: López Obrador aseguró que la economía mexicana está blindada ante crisis financiera

MAS NOTICIAS