(Foto: Infobae México)
(Foto: Infobae México)

El Popocatépetl se encuentra a 5,426 metros sobre el nivel del mar, un volcán que constantemente le hace justicia a su nombre de origen náhuatl que significa “montaña que humea”, pero por la misma razón es un foco de riesgo para las más de 25 millones de personas que viven alrededor de él en México y que desde el 21 de diciembre de 1994, día en el que reactivó su actividad volcánica, no ha dejado de mantener a los mexicanos a la expectativa de sus impresionantes explosiones.

Desde hace 26 años, las etapas efusivas y explosivas del volcán han representado un constante movimiento en el Semáforo de Alerta Volcánica que en este momento se encuentra en Amarillo Fase 2, lo que significa que no solo presenta crecimiento y destrucción de domos de lava, también puede presentar flujos de lodo o escombros, caída de ceniza en áreas cercana, plumas de vapor de agua y caída de fragmentos incandecentes.

A diferencia de 1994, en nuestros días, la tecnología ha avanzado a pasos agigantados, por lo que ahora el volcán más activo de México es monitoreado las 24 horas del día, los 365 días del año con cámaras especializadas que permiten a los mexicanos ser espectadores de sus impresionantes erupciones y explosiones.

Las últimas dos han tenido lugar el 23 y 25 de febrero del 2020. La primera de ellas fue a las 00:43 horas de la madrugada que dejó no solo una imagen deslumbrante, también presentó fragmentos incandecentes sobre las laderas del volcán y una columna eruptiva de más de 1.5 kilómetros de altura que se dispersó hacia el Estado de México.

Pero, en este video, llamó la atención otra cosa además de la explosión: una supuesta luz intermitente que se ve entre la nube de humo emitida por el volcán. Este fenómeno fue señalado por usuarios de redes sociales como un supuesto rayo; sin embargo, el Centro Nacional de Desastres (Cenapred) no atribuyó la incandescencia a ningún evento en partícular, únicamente informó de la actividad volcánica del coloso, popularmente conocido como “Don Goyo”.

La segunda explosión se presentó este 25 de febrero de 2020 a las 00:16 horas, en el video compartido por el Centro Nacional de Protección Civil puede observarse como, de nueva cuenta, el volcán lanza fragmentos incandecentes a las laderas alrededor del cráter y se informó que la columna de ceniza y gases que emitió fue de 1.5 kilómetros de altura, misma que fue dispersada hacia el noreste.

Una de las cuentas de la red social Twitter que se encarga de compartir los videos del coloso es Webcams México (@webscamsmexico). En el caso del Popocatépetl, cada que este presenta una explosión, comparte una compilación de los videos proporcionados por las autoridades desde distintos puntos de las zonas aledañas.

Ante estas dos explosiones, Protección Civil del Estado de Puebla se encargó de exhortar a los pobladores a no acercarse al volcán en un radio de 12 kilómetros, en específico, solicitó a la población mantenerse lejos del cráter “por el peligro que implica la caída de fragmentos balísticos”.

Además de emitir recomendaciones para la inminente caída de ceniza del volcán, entre las que se encuentras: cubrir nariz y boca con un pañuelo o cubrebocas, limpiar ojos y garganta con agua pura, utilizar lentes de armazón para proteger los ojos, cerrar ventanas y evitar las actividades al aire libre.

Además, advirtió entre los escenarios previstos por las constantes explosiones se encuentra la actividad explosiva de escala baja a intermedia, las lluvias de ceniza de leves a moderadas en poblaciones cercanas, la posibilidad de flujos piroclásticos y de loco de corto alcance.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: