Lo sucedido la medianoche del domingo 2 de febrero en la plaza de toros de Zacacoyuca, en el municipio de Iguala, Guerrero, en donde se celebraba la fiesta de la Candelaria y que dejó un comisario ejidal muerto y otra fue herida, habría sido obra del grupo criminal Los Rojos.

De acuerdo con el periodista Héctor de Mauleón en su columna de El Universal, al día siguiente, presuntos integrantes de Guerreros Unidos subieron un video en el que se muestra la tortura a una mujer a la que después ejecutaron.

Admitió ser de Huitzuco (municipio guerrerense) y trabajar para Onésimo Marquina alias “Don Necho”, señalado como sucesor de Santiago Mazari “El Carrete”, ex líder de Los Rojos y quien fue detenido el 1 de agosto de 2019. De Mauleón señaló que el tiroteo en la plaza de toros fue un nuevo intento de este grupo para apoderarse de Iguala.

El periodista citó investigaciones oficiales que aseguran que Marquina se alió con una célula escindida de Guerreros Unidos tras la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa ocurrida en septiembre de 2014 y que es conocida como “Los Números”.

Supuestos sicarios del cártel Guerreros Unidos difundieron el interrogatorio de dos personas presuntamente responsables del ataque a un jaripeo en iguala (Foto: Captura de pantalla)
Supuestos sicarios del cártel Guerreros Unidos difundieron el interrogatorio de dos personas presuntamente responsables del ataque a un jaripeo en iguala (Foto: Captura de pantalla)

De Mauleón señaló que mientras se armó el voluminoso proceso por la desaparición de los estudiantes, Guerreros Unidos se debilitó profundamente, e incluso se llegó a decir que habían desaparecido. El vacío fue llenado en parte por Los Números, cuyo líder, identificado como Pedro Millán Flores y apodado “El Nueve”, logró operar tanto en Iguala como en Huitzuco.

En octubre pasado aparecieron varias narcomantas presuntamente firmadas por Guerreros Unidos y en donde se llamó a los habitantes de Iguala a deslindarse de Los Números y se anunció la llegada de una ola de violencia, la cual dice el periodista, ya comenzó.

Fuentes de seguridad locales aseguraron que esta violencia se debe al regreso a Iguala de antiguos líderes de Guerreros Unidos que fueron recientemente excarcelados.

El columnista destacó que una versión reveló que la reorganización de Guerreros Unidos la está llevando a cabo gente del grupo de Los Tilos, una célula de esa organización criminal, cuyo jefe era Víctor Hugo Benítez Palacio, alias “El Tilo”.

Uno de sus hermanos ha sido puesto en libertad y de acuerdo con trabajos de inteligencia, estaría de regreso en Iguala, en donde estaría recomponiendo al grupo y estableciendo nuevas alianzas, las cuales destacó el periodista, se habla de una con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Gildardo López Astudillo, señalado de estar involucrado en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. (FOTO: PGR /CUARTOSCURO)
Gildardo López Astudillo, señalado de estar involucrado en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. (FOTO: PGR /CUARTOSCURO)

Una segunda versión, escribió De Mauleón, señala como encargado de reorganizar a Guerreros Unidos a Gildardo López Astudillo, alias “El Cabo Gil” señalado como jefe de plaza de Cocula y quien fue encarcelado por estar relacionado con la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, pero que ya fue puesto en libertad.

De acuerdo con las investigaciones del caso Ayotzinapa, “El Cabo Gil” habría sido quien avisó que Los Rojos estaban entrando a Iguala aquella noche del 26 de septiembre de 2014, cuando los autobuses en que viajaban los normalistas cruzaron los límites de la ciudad. Fue señalado por diversos cómplices como uno de los operadores de la desaparición de los estudiantes.

A pesar de la investigación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) indicó que las versiones que lo involucraban coincidían en innumerables puntos, “El Gil” fue liberado.

En lo que coinciden fuentes del ámbito estatal y federal -dice el periodista- es que los Guerreros Unidos volvieron a organizarse y están en guerra contra Onésimo Marquina de Los Rojos.

Alrededor de estos grupos estarían gravitando, mediante la formación de bloques y alianzas, La Familia Michoacana, el Cártel Jalisco Nueva Generación, Los Números e incluso Los Tequileros.

De Mauleón termina su columna de esta manera: la sombra de los mismos grupos sigue flotando sobre Iguala. Como en 2014 ¿recuerdan?, en aquellos días en que “fue el Estado”.

MÁS DE ESTE TEMA: