Emir Olivares (Foto: Captura de pantalla)
Emir Olivares (Foto: Captura de pantalla)

El reportero de La Jornada, Emir Olivares Alonso, fue amenazado de muerte, después de que dos sujetos irrumpieron en su domicilio alrededor del mediodía de este viernes.

De acuerdo con el diario, el periodista salió de bañarse y encontró dentro de su casa a los agresores revisando algunas de sus pertenencias, luego de que los confrontó huyeron.

Minutos después le llamaron a su casa y celular, identificándolo por su nombre y, quien le llamaba le dijo que él y sus hombres habían sido contratados para dañarlo.

“A mí me pagaron un millón de pesos para matarlo, qué quiere que haga: o lo mato o usted me dobla la cantidad. En cuanto valora a su bonita familia”, le dijo el sujeto que lo llamó y también le mencionó que sabía dónde trabaja, qué asuntos pública y porqué había sido amenazado en 2017.

También le dieron otros datos confidenciales de su actividad y vida cotidiana, agregó el diario.

Luego estuvieron llamando para exigirle una suma millonaria para no asesinarlo, incluso le ofrecieron trasladarlo para que entregara dinero en efectivo para no ser agredido.

Durante la llamada, agrega La Jornada, testigos del telefonema, entre ellos dos escoltas que le son proporcionados por el mecanismo de protección a periodistas, escucharon quién le llamó y le dijo que le habían pagado un millón de pesos por asesinarlo, era por haberse metido con gente de la UNAM en uno de sus trabajos.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) condenó el allanamiento del domicilio y las amenazas que recibió el reportero Emir Olivares Alonso a quien expresó su solidaridad y anunció que brindará acompañamiento mediante visitadores adjuntos en las diligencias que se requieran.

A través de un comunicado, la CNDH informó que su personal se comunicó con el periodista para ofrecerle la atención y acompañamiento correspondiente.

También se solicitó información al Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas con el objeto de implementar las medidas de protección que sean necesarias.

Luego de destacar que sujetos desconocidos ingresaron a la vivienda de Emir Olivares Alonso, robaron diversas pertenencias y lo amenazaron, el organismo defensor de los derechos humanos subrayó que las agresiones contra periodista deben ser investigadas y sancionadas debidamente para evitar a toda costa la impunidad de las misma.

En noviembre, la CNDH reveló que México es el primer lugar en asesinatos de periodistas. Refirió que en lo que va de 2019 se ha registrado el asesinato de 13, cifra similar a la registrada en todo 2016, año en que más comunicadores fueron ultimados, durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

El 13 de noviembre, la recién electa presidenta de la CNDH, Rosario Piedra, fue cuestionada acerca de los índices de ataques a periodistas.

“¿Han asesinado a periodistas?” respondió, lo que desató polémica por haber recurrido a otro cuestionamiento en lugar de reconocer el problema.

Sin embargo, de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos con datos hasta el 31 de octubre, en México suman cerca de 153 periodistas asesinados en 19 años. Otros 21 han desaparecido y se registró que el gobierno con más casos fue la de Enrique Peña Nieto con 59 periodistas ejecutados.

Los gobiernos de los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón sumaron 81 comunicadores fallecidos. La administración de Calderón fue considerada la más violenta; registraba al menos 12 periodistas asesinados al año.

Los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón han sido los más letales para los periodistas en México (Foto: Especial)
Los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón han sido los más letales para los periodistas en México (Foto: Especial)

En el caso de Peña Nieto, su gobierno también registró 12 asesinatos de periodistas en el año 2015, cifra que aumentó en 2016, con 13. En 2017 la situación no fue tan distinta; mataron a 10 periodistas más.

El Comité de Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) consideró que México es de los peores países para ejercer el periodismo debido a los niveles de impunidad, amenazas y asesinatos que, según mencionó, empeoraron desde 2006, cuando Calderón declaró la guerra contra el narcotráfico.

MAS SOBRE ESTE TEMA: