Una réplica de la Capilla Sixtina se instaló este sábado en el atrio de Catedral de Puebla, centro de México, con objetivo de mostrar a los visitantes su proceso de creación en el Vaticano y la participación del pintor y escultor Miguel Ángel.

Los visitantes se dieron cita desde temprano para ser de los primeros en observar la obra magna El Juicio Final, que recrea pasajes de la Biblia, comprende desde la Asunción, la Natividad de Cristo y el Descubrimiento de Moisés.

“Se trata de una gran catequesis hecha arte, de lo cual esperamos que la gente que participa y que visita salga nutrida cultural y espiritualmente”, dijo en entrevista con la agencia Efe Roberto Romano, director de Museos en el Vaticano.

El representante detalló que en las obras se pueden apreciar pasajes del Antiguo y Nuevo Testamento, en donde da testimonio de fe a través de la representación de los artistas.

En la instalación, el público cuenta con una explicación de cómo se le solicitó a Miguel Ángel la creación de su obra de arte en la bóveda de dicha capilla, con la intención de que al ingresar en la sala de exposición puedan recrear mentalmente el momento en el que se realizó cada una de las pinturas.

El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, dijo que esta es una gran oportunidad para que los ciudadanos puedan conocer parte de la cultura y arte católicos.

“En cuestión de arquitectura, escultura, en cuestión de pintura, esa es la riqueza de la iglesia, que es un tesoro espiritual, un tesoro artístico de siglos y siglos”, agregó.

De hecho, el arzobispo informó de que el 12 de enero está previsto el bautizo 32 niños en la réplica de la Capilla Sixtina que se instaló en el atrio de la Catedral de Puebla.

Tras su recorrido, Mónica Navarrete, una de las cientos de personas que se acercaron a la Catedral para contemplar la obra, aseguró que la exposición “es un regalo para todos sus visitantes” debido a que se puede acercar la cultura y la historia para comprenderla de la mejor manera.

La Capilla Sixtina en Puebla se inauguró este sábado y estará abierta al público hasta el 31 de enero de 2020.

La Capilla Sixtina de la Ciudad de México

Esta no es la primera vez que se reproducen en una iglesia de México las pinturas que Miguel Ángel trazó en la Capilla Sixtina.

En 2018, el diseñador jubilado Miguel Macías pintó los famosos frescos del artista italiano en el techo de La Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en Ciudad de México.

Macías tardó 17 años en concluir “la obra de su vida”, y lo hizo gracias a la colaboración gratuita de ayudantes y al apoyo de feligreses que aportaban dinero para comprar los lienzos, las pinturas acrílicas, las brochas de todos los tamaños y la renta de la plataforma que utilizó para subir al techo de la iglesia y adherir los lienzos de 15 por tres metros con pegamento de papel tapiz.

Ubicada en la colonia Moctezuma, ahora se conoce al templo como “la iglesia de las pinturas”, y puede ser visitado por todo aquel que quiera conocer la réplica mexicana de la Capilla Sixtina.

Con información de EFE y propia

MÁS SOBRE ESTE TEMA: