La Policía de la Ciudad de México se ha tenido que enfrentar a la burocracia (Foto: VICTORIA VALTIERRA / CUARTOSCURO)
La Policía de la Ciudad de México se ha tenido que enfrentar a la burocracia (Foto: VICTORIA VALTIERRA / CUARTOSCURO)

Después de enfrentar al crimen, la Policía de la Ciudad de México debe encarar a la burocracia con el Informe Policial Homologado, un proceso de 15 páginas donde el más mínimo error puede dejar libre a los delincuentes.

La situación del pasado 24 de octubre, cuando un juez “soltó" a 27 presuntos criminales vinculados a la Unión Tepito, ilustra bien lo indispensable de dicha documentación.

Ese día, el juez de control, Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, liberó a 27 de 32 detenidos tras un operativo en la calle Peralvillo, colonia Morelos, Ciudad de México, porque, entre otras cosas, calificó como inverosímil lo descrito en el Informe Policial Homologado, donde se apuntó que sólo un policía revisó a todos los aprehendidos, embaló la droga decomisada y los trasladó ante el Ministerio Público.

Lo que debiera ser un mero trámite se ha convertido en un dolor de cabeza para los uniformados ante una falta de capacitación, el bajo nivel educativo que tienen y hasta las horas de trabajo acumuladas o el estrés posterior a una detención.

Según la Secretaría de Seguridad Ciudadana, el Informe Policial Homologado debe llenarlo el primer agente que llegue a la escena del crimen, además necesita estar listo en al menos 45 minutos.

Operativos en el Barrio Bravo, Tepito. (Foto: LUIS CARBAYO /CUARTOSCURO)
Operativos en el Barrio Bravo, Tepito. (Foto: LUIS CARBAYO /CUARTOSCURO)

El documento solicita una narrativa de los hechos, datos del agente, los presuntos criminales, un dibujo de un croquis del sitio del delito y hasta las coordenadas geográficas. En la Ciudad de México, éste consta de 15 páginas con siete secciones y ocho anexos.

En ocasiones, los elementos de seguridad deben responder incluso si se utilizó la fuerza y en qué nivel. Detallar si se decomisó algún objeto a un detenido y ubicar en una silueta dibujada en qué parte del cuerpo lo llevaba.

Lo anterior sólo podría ser llenado por un policía capacitado, educado, respetado, sujeto de dignidad, respaldo, con talento institucional, capacidad salarial y formación salarial jurídica básica.

Los policías con poca preparación, en ocasiones son auxiliados por el agente del Ministerio Público para terminar de llenar el informe ante el desconocimiento del proceso.

Según las autoridades capitalinas, al rededor de 33.000 policías en activo tienen únicamente la secundaria y el resto la preparatoria. Los que tienen estudios universitarios son una minoría en la corporación.

Al menos 33 por ciento de los agentes capitalinos estudiaron hasta la secundaria (Foto: VICTORIA VALTIERRA / CUARTOSCURO)
Al menos 33 por ciento de los agentes capitalinos estudiaron hasta la secundaria (Foto: VICTORIA VALTIERRA / CUARTOSCURO)

En apoyo a la formación policíaca, el Consejo Ciudadano está brindando un curso a los elementos de seguridad para que sepan trabajar con el informe policial y lo completen correctamente.

En el operativo en el Barrio Bravo, elementos de la Marina Amada de México junto con elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) se enfrentaron a integrantes de la organización criminal, La Unión Tepito.

En un comunicado divulgado por las autoridades de seguridad capitalinas, se explicó que tras una orden de cateo en diversos inmuebles de la colonia Peralvillo, en la alcaldía Cuauhtémoc, lograron el aseguramiento de un arsenal de armas de alto impacto, narcóticos, dinero en efectivo, además de la detención de 31 personas relacionadas con hechos violentos y narcomenudeo en la zona.

Cientos de marinos, elementos de la SSC y la PGJ tomaron varias calles de la peligrosa colonia.

Las capturas comenzaron por la mañana del 22 de octubre como respuesta a las diversas denuncias que vecinos del lugar realizaron a la policía. “El Lunares”, uno de los actuales jefes de la organización, se encontraba en uno de los domicilios donde se realizó el operativo (Peralvillo 33), pero al parecer un agente de la policía le avisó que las autoridades iban por él. Quizás por eso el cabecilla de La Unión logró escapar y hasta el momento no ha sido capturado.

El operativo significó un golpe considerable a la estructura de La Unión Tepito, pero también destapó que al menos 120 policías estaban en la nómina de dicha célula criminal.

Las campanadas se celebraron antes de tiempo, pues el juez de Control, Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, puso en libertad a al menos 27 de los 31 detenidos en Tepito, al considerar que la versión de la SSC sobre las capturas es inverosímil, plagada de mentiras e irregularidades.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: