(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

En el Centro Histórico de la capital mexicana los comerciantes están siendo asesinados, y ninguna autoridad hace algo al respecto.

El viernes 17 de noviembre, en la esquina de Emiliano Zapata y Margil, fue ejecutado a tiros un líder de vendedores ambulantes a tan solo dos cuadras de Palacio Nacional y de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Su nombre era Óscar Liebre, y fue asesinado por dos hombres que viajaban en una motoneta.

El mismo modus operandi con el que han sido ejecutados al menos 12 líderes del centro de CDMX, según conteos del periódico El Universal y Milenio.

En todos los casos ha sucedido lo mismo: los afectados hacen una denuncia pública o solicitud de ayuda, y después el gobierno de la ciudad hace una declaración con una advertencia prometedora que nunca llega a materializarse en el plano de lo real.

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

La versión que se maneja entre los comerciantes del centro sobre la muerte del “Liebre” dice que se trató de una venganza por no pagar el famoso “derecho de piso” a sus extorsionadores.

Los vecinos y comerciantes de la zona saben perfectamente quiénes son los responsables. Saben cuáles son sus nombres y saben qué es lo que le ocurre a todo aquel que se llena de valor y denuncia la situación ante las autoridades.

Raymundo Pérez López, otro líder de ambulantes que fue asesinado hace medio año, es el perfecto ejemplo del último punto citado: se le ocurrió denunciar que lo estaban extorsionando en las oficinas de las autoridades de la procuraduría capitalina. Incluso entregó una lista de nombres, pero a las cuatro semanas lo ejecutó un sicario que lo había estado cazando en los alrededores de su casa. El líder quedó arrodillado a las puertas de su auto. Tenía siete impactos en el cuerpo.

La noche del 5 de abril, Armando Becerril, dueño de un restaurante en el centro, circulaba a bordo de su auto junto a su madre cuando la clásica motoneta con sicarios lo interceptó en el camino. Al igual que Raymundo Pérez, también había denunciado a sus extorsionadores.

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

Recientemente, los vendedores del tianguis de La Lagunilla, uno de los espacios más emblemáticos de la capital, revelaron que presuntos extorsionadores se habían presentado en cada uno de los puestos para exigirle a los comerciantes una cuota periódica. En una sola calle hay más de 300 puestos.

La organización que está detrás de todo no es un ente desconocido, por el contrario, a estas alturas es probable que todo el país haya escuchado hablar de ella: La Unión Tepito.

De acuerdo con informes recabados bajo condición de anonimato, la organización tejió una red de protección con policías preventivos y de investigación a través de un personaje apodado “El Elvis”, para poder operar impunemente y apoderarse del centro de la capital.

Según los reportes, “El Elvis” tiene su centro de operaciones en una vecindad de la calle Paraguay número 33, y es el principal responsable de extorsionar a los comerciantes de la zona que abarca la plaza de Santo Domingo y buena parte del centro.

Supuestamente, a través de la intimidación y la violencia, este sujeto pretende apoderarse de otras zonas como la Roma, Peralvillo, Centro, Lagunilla y la Merced, entre otras.

“Impuesto navideño”

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

Desde el pasado 15 de noviembre, integrantes de La Unión Tepito les infomaron a los comerciantes que deben pagar un impuesto navideño de 5 mil pesos: “hasta nos dijeron que vayamos juntando nuestros ahorros para ponerle al arbolito de Navidad”.

Los comerciantes revelaron que quienes ordenan las extorsiones y los secuestros son “El Huguito”, “El Elvis”, “Uriel”, “El Chori” y “El Hormiga”, los cuales desplegaron un grupo de operadores que se sitúan en diferentes cruces de Eje Uno Norte, avenida del Trabajo, Circunvalación y calles de la colonia Centro, Lagunilla, Morelos y Penitenciaria.

Por su parte, los encargados de cobrar el “derecho de piso” son “El Cristian”, “El Pechugas” y “El Morongas”, quienes habitualmente se sitúan en esquinas de las calles Colombia, El Carmen, Santo Domingo y Manuel Doblado.

Los comerciantes señalaron que las extorsiones del grupo delictivo se extendieron a las colonias Roma y Condesa, donde avisaron que también deben pagar el “impuesto navideño”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: