La Sedena comenzó los trabajos en la Base Militar que funcionará en sustitución del NAICM, cancelado el año pasado (Foto: Cuartoscuro)
La Sedena comenzó los trabajos en la Base Militar que funcionará en sustitución del NAICM, cancelado el año pasado (Foto: Cuartoscuro)

Las escenas a lo largo de este jueves en la Base Aérea Militar de Santa Lucía, ubicada al noreste de la Ciudad de México, fueron familiares.

El presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, encabezó la ceremonia del banderazo inicial del inicio de las obras para construir el Aeropuerto Internacional General Felipe Ángeles, pero el evento ya había ocurrido hace unos meses, y la batalla para llegar a este momento ha sido polémica y cruenta. Además, los opositores del proyecto, uno de los más importantes de la actual administración, prometen que esto no ha terminado.

El Inicio

Todo comenzó durante la campaña de López Obrador para la presidencia de la República. Una de sus banderas en su tercer intento por conseguir el cargo (ya había perdido en 2006 y en 2012) era la cancelación del llamado Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), ubicado en Texcoco, también al noreste de la capital.

López Obrador prometió en campaña la canelación del NAICM y propuso a Santa Lucía como su propio proyecto (Foto: Archivo)
López Obrador prometió en campaña la canelación del NAICM y propuso a Santa Lucía como su propio proyecto (Foto: Archivo)

El argumento del tabasqueño era, en primer lugar, que aquella obra, iniciada durante la última parte del gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), era un “símbolo de corrupción”. También aseguraba que el gasto planeado se elevaría por las nubes, como ocurrió con el tren entre la capital mexicana y la ciudad de Toluca, que no ha sido finalizado y que en marzo reportó sobrecostos del 80% del total planteado inicialmente.

Tras un triunfo electoral contundente en julio, el nuevo presidente electo, que obtuvo más de 30 millones de votos (inédito en la democracia mexicana) y una diferencia con su principal competidor de más de 30 puntos porcentuales, comenzó a planificar la cancelación que había prometido, y reflotó la idea de usar la Base Militar en Santa Lucía para construir dos pistas de aterrizaje y despegue que, junto al actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y el de Toluca (ubicado a poco más de 50 kilómetros de la capital), sirvieran como un sistema de aeropuertos que ayudara a dsiminuir la carga de pasajeros en la urbe.

Para conseguirlo, a pesar de la resistencia del gobierno de su antecesor, Peña Nieto, y de la iniciativa privada, incluido Carlos Slim, el hombre más rico de México y uno de los más ricos del mundo, el tabasqueño propuso, como había adelantado en campaña, una “consulta popular”.

La consulta

La consulta fue duramente criticada porque carecía de los controles necesarios para considerarla seria (Foto: Cortesía)
La consulta fue duramente criticada porque carecía de los controles necesarios para considerarla seria (Foto: Cortesía)

A finales de octubre, cuando López Obrador era aún presidente electo y Peña nieto ostentaba el mando del país, el primero organizó la consulta para que la ciudadanía decidiera el futuro del NAICM y de Santa Lucía. Sin embargo, la votación, que se llevó a lo largo de tres días, fue duramente criticada por su falta de seriedad. Medios locales reportaron que era posible votar en varias ocasiones diferentes, a veces sin necesidad de una identificación, e incluso la aplicación diseñada específicamente para la consulta falló durante al menos los primeros dos días.

El equipo de López Obrador dio a conocer los resultados de la consulta que dejó a criterio de los ciudadanos: aproximadamente un millón de ellos, de casi 19 millones que podían participar, votó, y casi el 70% eligió la opción de un cambio radical: cancelar el NAICM, cuyos avances se encontraban cerca del 30% del total, y comenzar el proyecto en Santa Lucía.

Uno de los argumentos de aquellos que estaban a favor de la opción ganadora, incluido López Obrador, argumentaban que en Texcoco había un lago que tenía que ser salvado y que el lugar era de fácil hundimiento, descalificándolo como un lugar ideal. La consulta, por su parte, no era vinculante, pero aún así fue usada por el tabasqueño para tomar una de sus primeras grandes decisiones de su entonces futuro gobierno.

La cancelación

A pesar del avance del 30% de las obras, el NAICM fue cancelado (Foto: Isabel Mateos/ Cuartoscuro)
A pesar del avance del 30% de las obras, el NAICM fue cancelado (Foto: Isabel Mateos/ Cuartoscuro)

“La decisión que tomaron los ciudadanos es racional, democrática y eficaz”, aseguró López Obrador tras darse a conocer los resultados de su consulta. Entonces, ya en noviembre, el presidente electo se comprometió a completar las obras en Santa Lucía en tres años.

A partir de entonces, Javier Jiménez Espriú, el nuevo secretario de comunicaciones y transportes, comenzó a finiquitar los contratos del NAICM y a poner en marcha el nuevo plan oficial. Sin embargo, la decisión molestó tanto a los inversionistas y empresarios que incluso la relación entre López Obrador y Slim se enfrió durante varios meses y recién este año volvieron a mostrarse como aliados.

“No tenemos nada que impide o limite que en estos tres años se resuelva el problema de la saturación del AICM, algo que también resolverá problemas para unos 40 o 50 años”, dijo el ex jefe de gobierno, pero estaba equivocado.

La lluvia de amparos

Los terrenos de Santa Lucía lucieron vario meses sin actividad, debido a los recursos interpuestos en su contra (Foto: Isaac Esquivel/ Cuartoscuro)
Los terrenos de Santa Lucía lucieron vario meses sin actividad, debido a los recursos interpuestos en su contra (Foto: Isaac Esquivel/ Cuartoscuro)

Los primeros meses del gobierno de López Obrador, entre diciembre y enero, le sirvieron a la nueva administración para dar sus primeros pasos en cuanto al cambio de estrategia para construir un Aeropuerto Internacional en las afueras de la Ciudad de México.

En marzo, por ejemplo, a pesar de la resistencia perenne de los defensores del aeropuerto en Texcoco, López Obrador llegó a Santa Lucía y, junto a los mandos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), dio el banderazo de salida para el inicio de las obras de su aeropuerto. La escena fue similar a la de este jueves.

Pero el presidente no esperaba la resistencia desde las Cortes. El colectivo #NoMásDerroches, entre otros, incluidos empresarios, comenzaron a solicitar amparos para revertir la decisión tomada por López Obrador y rescatar el proyecto de Texcoco. En un principio, lograron un triunfo: detener las obras en Santa Lucía, a pesar de la pompa con la que fueron inauguradas, y también detener que las instalaciones en Texcoco fueran usadas para otros fines, como el centro cultural que se intentaba erigir ahí.

López Obrador, por su parte, criticó la “lluvia” y la “ola” de amparos y cuestionó los motivos y la financiación del colectivo y de otros interesados. Sin embargo su gobierno tuvo que cumplir con las decisiones de los jueces federales.

El triunfo del oficialismo

López Obrador dijo que su gobierno ya había
López Obrador dijo que su gobierno ya había "salido" de los problemas legales (Foto: Víctor Valtierra/ Cuartoscuro)

A mediados de octubre, sin embargo, el gobierno consiguió un gran triunfo legal. Un juez revocó la última suspensión que mantenía detenidas las labores en Santa Lucía, después de la solicitud de la Sedena, que incluso clasificó toda la información relacionada con el plan maestro y la construcción del aeropuerto en dicho lugar por seguridad nacional.

El juez Quinto de Distrito en materia Administrativa de la capital mexicana, que había otorgado una de las primeras suspensiones en junio, revocó dicha decisión, después de que le hubiera dado razón a los solicitantes.

Ya en julio, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) autorizó la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía. A través de la Gaceta Ecológica, la Semarnat emitió el Resolutivo de Impacto Ambiental (RIA) para autorizar la construcción de un “aeropuerto mixto civil/militar con capacidad internacional en la Base aérea militar número 1 en Santa Lucía, Estado de México), su interconexión con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y la reubicación de instalaciones militares”.

La Sedena es la encargada de las obras en Santa Lucía (Foto: Cuartoscuro)
La Sedena es la encargada de las obras en Santa Lucía (Foto: Cuartoscuro)

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) había promovido el pasado 15 de abril una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del proyecto de Santa Lucía, que ingresó a la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) de la Semarnat.

La MIA es un documento técnico-científico que presentan los interesados o “promoventes” en desarrollar un proyecto con el fin de obtener el permiso de la Semarnat, que evalúa el proyecto y emite la RIA.

El segundo “banderazo” en Santa Lucía

Este jueves, 171 días después del primer banderazo realizado por López Obrador, el mandatario mexicano realizó un segundo evento donde la Sedena comenzó con los trabajos del aeropuerto insignia de la actual administración.

López Obrador volvió a Santa Lucía para dar el banderazo nuevamente (Foto: Cuartoscuro)
López Obrador volvió a Santa Lucía para dar el banderazo nuevamente (Foto: Cuartoscuro)

Respecto a los amparos que tenían detenida la construcción en Santa Lucía, el tabasqueño de 65 años manifestó que su gobierno “ya salió”. Consideró que los múltiples amparos y dictámenes que se oponían a la construcción se debía a intereses particulares.

Esto (la construcción del aeropuerto de Santa Lucía) se complementa con reparar el daño que se causó cerrar de manera deliberada, o reducir la importancia del aeropuerto de Toluca. Era un aeropuerto que estaba funcionando bien, dando servicio a muchos pasajeros, entonces de manera deliberada , mañosa, cerraron ese aeropuerto al grado de que está subutilizado, hay una parte que está cerrada de ese aeropuerto y de alguna manera justificar la construcción el aeropuerto de Texcoco, entonces estamos habilitando el aeropuerto de Toluca”, dijo.

El mandatario prometió además una vuelta a la hoja. Ya a finales de julio, el presidente había anunciado que económicamente habían finiquitado la cancelación de Texcoco, tras los últimos pagos realizados a las empresas que tenían contratos asociados al NAICM.

¿El final de la polémica?

Este jueves se llevó a cabo el segundo banderazo de salida del proyecto de López Obrador (Foto: Cuartoscuro)
Este jueves se llevó a cabo el segundo banderazo de salida del proyecto de López Obrador (Foto: Cuartoscuro)

Sin embargo, los opositores al proyecto de Santa Lucía han asegurado que la disputa no ha finalizado, y prometieron más episodios en la saga de los aeropuertos de la Ciudad de México.

El abogado del colectivo #NoMásReproches, Gerardo Carrasco, expresó este miércoles que "todos los juicios continúan en trámite en cuanto al fondo de los asuntos hasta que se dicte una sentencia definitiva. “No hay luz verde en términos legales para construir (en Santa Lucía)”, aseguró el letrado a Radio Fórmula.

Con respecto al segundo banderazo de salida organizado por el gobierno federal, precisó que “quizá sea un evento más simbólico”. “Se mueven tractores y tierra para demostrar que hay poder y autoridad, pero difícilmente veo que se inicien formalmente una construcción si no se tiene un proyecto dictaminado y certificado”, concluyó.

Mientras López Obrador se comprometió a finalizar su proyecto para marzo de 2021, los próximos días y semanas serán determinantes para todas las partes.

MÁS SOBRE EL TEMA: