Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, junto a invitados en la XVII Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz en Mérida, Yucatán. (Foto: Presidencia)
Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, junto a invitados en la XVII Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz en Mérida, Yucatán. (Foto: Presidencia)

Para Kailash Satyarthi, premio Nobel de la Paz en 2014, por su lucha contra la represión de los niños y jóvenes y por el derecho de todos los menores a la educación, junto a Malala Yousafzai, el desarrollo internacional no alcanza a los más vulnerables. Así lo declaró en la plenaria "Deja tu huella por el desarrollo social y económico" en Mérida, Yucatán.

El fruto del desarrollo no llega hasta la última persona, por ello los niños y las niñas no son alcanzados, consideró en el marco de la 17 Cumbre de los Premios Nobel de la Paz.

Las metas mundiales para erradicar la labor infantil en 2025 no se lograrán, ya que en el mundo hay 50 millones de niños que no tienen lugar para dormir, 150 millones trabajan para ricos y 428 son víctimas de la pobreza multidimensional.

La cumbre reúne a ganadores del premio Nobel de la Paz. (Foto: Paul Antoine Matos, Infobae)
La cumbre reúne a ganadores del premio Nobel de la Paz. (Foto: Paul Antoine Matos, Infobae)

"Aunque nunca debe ser demasiado tarde, ya es demasiado tarde para muchos niños", lamentó.

Tan solo con dos días de lo que se gasta en el planeta en materia militar se podría erradicar la pobreza infantil, aseguró.

La cita, a la que acudió el presidente Andrés Manuel López Obrador, reúne a premios Nobel que han levantado la voz por los derechos humanos.

Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México en la XVII Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz en Mérida, Yucatán. (Foto: Presidencia)
Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México en la XVII Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz en Mérida, Yucatán. (Foto: Presidencia)

En ese sentido, Tawakkol Karman, premio Nobel de la Paz en 2011 por su lucha no violenta por la seguridad de las mujeres, expresó: "no me callaré, no dejaré de hacer ruido".

Yemen se encuentra en un conflicto desde hace cuatro años, con la intervención de Arabia Saudita; y apenas el fin de semana instalaciones de Arabia Saudita fueron atacadas, sin que se conozca el autor de dicho atentado.

Karman enfatizó en que "los países occidentales deben dejar de apoyar a dictadores".

Respecto a la situación del Medio Oriente, Shirin Ebadi, laureada en 2003 por sus esfuerzos por la democracia y los derechos humanos, pidió disculpas tanto a Karman como a la gente de Yemen "por lo que mi país ha hecho".

"Los pueblos no tienen diferencias los unos con los otros", dijo, y señaló que son los gobernantes quienes hacen el daño. En Venezuela se vive en un país muy rico, pero en una situación muy grave. "Las causas de fondo son los dictadores", manifestó respecto a la gravedad en países en situaciones de conflicto en el mundo.

Leymah Gbowee, quien en 2011 recibió el Nobel por su lucha no violenta por la seguridad de las mujeres, declaró que en el sistema del mundo actual se vive una situación de apatía y de racismo, terrorismo y sistemas políticos fallidos.

Se ve racismo y gente con miedo, a quienes se vota por ellos por ser populares, afirmó. "Hemos creado monstruos y luego nos quejamos de que incumplen", añadió.

Lo más importante para solucionar, dijo, es la participación de la gente, porque también "hemos creado nuestros problemas" y somos responsables de ellos.

Se debe dejar de pensar en la paz como algo abstracto, pues la paz debe ser lo cotidiano en cada país, y para ello se debe empezar por la rendición de cuentas.

"Si no te pones de pie y no te defiendes, hasta entonces seguiremos con las cosas como están", expresó.

El ex presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo que las recientes deserciones del proceso de paz en Colombia "son preocupantes, pero no es una catástrofe", durante la inauguración de la 17 Cumbre de los Premios Nobel de la Paz, que se realiza estos días en Mérida, México.

Juan Manuel Santos en Mérida. (Foto: Paul Antoine Matos, Infobae)
Juan Manuel Santos en Mérida. (Foto: Paul Antoine Matos, Infobae)

En su discurso inaugural, el Nobel de la Paz en 2016, por su labor en la firma del Acuerdo de Paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Santos declaró que "los colombianos no vamos a permitir que nadie, que nadie, nos vuelva a robar nuestro derecho a la paz".

Todo ello, expresó que tras la revuelta causada por la deserción de tres ex comandantes de las FARC en el proceso, los cuales pretenden seguir en armas contra la sociedad colombiana sí preocupa pero también hay un 90 por ciento de antiguos combatientes y líderes que están cumpliendo con su palabra y quieren vivir en un país en paz.

Dijo que cree en "cambiar las armas por las palabras, cambiar las balas por los votos. Cada vez que esto ocurre la humanidad recupera una parcela del futuro".

El ex mandatario colombiano también habló sobre el estado del mundo actualmente, con la presencia de líderes "empeñados en cerrar puertas y dar reversa a logros de décadas, acuerdos de control de armamento nuclear eliminados, migrantes tratados como delincuentes, guerras comerciales que tienen en vilo la economía mundial y las selvas amazónicas, el pulmón del planeta, incendiados ante la mirada permisiva de quienes deberían protegerla".

"Es la historia de siempre, unos pasos adelante y otros para atrás", lamentó.

Sin embargo, dijo que no van a desfallecer en la búsqueda de la paz, entre los pueblos y de los seres humanos con la naturaleza.

"Por cada gobernante insensato hay millones de ciudadanos decididos a preservar la vida, a preservar la tolerancia, a preservar la paz", expresó.

Posteriormente, en la primera reunión plenaria, Santos recordó que para lograr el proceso de paz se requirió invertir en el presupuesto de Educación, por encima de la seguridad y la violencia.

Juan Manuel Santos es el más reciente de los laureados con el Nobel que atiene a la Cumbre que concluirá el sábado 21.

Sigue leyendo