El proyecto para el aeropuerto de Santa Lucía no ha podido arrancar por diversos amparos (Foto: Cuartoscuro)
El proyecto para el aeropuerto de Santa Lucía no ha podido arrancar por diversos amparos (Foto: Cuartoscuro)

Un nuevo fallo en contra del aeropuerto de Santa Lucía se dio por parte de un juez federal que retrasó la petición de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para revocar la suspensión por la que el proyecto se encuentra en pausa.

El juez Quinto de Distrito en Materia Administrativa en Ciudad de México difirió la audiencia incidental en la que debía resolver si revocaría o no la suspensión definitiva concedida en uno de los amparos tramitados contra la construcción del aeropuerto en la Base Aérea Militar de Santa Lucía.

De acuerdo con los estrados judiciales, la audiencia fue diferida porque los quejosos que solicitaron el amparo, pidieron una inspección ocular en la Base Aérea Militar, por lo que el juez fijó como una nueva fecha el próximo 24 de septiembre.

La prueba se presentó en el incidente de revocación de la suspensión definitiva que tramitó la Sedena argumentando que por seguridad nacional se debía dejar sin efectos la medida que tiene en pausa la obra.

Santa Lucía busca sustituir al NAICM que se construiría en Texcoco (Foto:Cortesía MCCI)
Santa Lucía busca sustituir al NAICM que se construiría en Texcoco (Foto:Cortesía MCCI)

La secretaría también señaló que la base aérea de San Lucía es utilizada para operativos como el Plan DNIII-E.

Fue en junio pasado cuando el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, descartó que se vaya a suspender la construcción del nuevo aeropuerto en la base militar de Santa Lucía, luego de los cuatro amparos concedidos contra dicha obra.

"Todo es mediático que parece que es un revés para el gobierno porque ya se suspendió el aeropuerto de Santa Lucía. No es cierto, en dos años va a estar terminado el nuevo aeropuerto. Ya empezamos a rehabilitar las pistas del aeropuerto Internacional de Ciudad de México", señaló el presidente.

López Obrador admitió una demora en el inicio de las obras, debido a los amparos que han interpuestos personas y diversas organizaciones, pero llamó a los jueces a resolver estos recursos de manera rápida, dijo que no motivo ni razón para frenar el proyecto y manifestó que los que se oponen al proyecto actúan como "rebeldes sin causa".

Según la Consulta Ciudadana, realizada el pasado octubre, el 69.5 por ciento de la población votó a favor de la Base aérea de Santa Lucía; el 29.1 por ciento apoyó la continuación del proyecto de Texcoco (Foto: aeropuertosantalucía.com)
Según la Consulta Ciudadana, realizada el pasado octubre, el 69.5 por ciento de la población votó a favor de la Base aérea de Santa Lucía; el 29.1 por ciento apoyó la continuación del proyecto de Texcoco (Foto: aeropuertosantalucía.com)

Resaltó que en el caso del Tren Maya, no existe ningún recurso legal para que se impida su construcción como está sucediendo con Santa Lucía.

"En el caso del Tren Maya no hay problemas, toco madera, no vaya a ser que ahora se vayan a presentar amparos en serie, pero no ha habido ningún problema", expresó.

Dijo que en el caso de Santa Lucía se está resolviendo con el Poder Judicial de la Federación (PJF), declarando improcedentes los amparos, porque legalmente no hay sustento, son mecanismos que se están utilizando para detener la obra con propósitos políticos, no hay fundamento legal porque no existe una causa que justifique el que se pueda detener la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, manifestó el presidente.

"Es algo que decidieron nuestros adversarios, yo creo que de manera equivocada, yo los llamo a que reflexionen, esas no son formas de oponerse a nuestro gobierno, porque se afecta a todos, y no hay razón, actúan como rebeldes sin causa, no tienen por qué detener esta obra, ni tampoco lo del tren, ya hablamos de que el Tren Maya, más de la mitad de su extensión, de los cerca de 1,5000 kilómetros, son de las antigua vía del Tren de Sureste", comentó.

Sin embargo, los quejosos señalaron en el amparo que la suspensión concedida no prohibió a los militares continuar con las actividades que regularmente realizan en dicha Base Aérea sino únicamente impidió iniciar con la construcción del aeropuerto civil-militar proyectado por el gobierno federal.