Los estudiantes desaparecieron hace casi 5 años y la duda sigue abierta (Foto: Archivo)
Los estudiantes desaparecieron hace casi 5 años y la duda sigue abierta (Foto: Archivo)

Ante la liberación de Gildardo López Astudillo alías "El Gil", las organizaciones que acompañan a las familias de los 43 normalistas de Ayotzinapa señalaron que su sentencia absolutoria "confirma el fracaso judicial de la investigación" y que es consecuencia "de las irregularidades y violaciones graves a derechos humanos cometidos por la Procuraduría General de la República (PGR) de la anterior administración, hasta hoy impunes".

En un breve comunicado difundido por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh), las organización añadieron que la liberación de "El Gil", presunto integrante de la organización criminal Guerreros Unidos, muestra que la actual Fiscalía General de la República "no ha tomado ninguna medida para corregir las deficiencias de dichas acusaciones".

La mala praxis de las autoridades se vería reflejada en que un mayor número de acusados que presumiblemente cuentan con información sobre el paradero de los estudiantes, sean absueltos. Asimismo, evidencia que la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador no ha actuado con la firmeza necesaria para esclarecer el crimen.

"Es indispensable que se actué con más prontitud, con mayor coordinación y con más respaldo de todas las instituciones a la labor de la Comisión Presidencial para la Justicia y la Verdad", señalaron los organismos que coolaboran con los padres de familia.

Por otra parte, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) dijo que la liberación de Gildardo López muestra una debilidad, "la debilidad institucional en procuración de justicia, que esperemos que esto pueda rectificarse con la fiscalía autónoma".

Este martes, Luis Raúl González Pérez, presidente de la CNDH, sugirió al gobierno retomar las 220 propuestas de investigación y sus más de 128 recomendaciones.

"El Gil", lugarteniente de Guerreros Unidos

“El Gil” (Foto: PGR)
“El Gil” (Foto: PGR)

Gildardo López Astudillo es el presunto lugarteniente del grupo criminal acusado de tener un papel protagónico en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Su liberación ocurrió el sábado luego de que juez desestimara 81 de las pruebas presentadas en su contra.

"El Gil" se encontraba preso en el penal del Altiplano, en el Estado de México. En junio del año pasado un juez ya había desestimado el proceso en su contra por delincuencia organizada.

El último delito que lo mantenía detenido era el de secuestro, pero al considerar que las pruebas en su contra fueron recabadas de forma ilegal, mediante torturas y detenciones arbitrarias, el juez lo absolvió, recuperando así su libertad.

Una mujer protesta por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa (Foto: Reuters)
Una mujer protesta por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa (Foto: Reuters)

Fue detenido el 16 de septiembre de 2015 en Taxco, a pocos kilómetros de la ciudad guerrerense de Iguala. El entonces Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, dijo sobre él que "diversos imputados lo señalan directamente como el autor material de la desaparición de los 43 normalistas".

Según la declaración de otro de los presuntos implicados en el caso, López Astudillo fue quien notificó a Sidronio Casarrubias Salgado, líder de Guerreros Unidos, sobre la presencia de los estudiantes en la ciudad de Iguala.

Presuntamente, le dijo que formaban parte de "Los Rojos", el grupo rival de Guerreros Unidos. Su afirmación habría desatado la persecución y asesinato de los alumnos. "Nunca los van a encontrar, los hicimos polvo y los tiramos al agua", declaró el acusado en un mensaje de texto que mandó por teléfono al líder de la organización criminal. O al menos eso señaló la investigación de la extinta PGR.

"La verdad histórica" 

Una manifestación en reclamo por los 43 estudiantes de Ayotzinapa (Foto: EFE)
Una manifestación en reclamo por los 43 estudiantes de Ayotzinapa (Foto: EFE)

A pesar de que lo que la fiscalía mexicana sostuvo en todo momento, "El Gil" negó haber sido parte del ataque contra los estudiantes. Además, frente a un juez declaró haber sido torturado por parte de las autoridades. Según dijo, durante los interrogatorios lo golpearon y lo asfixiaron metiendo su cabeza en una bolsa de plástico.

En junio de 2019 salió a la luz un video sobre torturas a un detenido por la desaparición de los 43 normalistas, que confirmó que se violaron derechos humanos en la investigación.

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenó los actos de tortura que fueron revelados en el video, donde un sujeto indica que unos "12 o 13" estudiantes habrían sido entregados a "ministeriales" en el Tomatal, que es la entrada y salida a Chilpancingo. Luego habrían sido llevados a unas casas en Mezcala.

La ONU ha dicho en repetidas ocasiones que los actos de tortura y otras violaciones a derechos humanos en la investigación del caso Ayotzinapa no fueron eventos aislados, ni son ajenos a la forma en que operan las corporaciones de seguridad y justicia en México.