(Foto: especial)
(Foto: especial)

Reconocimiento de la 4T a juegos y sorteos

Los integrantes de la 4T se percataron de que una de las áreas que ha funcionado de forma correcta se encuentra en la Secretaría de Gobernación, de Olga Sánchez Cordero.

Se trata de la Dirección General de Juegos y Sorteos, a cargo de Luis Calvo Reyes, la cual, cumple con la expedición, supervisión y regulación de permisos para los juegos y sorteos con apuestas, y al mismo tiempo da el seguimiento puntual a las denuncias sobre actividades ilegales.

Y es que al equipo del presidente Andrés Manuel López Obrador le consta que se hizo una revisión exhaustiva entre 2012 y 2015 del sector, y ahora la industria del juego está en pleno apogeo. Se ha convertido en una de las más importantes para la economía al crear 50,000 empleos directos y 150,000 indirectos, además de dejar una derrama económica estimada en 3,500 millones de pesos.

Sumado a que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), hoy a cargo de Arturo Saldívar, avaló en enero de 2016 la legalidad de la Ley y de su Reglamento al considerar a sus autoridades, hablamos de SEGOB y la DGJS como los Reguladores del Sector.

Con esto, la 4T da un reconocimiento al órgano que lleva Calvo Reyes, al señalar que ha sido riguroso con el ordenamiento del sector y el cumplimiento de la legalidad, basta saber que mantiene una rigurosa inspección y operativos a casinos clandestinos, sumado a detonar el pago de impuestos.

No hay que olvidar que esta industria paga 4,700 millones de pesos en impuestos y aprovechamientos a nivel federal y unos 1,300 millones de pesos a nivel estatal y municipal.

Sin embargo, aún es pronto para precisar cuántos permisos otorgará el nuevo gobierno, pues desde 1953 existen 37 permisionarios reconocidos por la autoridad con 850 salas autorizadas, pero hoy sólo están abiertas 379 de ellas.

Siendo el sector turismo uno de los que ha volteado a ver las salas de apuesta, sobre todo al tener un mercado como el estadounidense y un ejemplo como la ciudad de Las Vegas a nuestro lado.

IMSS sin estado de derecho

Para nadie resultó extraño cuando el Congreso de la Unión dio a conocer que preparan un exhorto dirigido a Andrés Manuel López Obrador, con el fin de que envíe al Senado la terna para designar al nuevo titular de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), ya que permanece acéfala desde hace cuatro meses, momento en que Diana Bernal dejó el cargo.

Al momento permanece como encargado de la oficina, Luis Salinas, Subprocurador de Análisis Sistémico que no ha dado el ancho para dar seguimiento a los casos de denuncia que llegan hasta sus manos, pues en últimas fechas Reisco Operadora de Servicios S.A de C.V informó los excesos del IMSS, instituto que bajo la dirección de Zoé Robledo se ha negado a descongelar sus cuentas bancarias.

Resulta que la Subdelegación 10 Churubusco se ha negado a levantar el bloqueo a pesar de la resolución del Tribunal Superior de Justicia Administrativa (TSJA), que preside Carlos Chaurand Arzate, en la que determinó que liberaran las cuentas desde hace 10 meses.

Así ante la rebeldía del Instituto se espera que los órganos impartidores de justicia cumplan su labor, ya que el caso también fue enviado a la Fiscalía General de la República, de Alejandro Gertz Manero.

 Aeroméxico, mal y de malas

De esto y de aquello *** En Grupo Aeroméxico, de Javier Arrigunaga, las cosas no han pintado nada bien durante el primer semestre del año.

En el sector nos cuentan que la estrategia que ha emprendido su presidente no ha funcionado y la compañía reporta poco más de 2,370 millones de pesos de pérdidas netas de enero a junio.

Y para julio, la situación no mejoró, pues reportó una caída del 12.8% en el número de pasajeros transportados en sus rutas domésticas durante julio, con lo que, a lo largo de 2019, la aerolínea lleva una caída de 6.1 por ciento, en este rubro.

A lo anterior hay que sumarle que tiene aeronaves suspendidas y la batalla que sostiene en contra de Emirates Airlines, de Tim Clark, ante la apertura de la ruta CDMX-Barcelona-Dubái, en donde ya recibió un revés judicial.

Así, uno de los más señalados por el mal andar de la compañía es el presidente Javier Arriguinaga, quien en el sector es visto como un factor en detrimento de la competencia, situación que no gustó nada en la 4T. Y para cerrar, súmele el anuncio de la suspensión de sus servicios en al menos cinco destinos desde la Ciudad de México.