(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

El precio internacional del café se ubica por debajo de los 100 dólares el quintal (unos 46 kilogramos), lo que afecta a unos 500.000 productores mexicanos que apenas reciben un 8% del valor final en que se vende el producto.

Se trata de un "problema serio", según Víctor Villalobos, titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER). "Estamos muy preocupados por el precio y hemos tomado la iniciativa de convocar a los países productores de café del continente, de América Latina, para, de alguna forma, diseñar un esquema que nos haga tener mucho más voz para incidir en el precio del café", dijo ante varios medios de comunicación.

Según el funcionario, "hay una instrucción del presidente Andrés Manuel Lopez Obrador para tener un presupuesto específico para el café. Más o menos andamos en 80% de la distribución de los recursos".

El precio de medio kilo de café es de poco más de un dólar, de acuerdo con el Contrato C del mercado de Nueva York, que es el costo de referencia que presiona a muchos productores.

Cerca de 500 mil productores mexicanos son afectados por los precios mundiales del café, ya que apenas reciben ocho por ciento del valor final en que se vende el producto al público.

Así lo aseguró Arturo Hernández, presidente de la Asociación Mexicana de Cafés y Cafeterías (AMCCE), quien explicó que el margen de ganancia del 8% de los productores mexicanos podría orillarlos a dedicarse a otras actividades y dejar a un lado el cultivo de ese grano.

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

"La utilidad que deja una taza de café que se vende al público, luego de pasar toda la cadena de producción, el caficultor recibirá solo entre cinco y ocho por ciento de ese precio", resaltó el directivo.

Solo de un kilo pueden salir 100 tazas de café, que llegan a tener precios incluso de hasta 80 pesos, aunque depende de varios factores y combinaciones, y la producción del café de cada taza puede ser tan solo de siete pesos.

Arturo Hernández explicó que pese a la desaceleración económica y la circunstancia de la baja del precio, las cafeterías mexicanas podrían registrar un crecimiento inusual de hasta 30%, pues es una buena opción para emprender un negocio.

Y es que según Marcos Gottfried, especialista en la materia y director de Expo Café, muchas personas ven en una cafetería una buena opción para hacer un negocio propio y la inversión inicial puede ser de entre 250 mil a 300 mil pesos.

Ejemplificó que una cafetería con máquina de expreso puede representar una inversión de entre 300 mil a 400 mil pesos, sin contar la renta del local y otros imponderables. "Cuando el PIB baja, el negocio de las cafeterías sube. Esto tiene que ver con personas que perdieron el empleo y poner una cafetería es una muy buena opción".

El consumo per cápita en México es uno de los más bajos a nivel mundial, con apenas 1.6 kilos. En Colombia es de 4.5 y en Brasil, de 5.5 kilos, aunque es de 10 kilos en países como Finlandia y Alemania.

Con información de Notimex