Yamel fue liberada luego de permanecer 11 años presa. Foto: Twitter AsiLEGAL
Yamel fue liberada luego de permanecer 11 años presa. Foto: Twitter AsiLEGAL

Yamel vivió durante años la violencia de su pareja, hasta que un día no soportó más y decidió defenderse, hiriéndolo de muerte. Hacerlo, le costó pasar 11 años en prisión.

Yamel, madre de 3 hijos, había sido hospitalizada más de una vez por los golpes que recibía de su pareja e incluso presentó una denuncia en el Ministerio Público que fue declinada, debido a que el funcionario público argumentó que la denunciante "no tenía suficientes golpes".

De acuerdo con la página de Comunicación e Información de la Mujer (Cimac), el Ministerio Público también le negó la posibilidad de un acompañamiento psicosocial para salir del círculo de la violencia.

En marzo de 2008, después de ocho años de relación y al menos cuatro en los que padeció violencia de género, Yamel terminó con la vida de su expareja, en medio de una discusión.

Fue detenida y durante su juicio bajo el cargo de homicidio calificado en relación de parentesco no consanguíneo, el juez le dictó una condena de 16 años en el Centro de Readaptación Social (CERESO) de Baja California, al considerar que no se contaba con las suficientes pruebas para absolverla por ejercer su legítima defensa.

La fundación Asistencia Legal por los Derechos Humanos (AsiLEGAL) asumió la defensa de Yamel. La organización logró reducir la pena a 11 años con cinco meses y seis días, gracias a la Ley Nacional de Ejecución Penal en Baja California.

AsiLegal consideró que la audiencia de Yamel marca una pauta en torno la implementación de la Ley Nacional de Ejecución Penal en Baja California. "Se trata de una victoria prácticamente anunciada", pues los acuerdos probatorios entre la fiscalía, defensa y representante del Cereso, consiguieron una audiencia fluida y cómoda.

En ella, afirmó, cada una de las partes actuó "con buena fe" para promover un único deseo, que al terminó del análisis fue pronunciado por la juez de ejecución: "Salga y diga que la reinserción social sí existe".

Mediante un comunicado, la organización señaló que el caso de Yamel, visibiliza un escenario donde las mujeres quedan expuestas sin posibilidad de tener procesos legales justos, "de haber sido así, aplicar una perspectiva de género hubiera cambiado profundamente el futuro de la vida de Yamel. En el momento de su juicio, de cualquier manera, no fueron suficientes factores para extinguir su culpabilidad por defensa propia —y la defensa de uno de sus hijos—" describió, en un comunicado la organización.

Entrevistada por la organización, durante su primera cena en libertad, Yamel aseguró: "Es como volver a nacer, hasta el aire se respira diferente".

Y añadió: "Por supuesto que lo que más me emociona es reunirme con mis hijos, pero también ya quiero poder hacer las cosas por mí misma. Ahí dentro todo lo hacen por ti. Ya no más. Me emociona aprender a vivir de nuevo, quiero trabajar, conseguir una casa y, en su momento, reunirme con mis niños".

A pesar de la alerta de género, las mujeres mexicanas siguen siendo víctimas de violencia

La seguridad y protección a la integridad física de las mujeres está en constante incertidumbre según el OCNF (Foto: Facebook OCNFeminicidio México)
La seguridad y protección a la integridad física de las mujeres está en constante incertidumbre según el OCNF (Foto: Facebook OCNFeminicidio México)

El Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) acusó que la protección y garantía de los derechos de las mujeres no ha sido una prioridad de Estado, hecho que pone en riesgo la integridad de niñas y mujeres en México.

"Irresponsablemente, las políticas públicas en la materia, han sido reducidas al discurso y no a la implementación real, que impacte de manera positiva en la vida de las mujeres mexicanas", señaló el OCNF, conformado por 43 organizaciones de la sociedad civil ubicadas en 23 estados del país.

En un comunicado informó que 18 de las 32 entidades federativas, es decir, el 56% del territorio nacional, se encuentra formalmente declarado en Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVG).

Los estados de mayor preocupación son Veracruz, Guerrero, Jalisco, Morelos y el Estado de México, de acuerdo con la información oficial obtenida por el OCNF, que señaló: "A pesar de las 18 declaratorias de AVG que existen en el país, vemos con preocupación que no se han atendido las causas estructurales de la violencia contra las mujeres a nivel nacional".

También advirtió que tampoco se ha implementado un mecanismo que dé seguimiento puntual a la implementación efectiva y eficaz de las recomendaciones para revertir la situación y los contextos de violencia feminicida, emitidas por la Secretaría de Gobernación (SEGOB), a través de la Comisión Nacional para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres (CONAVIM)".

Recientemente, la oficina de ONU Mujeres dio a conocer un informe con datos que revelaron que cada día nueve mujeres son asesinadas en México. Seis de cada 10 mexicanas han sido víctimas de algún episodio de violencia a lo largo de su vida, el 41,3% ha sido víctima de agresiones sexuales.

"La violencia contra las mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más graves, extendidas, arraigadas y toleradas en el mundo", subrayó en un comunicado la ONU.

En México, los cuerpos de las mujeres son encontrados calcinados, maniatados, desnudos o semidesnudos, decapitados, con huellas de tortura y violencia sexual, señaló María Salguero, geofísica y creadora del Mapa de Feminicidios en México, en el que registra con base en publicaciones periodísticas los asesinatos de mujeres en el país.