Bertha tenía 25 años cuando fue brutalmente asesinada por sus vecinos por nimiedades de convivencia, todo frente a sus hijos Foto: Facebook
Bertha tenía 25 años cuando fue brutalmente asesinada por sus vecinos por nimiedades de convivencia, todo frente a sus hijos Foto: Facebook

Bertha Luz Salazar tenía 25 años, era madre de dos niños de siete y cinco años que estaban con ella el día de su asesinato. El viernes 2 de agosto a las 18 hrs. salió de la casa de su madre junto a sus pequeños, en la Colonia Buenavista en Iztapalapa, Ciudad de México. En el trayecto mandó mensajes a su esposo para informarle lo que haría de cenar y después llegó a la casa que rentaba, donde moriría de forma trágica minutos más tarde.

Comenzó a hacer limpieza en la vivienda y después sacó a lavar los trastes al área común, afuera del departamento donde se le acercó una mujer de nombre Ana "N", quien era cuñada de Rosa, la dueña de la casa que Bertha rentaba y comenzó a discutir con ella por nimiedades de convivencia.

Las hijas y el esposo de Ana se metieron a la discusión que subió de tono y golpearon a Bertha entre todos, cuando la mujer sacó un cuchillo y comenzó a apuñalar a la joven madre mientras los demás la agarraban de los brazos.

Al escuchar los gritos los pequeños hijos de Bertha salieron y vieron toda la violenta escena donde golpeaban y apuñalaban a su madre, intentaron intervenir pero los mayores los aventaron mientras suplicaban que la dejaran de golpear.

La pequeña hija de Bertha tomó el celular de su madre e intentó enviar un mensaje de voz por Whats app a su papá para que regresara a casa de urgencia, pero el mensaje no salió, ya no tenía saldo, sin embargo las graves heridas de la mujer ya eran mortales.

El hijo de Rosa de 10 años, quien era amigo de los niños, hijos de  la víctima, también presenció la terrible escena y de forma instintiva corrió a avisar a la madre de Bertha que vivía a unas pocas calles de ahí, con la esperanza de salvarle la vida.

Cuando su madre llegó pidió ayuda a vecinos para llevarla de emergencia al hospital, donde ya no llegó con vida. Tenía un corte largo en el ante brazo derecho y otro profundo desde el abdomen hasta un costado de la espalda y varias puñaladas más en el centro del estómago, fueron las que acabaron su vida.

Los pequeños niños, hijos de Bertha, relataron que no conformes con golpearla y apuñalarla el esposo de Ana aplastó varias veces el vientre de su madre cuando ya se encontraba agonizando en el piso, lo que provocó que perdiera mucha sangre más rápido y su muerte fuera inevitable.

Familia denuncia inacción por parte de las autoridades

El esposo de Bertha relató al portal del Facebook Los machos nos matan que a él le avisó de lo acontecido con su esposa poco tiempo después del hecho, pero ella ya estaba muerta, acababa de comunicarse con ella cuando dejó de contestar pero nunca imaginó que sería por que la estaban asesinando.

"Nosotros llegamos ahí a vivir hace mas de dos años, le rentamos esa pequeña vivienda a Rodolfo (hermano de Ana Laura -quien apuñaló a Bertha-) y a su esposa Rosa quien también presencio los hechos donde le arrebataron la vida a mi esposa y sólo se quedó viendo lo que le hacían sus familiares sin intervenir. Un día antes yo había pagado la renta", detalló la pareja de la mujer asesinada.

A más de 20 días del homicidio no se ha dado con los responsables y la familia asegura que ni siquiera los están buscando.

Bertha fue asesinada en la Colonia Buenavista en la alcaldía Iztapalapa, Ciudad de México
Bertha fue asesinada en la Colonia Buenavista en la alcaldía Iztapalapa, Ciudad de México

"Quiero que las autoridades hagan su trabajo, que sean eficientes en sus funciones para lograr la captura de los asesinos y luego sentenciarlos, ya hemos sido amenazados e intimidados con la presencia de personas cortando pistola y vehículos vigilándonos, ya está todo en actas pero temo por nuestras vidas y las de mis hijos. Hemos sido amenazados, calumniados e insultados en redes sociales por la familia de estas personas. Solamente quiero justicia y lucharé por ella porque ya nos arrebataron lo que más queríamos", expresó.

Por su parte el papá de Bertha aseguró al portal SinEmbargo que la investigación del crimen cuenta con varias irregularidades, y que "pese a todas las pruebas" aún no se ha librado la orden de aprehensión contra los cincos sospechosos.

Acusó que una de las principales irregularidades es que la escena de crimen no fue acordada de manera inmediata, sino hasta días después, y con ello les dieron tiempo a los sospechosos a limpiar la escena del crimen.

"Hubo muchas irregularidades en todo. Yo tengo entendido que cuando hay un asesinato, llega la patrulla y acordonan todo, pero en el caso de mi hija nunca acordonaron nada. Eduardo dice que no se explica porque las autoridades no acordonaron la escena".

El padre agregó que otra de las irregularidades es que al parecer "desapareció", la declaración que hizo inicialmente la madre de Bertha "todo lo que declaró, lo hicieron perdidizo, y en la declaración solo aparece lo mío, y lo que declaró la dueña de la casa".

"A mi yerno le dijeron inicialmente que él no podía dar declaración porque no era el papá biológico de mis nietos, o sea, que hicieron un mega relajo, y hasta ahorita estamos esperando las ordenes de aprehensión, y hasta ahorita, ya son 20 días y nada", dijo.

La familia considera que, por preservar la escena del crimen, se perdió evidencias vitales para el proceso penal, entre ellas, el arma del delito.
Los peritos se presentaron como 14 días después de que sucedieron los hechos, comentó el padre.

"Pero para ese entonces, los mismos de ahí lavaron toda la sangre. Se supone que, si había una patrulla, los policías no debieron permitir que limpiaran todo, pero nunca apareció la patrulla, y como tenemos el periódico, ahí aparece que patrulla estaba. Además, difundieron todo el caso a conveniencia de los mismos asesinos".

"Las autoridades hasta ahorita no nos dan respuesta de nada . Pues de qué se trata, ¿a poco quieren que haga uno justicia por su propia mano?", reprochó.

Y añadió: "Mis nietos todavía se despiertan chillando y aterrorizados, yo creo que por el recuerdo de lo que pasó. No es justo. Nosotros lo único que queremos y pedimos es justicia".

La familia de la víctima también solicitó la colaboración de la sociedad, que, en caso de reconocer y ubicar a los sospechosos de informes a las autoridades para su pronta captura.