La Fiscalía General del Estado de Veracruz informó sobre la detención del probable homicida de miembro de la comunidad LGBT (Foto: Twitter/FGE_Veracruz)
La Fiscalía General del Estado de Veracruz informó sobre la detención del probable homicida de miembro de la comunidad LGBT (Foto: Twitter/FGE_Veracruz)

El guatemalteco Luis Humberto "N" fue detenido por su probable responsabilidad en el asesinato de Miguel Ángel Medina  , miembro de la comunidad LGBTTTIQA, cuyo cuerpo fue hallado en el municipio de Acayucan, Veracruz. 

De acuerdo a la Fiscalía General del Estado de Veracruz, el detenido es presunto integrante de la organización delictiva "Mara Salvatrucha".

El hecho por el que se le investiga  a Luis Humberto se suscitó el pasado 9 de agosto en las inmediaciones del panteón municipal, donde privó de la vida a la víctima, abandonó su cuerpo semidesnudo y huyó del lugar.

Luego de que fueran recabados datos de pruebas fehaciente, la fiscalía regional de Coatzacoalcos integró la correspondiente carpeta de investigación e identificó al probable responsable, por lo que solicitó a un juez de control una orden de aprehensión.

Como se registra en el Proceso Penal 222/2019, al hombre de nacionalidad guatemalteca le fue imputado el delito de homicidio doloso calificado y se le impuso en contra la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa por el término de dos años, quedando programada la audiencia de vinculación a proceso para el próximo 20 de agosto del año en curso.

La Fiscalía de la entidad ya investiga el hecho en el que murió un activista de la comunidad LGBT (Foto: Twitter/FGE_Veracruz)
La Fiscalía de la entidad ya investiga el hecho en el que murió un activista de la comunidad LGBT (Foto: Twitter/FGE_Veracruz)

Miguel Ángel Medina, de 21 años, fue encontrado muerto un día después de haberse reportado como desaparecido, tras acudir a un evento cultural en Acayucan.

De acuerdo a medios locales, el joven presentaba señales de abuso sexual, además se presume murió por pedradas en la cabeza. 

Familiares y amigos, consideraron que el ataque contra el joven se debió a un crimen de odio por sus preferencias sexuales.

Quiénes son la "Mara Salvatrucha", el peligroso grupo criminal de Centroamérica 

La cárcel es uno de los ambientes naturales de los miembros de la MS-13
La cárcel es uno de los ambientes naturales de los miembros de la MS-13

Noticia actualizada el 6 de febrero 2019

Asesinato, extorsión, tráfico de drogas y de personas, control territorial y "protección", en medio de una estética de cuerpos tatuados, pertenencia hasta la muerte, cultura carcelaria y el calor agobiante de Centroamérica.

Así es el día a día de las maras, las temibles organizaciones criminales distribuidas principalmente en Guatemala, El Salvador y Honduras, pero cuyas ramificaciones se han extendido en toda Sudamérica y los Estados Unidos, dejando un rastro incalculable de muerte.

El proprio presidente Trump se refirió a las maras en su segundo discurso sobre el Estado de la Unión, citando a "la salvaje pandilla MS-13".

Es que, entre todas las pandillas, la Mara Salvatrucha, o MS-13 (nombre formado por las dos iniciales más el número que haría referencia al lugar de la letra "m" de Mara en el alfabeto), es, quizá, la más famosa y legendaria y tiene su base justamente en esos tres países, el también llamado Triángulo del Norte, uno de los lugares más peligrosos del planeta sin contar a los países en guerra.

Su larga historia se remonta a la década de 1980 y a las calles de Los Ángeles, Estados Unidos, que de repente comenzaron a recibir un intenso flujo migratorio desde El Salvador, entonces envuelto en una larga y cruenta guerra civil.

La principal actividad de la Mara Salvatrucha es el control territorial mediante la extorsión (AP)
La principal actividad de la Mara Salvatrucha es el control territorial mediante la extorsión (AP)

El germen de la MS-13 se gestó allí ofreciendo protección para los recién llegados, que con frecuencia recibían maltratos de parte de otras pandillas latinoamericanas y se sentían discriminadas por las fuerzas de seguridad estadounidenses.

Poco después, la Mara Salvatrucha se dedicó también al tráfico de personas que intentaban dejar la guerra civil y buscar un lugar en los Estados Unidos.

Estas dos primeras ocupaciones ilegales de la Mara le generaron un conflicto con otras organizaciones criminales en Los Ángeles, y para la década de 1990, en las calles de esta gran ciudad de California se vivía casi otra guerra civil, en especial entre la Salvatrucha y sus archirrivales del Barrio 18.

Por esta razón, y aprovechando el fin del conflicto en el El Salvador en 1992, las autoridades estadounidenses comenzaron a deportar en masa a los salvadoreños ligados a la MS-13.

El origen de la Mara Salvatrucha se remonta a los inmigrantes salvadoreños en las calles de Los Ángeles (AP)
El origen de la Mara Salvatrucha se remonta a los inmigrantes salvadoreños en las calles de Los Ángeles (AP)

La vuelta a la patria llevó a un viraje en las actividades del grupo hacia el narcotráfico y narcomenudeo, el sicariato, la extorsión a pequeños comercios e instituciones, secuestro y tráfico de armas, cobro de peajes, de acuerdo al periódico nicaragüense La Prensa, y su crecimiento explotó muchas veces apoyado en la difícil situación socioeconómica en la región y el desamparo general sufrido por los jóvenes de bajos recursos.

Saltaron la frontera de El Salvador hacia Guatemala y Honduras, lanzando luego avanzadas a lugares tan lejanos como la Argentina y de vuelta también a los Estados Unidos.

Su particular nombre, que inspira terror entre las personas y preocupación entre los Gobiernos, al punto de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció su intención de combatirla durante su último discurso ante el Congreso hace diez días, tiene diferentes explicaciones.

La más conocida se refiere a las hormigas marabuntas halladas en el Amazonas, insectos que viven en comunidades numerosas (pueden superar el millón) y que avanzan por la selva formando grandes columnas que arrasan con todo lo que se encuentra a su paso. De la misma forma, las maras tienen un poder destructivo basado en su gran número y violento accionar.