(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

El presidente de México,  Andrés Manuel López Obrado,  reiteró hoy que en su gobierno no hay perseguidos políticos, pero tampoco habrá impunidad si existen pruebas de actos ilegales cometidos por funcionarios de sexenios anteriores o del actual.

"Desde que tomé posesión dejé en claro que no iba a haber persecución política, que no es mi fuerte la venganza. En el caso Peña, incluso le hice un reconocimiento porque, a diferencia de otros presidentes, él no se metió para hacer un fraude como se padeció en el 2006, fundamentalmente; pero ni siquiera los que hicieron el fraude del 2006 los estamos persiguiendo, ¿o no hubo fraude en el 2006? ".

López Obrador agregó: "Ni modo que porque me sacó la lengua o porque me robó la Presidencia, mmm, ya vas a ver. No somos iguales".

(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

"Ni siquiera a los que nos hicieron el fraude del 2006 los estamos persiguiendo", dijo en su conferencia de prensa matutina.

Expresó que, desde su perspectiva, es más importante "la condena al régimen neoliberal" que a las personas que ocuparon los cargos.

"Pero no, mire, yo tengo un concepto de justicia amplio y creo que hay que castigar a los que cometen errores, pero, sobre todo hay que evitar que se continúe con el régimen de saqueo. Y más que a la condena a los hombres o que la condena a los hombres, pienso más en la condena al régimen, al modelo neoliberal, porque eso es lo más dañino, mucho más dañino.", explicó  López Obrador.

(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

El mandatario mexicano aseguró que "no se persigue a nadie, hay procesos que están en curso y ni modo que los voy a detener, que le voy a hablar a (Alejandro) Gertz: 'Oye Alejandro, ahí te van a hacer un plantemiento de mi parte y mando a una paloma o pájaro mensajero a que le lleve una petición, eso no, eso se acabó'".

Afirmó que no ha hablado por teléfono una sola vez con el titular de la Fiscalía General de la República (FGR), pues "ya no es como antes", cuando "el presidente le daba órdenes, donde se hacían acuerdos políticos".

"Cuando hay información, lo que digo es que procedan. Hay pruebas de corrupción, procedan, ah pero se trata de no sé quién, procedan. Esa es la diferencia, como también si no hay pruebas, pues no se puede", expuso el jefe del Ejecutivo.

(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

También,  en la su tradicional conferencia de prensa, el mandatario mexicano anunció hoy  que agilizará la presentación de una iniciativa para liberar a miles de personas que se encuentran de manera injusta en las cárceles del país.
"Me hicieron llegar un expediente de más de tres mil mujeres que no tienen por qué estar en la cárcel. El procedimiento para liberarlas, de desistimiento de acción penal, es muy complicado", expuso en su conferencia de prensa matutina.

Por ello, dijo que analiza con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y con el consejero jurídico, Julio Scherer, los términos en que será presentada una propuesta de Ley de Amnistía.

(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

"Quiero que, en caso de proceder, sea una inicialtiva de carácter preferente para que lo más pronto posible se resuelva, tenemos que buscar bien quiénes podrían ser beneficiarios de esta amnistía, bajo qué condiciones", señaló.

El mandatario dijo que está a la espera de la opinión técnica y jurídica de Sánchez Cordero y Scherer porque tenemos el compromiso de liberar a quienes están en las cárceles, pero es difícil el procedimiento".