Aunque los argumentos que han dado son variados, el titular de la Profeco considera que los amparados “algo quieren esconder”. (Foto: Cuartoscuro)
Aunque los argumentos que han dado son variados, el titular de la Profeco considera que los amparados “algo quieren esconder”. (Foto: Cuartoscuro)

A inicios de junio, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) descubrió que en varias gasolineras de la República Mexicana se utilizan hardwares con el fin de engañar a los consumidores y despachar menos litros; sin embargo, hasta el momento se han contabilizado 46 amparos que impide a la institución la revisión de las máquinas.

De acuerdo con Ricardo Sheffield Padilla, titular de la Profeco, comentó que los amparos son en contra de la Norma Oficial Mexicana (NOM) 185, la cual es la que otorga a la procuraduría del consumidor la capacidad de inspeccionar la herramienta que se utiliza en las bombas despachadoras de gasolina.

El mismo funcionario informó que los recursos jurídico han sido promovidos por razones sociales que pertenecen a cinco estaciones, es decir que se trata de menos de 200 gasolineras (en el país hay un total de 12,500) las que estarían bajo la protección legal contra revisiones por parte de las autoridades.

Aunque los argumentos presentados por los dueños de las estaciones don variados entre sí, las autoridades coinciden en que en el fondo no quieren que se aplique la norma a partir de la cual pueden revisar las bombas, pues las gasolineras que se están amparando "algo quieren esconder".

Los estados con más quejas sobre las despachadoras de combustibles son Jalisco, Guanajuato, Estado de México, Ciudad de México y Monterrey. (Foto: Cuartoscuro)
Los estados con más quejas sobre las despachadoras de combustibles son Jalisco, Guanajuato, Estado de México, Ciudad de México y Monterrey. (Foto: Cuartoscuro)

Desde la Procuraduría informaron que los estados en donde se presentan más quejas respecto a las despachadoras de combustibles son Jalisco, Guanajuato, Estado de México, Ciudad de México y Monterrey.

La NOM 185 entró en vigor en marzo y faculta a la Profeco para revisar los programas informáticos y sistemas electrónicos que controlan el funcionamiento de los sistemas para medición y despacho de gasolina, pero el organismo sólo podrá ejercer esta facultad a partir de octubre de 2020, según la última actualización de la NOM, que es de abril pasado.

Cómo funciona "El Rastrillo"

A comienzos de junio, Sheffield informó que se habían descubierto irregularidades en varias estaciones despachadoras de gasolina, pues habían hallado equipos adaptados para alterar los litros de producto vendido a los consumidores y así no entregar la cantidad completa.

"Procedimos más allá y abrimos una caja que está dentro de la bomba, volteamos la tarjeta que controla la bomba y encontramos la clara diferencia entre cómo es la tarjeta de fábrica y cómo es la que se le adapta un hardware".

Del lado izquierdo se ve la caja blanca que adaptan para manipular la cantidad de litros a vender (Foto: Captura pantalla)
Del lado izquierdo se ve la caja blanca que adaptan para manipular la cantidad de litros a vender (Foto: Captura pantalla)

"El Rastrillo" fue el nombre con el que la Profeco llamó a este dispositivo con el que alguien puede modificar a distancia la cantidad de combustible que se despacha en la estación de servicio únicamente apretando un botón.

"Aparentemente no es 'pirata' porque pareciera que el mismo fabricante está vendiendo 'por debajo del agua' el 'rastrillo', porque si no, no se podría adaptar a la tarjeta", explicó el titular de la Profeco en una de las conferencias matutinas del presidente.

Desde la institución que busca combatir las malas prácticas que sufren los consumidores informaron que la gasolinera que más roba combustible en el país es la ubicada en el kilómetro 20+360 de la carretera federal Amozoc-Teziutlan (en Acajete, Puebla), pues ahí se quedaban con poco más de tres litos por cada 10 que vendían.

Con el fin de buscar gasolineras tanto con los precios más altos como los más bajos de la zona para ayudar al consumidor a gastar menos y planificar la recarga de combustible en su automóvil, la Profeco desarrolló la aplicación para dispositivos móviles Litro x Litro.

A través de la aplicación será posible levantar una queja ante la Profeco.
A través de la aplicación será posible levantar una queja ante la Profeco.

Además, en ella se podrán presentar denuncias y quejas respecto a las irregularidades que los usuarios encuentren en la venta del combustible y un aspecto favorable es que pueden ser anónimas.

Su funcionamiento se basa en ubicar establecimientos en un radio que va desde un kilómetro a 19, además, se podrá elegir alguna estación con un tipo de gasolina determinado que se requiera, además de las más caras y baratas a partir de una clara señalización.

Sobre las denuncias de los usuarios, el titular de la dependencia, Ricardo Sheffield, explicó que si el usuario le permite acceder a su ubicación, la Profeco puede programar una visita al establecimiento para constatar los datos presentados en la queja.