López Obrador ha tenido una relación contenciosa con los organismos internacionales desde que asumió como presidente en diciembre pasado (Foto: Andrea Murcia/ Cuartoscuro)
López Obrador ha tenido una relación contenciosa con los organismos internacionales desde que asumió como presidente en diciembre pasado (Foto: Andrea Murcia/ Cuartoscuro)

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tiene una larga historia de críticas contra distintos organismos internacionales, como el Fondo Monetario internacional (FMI), las agencias calificadoras e incluso los periódicos extranjeros.

Este miércoles, el mandatario de 65 años le sumó una nueva página a su libro de ataques contra estas instituciones al opinar que no le tiene confianza al FMI, que "impuso la política económica neoliberal que causó muchas desgracias en México".

El presidente mexicano fue más allá. "Todos estos organismos deberían ofrecer disculpas al pueblo de México, hacer autocrítica", dijo. "Deberían decir 'lo que propusimos resultó un fracaso, le causamos un grave daño a los mexicanos, dijimos que había que disminuir el Estado y apostar al mercado' y que, válgame dios, eso le traería la felicidad a la gente", agregó.

La relación entre el gobierno mexicano y el FMI ha pasado de los elogios a las críticas (Foto: Presidencia de México)
La relación entre el gobierno mexicano y el FMI ha pasado de los elogios a las críticas (Foto: Presidencia de México)

Durante su rueda de prensa, López Obrador mantuvo su proyección de que la economía mexicana crecerá 2% este año y aseguró que "las recetas" del FMI llevaron a la destrucción de la Pemex y a que "se desatara la inseguridad, la violencia en el país".

Y añadió: "Entonces cómo van a estar ahí opinando, qué autoridad moral tienen, con todo respeto".

Pero los señalamientos del tabasqueño no son nuevos. Ya en enero, aseguró que la agenda de estos organismos internacionales “ya no rifa”. “No nos van a imponer su agenda desde el extranjero”.

En aquel momento, López Obrador se refería a las reformas estructurales (entre ellas la educativa, la fiscal, la laboral y la energética) que se llevaron a cabo con su antecesor, Enrique Peña Nieto (2012-2018). “Nuestra agenda es combatir la corrupción y que haya un crecimiento económico para bienestar del pueblo”, dijo en su momento.

López Obrador no sólo tiene abiertos frentes a nivel local, sino también con instituciones en el extranjero (Foto: Cuartoscuro)
López Obrador no sólo tiene abiertos frentes a nivel local, sino también con instituciones en el extranjero (Foto: Cuartoscuro)

También en enero, apenas un mes y medio después de haber asumido el mando del gobierno federal, el mandatario mexicano aseguró que la calificadora Fitch Ratings era “muy hipócrita” al cambiar la evaluación de Pemex.

“Estos organismos permitieron el saqueo y que ahora den una mala calificación es muy hipócrita, ellos avalaron la reforma energética, sabían que la inversión extranjera no llegó, que no hubo incremento en la inversión de Pemex, y nunca dijeron nada“, cuestionó.

Para López Obrador, las agencias como Fitch están “inconformes” con el cambio de la política económica de su gobierno y “están molestos, por eso tratan de desprestigiarnos“.

Hace un mes, el titular del Ejecutivo volvió a arremeter contra Fitch y también sumó a Moody's a sus reproche. "Las fallas que tienen los expertos es que aplican la misma metodología desde hace tres décadas, no toman en cuenta la variable de corrupción", expresó, además de precisar que no son "objetivas ni profesionales".

Fitch Ratings ha bajado la calificación de Pemex, desatando la furia del gobierno de López Obrador (Foto: Archivo)
Fitch Ratings ha bajado la calificación de Pemex, desatando la furia del gobierno de López Obrador (Foto: Archivo)

Sus comentarios se dieron tras las últimas calificaciones a la baja tanto de la deuda soberana como de Pemex. Fitch Ratings bajó la calificación crediticia de largo plazo, para moneda local y extranjera, de Pemex de BBB- a BB+, con perspectiva negativa luego de que disminuyó la calificación soberana de México de BBB+ a BBB.

Por su parte, Moody's cambió la perspectiva de la deuda soberana para México de estable a negativa al estimar que el país tendrá en el 2019 un "año difícil", e hizo lo mismo para Pemex.

"Tengo mis propios datos", expresó López Obrador, una frase que se ha popularizado, ya que ejemplifica la postura del presidente mexicano ante posturas antagónicas a la suya. "Sostenemos que vamos bien, la economía va a crecer el 2% este año", aventuró.

Pero, a pesar de la dureza de sus comentarios, aseguró que no busca ofender a las calificadores y que es "respetuoso de ellas".

Moody’s también ha emitido una serie de notas negativas a México desde la llegada al poder de López Obrador (Foto: Archivo)
Moody’s también ha emitido una serie de notas negativas a México desde la llegada al poder de López Obrador (Foto: Archivo)

Moody's, sin embargo, no se tomó la crítica a la ligera. "El tema de la corrupción siempre ha incidido en la calificación", expresaron como respuesta a las críticas del presidente mexicano, asegurando que además tomaban en cuenta factores como la susceptibilidad a eventos de riesgo, donde el país flaquea.

El tabasqueño incluso ha sido crítico con periódicos extranjeros. En mayo, se mostró en desacuerdo con The New York Times. "Les puedo decir de manera categórica que no hay corrupción tolerada desde el gobierno, ya empezamos a limpiar, que no existe impunidad", explicó.

El periódico estadounidense había publicado en sus páginas un artículo que aseguraba que el mandato de López, en sus primeros seis meses, era muy parecido al de sus antecesores, a pesar de las promesas de transformación y cambio.

López Obrador ha sido crítico incluso con periódicos  extranjeros que cuestionan la “transformación” que está llevando a cabo (Foto: Cuartoscuro)
López Obrador ha sido crítico incluso con periódicos  extranjeros que cuestionan la “transformación” que está llevando a cabo (Foto: Cuartoscuro)

Pero, incluso, a pesar de que suele ser uno de los más duros con los organismos internacionales, López Obrador no ha dudado en usarlos para legitimar sus dichos.

En febrero, acusó al ex presidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) de haber sido el responsable durante su mandato de que la desigualdad económica se profundizara en el país.

"Tengo las pruebas", explicó López Obrador. "Puedo probar, con información del Banco Mundial, que en el sexenio en el que más crecen las diferencias es en el sexenio de Salinas, es cuando se entregan los bienes del pueblo y hay una política privatizadora", detalló.