El Consejo Ciudadano de la Ciudad de México ha detectado un nuevo “modus operandi” de los estafadores a automovilistas en el Periférico. (Foto: Andrea Murcia /Cuartoscuro)
El Consejo Ciudadano de la Ciudad de México ha detectado un nuevo “modus operandi” de los estafadores a automovilistas en el Periférico. (Foto: Andrea Murcia /Cuartoscuro)

Por lo menos 10 fraudes a automovilistas han sido detectados por el Consejo Ciudadanos de la Ciudad de México sobre Periférico, la cual es una de las vías más concurridas de la capital, en un periodo de dos semanas tan sólo durante el mes de julio.

De acuerdo con el organismo, son cuatro los delincuentes que trabajan bajo un modus operandi que se basa en hacer creer que el automóvil de una persona tiene una falla mecánica y así aprovechar para sacarles dinero con las reparaciones que supuestamente necesita su vehículo.

El Consejo Ciudadano ha advertido que primero visualizan tanto a las personas como a sus autos para después interceptarlos sobre la autopista del Periférico. A esta forma de operar la han bautizado como "fraude mecánico", pero aún no se conoce si los integrantes de estas células fraudulentas forman parte de un grupo o trabajan individualmente.

El proceso comienza con un periodo de observación de la gente y sus autos dentro de un lugar cerrado como plazas o centros comerciales. Ahí, mientras los vehículos se encuentran estacionados y sin supervisión, es cuando actúan, a veces pican las llantas o les producen otro tipo de fallas.

Los sujetos fingen hacer composturas para sacarle dinero a las personas. (Foto: Cuartoscuro)
Los sujetos fingen hacer composturas para sacarle dinero a las personas. (Foto: Cuartoscuro)

Después, los sujetos alcanzan a quien tiene un problema, se lo notifican y hacen que se orille. Ahí es cuando ofrecen su ayuda, fingen llamar a personas de diferentes aseguradoras quienes también pretenden contribuir.

En otras ocasiones, los defraudadores los llevan a un taller mecánico en específico para realizar las reparaciones, no obstante, resulta que éste también está en contubernio con los delincuentes.

Según los casos reportados por el Consejo Ciudadano, las personas que han sido víctimas han dado diferentes cantidades de dinero y las más altas llegaron hasta los 40 mil pesos. Incluso en varias ocasiones, los sujetos acompañaron a los afectados hasta una sucursal bancaria o a su domicilio.

El fraude puede llegar a durar entre 40 minutos y una hora y según el presidente del Consejo Ciudadano, Salvador Guerrero Chiprés, el 30% de los casos ha ocurrido en la alcaldía Gustavo A. Madero, 20% en Coyoacán, otro 20% en Benito Juárez y otro 10% en demarcaciones como Miguel Hidalgo y Venustiano Carranza.

Las principales víctimas son mujeres mayores de 60 años que transitan sobre una de las vías más concurridas de la ciudad. (Foto: Rogelio Morales /Cuartoscuro)
Las principales víctimas son mujeres mayores de 60 años que transitan sobre una de las vías más concurridas de la ciudad. (Foto: Rogelio Morales /Cuartoscuro)

Además, el organismo señaló que el perfil de la víctima es muy particular, pues comúnmente son mujeres de una edad mayor a los 60 años. Con el fin de aminorar la incidencia de este fraude, algunas recomendaciones para los conductores son que el automovilista revise su vehículo antes de encenderlo.

En este sentido es importante revisar la parte interior de las llantas para que no haya ninguna anomalía. Si el conductor se detuvo, entonces debe procurar hacerlo en un lugar en donde haya una cámara de vigilancia del gobierno de la ciudad, así como no permitir que otra persona contacte a un seguro, siempre lo debe hacer el afectado desde su celular.

El fraude hacia los conductores en las calles de la ciudad no es un práctica extraña, ya que se han logrado identificar varias formas de sacar dinero a la gente engañándola. Uno muy similar al que recién denunció el Consejo Ciudadano es aquel en el otras personas se presentaban como empleados de compañías aseguradoras y a partir de ese argumento obtenían dinero.

A mediados del año pasado, otra forma estafar que fue común en las calles de la Ciudad de México se basó en que una persona con un auto previamente dañado, producía un choque y a partir de los daños que supuestamente ocasionaban, buscaban sacar dinero a la víctima.