Las personas reclutadas son en trenadas para distintas tareas ilegales, entre ellas, el sicariato  (Foto: Archivo)
Las personas reclutadas son en trenadas para distintas tareas ilegales, entre ellas, el sicariato  (Foto: Archivo)

Los cárteles de la droga en México intensificaron el reclutamiento de niños y adolescentes en la búsqueda de mano de obra desechable que abarate sus costos de operación alertó la organización Insight Crime, especializada en temas de seguridad.

En 2015, un informe de la Comisión Interamericana para los Derechos Humanos (CIDH) estimaba que había 30.000 niños y adolescentes trabajando activamente con organizaciones criminales en México.

A finales de 2018, se estimaba que la figura había aumentado en 150%, hasta llegar a unos 460,000 menores, según el Secretario de Salud Pública de México, Alfonso Durazo.

Los cárteles han intensificado la contratación de menores de edad de ambos sexos. A las niñas se les usa como mulas y para prostituir, mientras que a los hombres los utilizan como espías en pueblos y barrios y, si sobreviven, los capacitan para ser sicarios.

Algunos menores son usados en los campos de cultivo de amapola (Foto: Archivo)
Algunos menores son usados en los campos de cultivo de amapola (Foto: Archivo)

Un estudio de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) señaló que estos grupos reclutan a niños para que sirvan como vigías e informantes y para el envío de droga. A los 12 años, los usan para cuidar escondites, y a los 16 años, son obligados a realizar delitos más violentos —muchas veces armados— como extorsión, secuestro y homicidios. A las niñas por lo general se las obliga a empacar y transportar drogas, y el abuso sexual es algo común.

Las autoridades mexicanas no llevan un registro centralizado de casos de reclutamiento infantil, pero las organizaciones de la sociedad civil afirman que el fenómeno ha aumentado en áreas donde los grupos criminales han reforzado su presencia y necesitan más mano de obra.

El 10% de los 50.000 niños y adolescentes de todo México que participaron en una encuesta oficial en 2012 señalaban que los grupos criminales intentaban reclutarlos. Casi el 18% de ellos residían en el estado de Chihuahua, que con Sinaloa y Durango conforma lo que se conoce como el "Triángulo Dorado".

En esa zona del país se obliga a los menores a trabajar en cultivos de marihuana y amapola y en laboratorios de drogas sintéticas, mientras que en el estado de Guerrero, se les recluta para trabajar en los campos de amapola.

"Se recluta a niños desde los ocho años de edad para abrir con una lanceta el bulbo de la amapola (con el fin de extraer la goma que se usará para la elaboración de opio) porque sus manos son pequeñas, lo que ayuda con la gran fragilidad de los bulbos", explicó a Insight Crime Juan Martín Pérez García, director de Redim.

Los niños y adolescentes se han visto afectados por el aumento de la violencia en México, con un promedio de cuatro muertes violentas diarias, más que en años anteriores, según el último informe de UNICEF.

Con frecuencia se obliga a los niños y a los adolescentes a realizar tareas que son especialmente peligrosas y que los ponen en riesgo de ser privados de la libertad.

Los cárteles tienen campos de entrenamiento en distintas partes del país (Foto: archivo)
Los cárteles tienen campos de entrenamiento en distintas partes del país (Foto: archivo)

El director de la Redim señaló que las cifras muestran un deterioro de la situación en todo el país, más un aumento de los arrestos de adolescentes por delitos relacionados con armas, narcóticos y secuestros.

"El reclutamiento forzoso que vemos en México es similar a la situación que se vive con los niños soldados en África y Colombia. Todos los grupos los usan. El hecho de que haya un creciente número de arrestos de adolescentes por cargos graves muestra que los grupos criminales los están usando en mayor número", comentó.

"Los grupos no pretenden formar nuevos líderes. No pierden nada si arrestan o asesinan a los chicos, porque pueden simplemente reclutar nuevos. Y si los grupos piensan que el menor los ha puesto en evidencia, solo los matan", expresó.