Los sismos ocurren gracias a pequeñas fallas geológicas activas en el subsuelo del Valle de México. (AFP)
Los sismos ocurren gracias a pequeñas fallas geológicas activas en el subsuelo del Valle de México. (AFP)

Esta mañana tres sismos de baja intensidad despertaron a los habitantes de la Ciudad de México. Los movimientos tuvieron su epicentro en las alcaldías Miguel Hidalgo y en Álvaro Obregón, por lo que fueron percibidos en estas zonas sin que se registren daños mayores. ¿Pero por qué tiembla en la capital del país?

En México es una zona sísmica donde ocurren varios eventos de este tipo al día. La sismicidad detectada se encuentra especialmente en las costas del océano Pacífico, pero también es normal que ocurran movimientos esporádicos con menor intensidad en el centro del país.

Los sismos ocurren gracias a pequeñas fallas geológicas activas en el subsuelo del Valle de México.

"Las fallas que atraviesan el Valle de México no son muy grandes, no son de varias decenas o centenas de kilómetros, sino que son fallas más pequeñas y cuando son activadas producen sismos de una magnitud proporcional, que son de magnitudes de 2.8 hasta 3, cuando mucho", indicó Luis Quintanar, investigador del departamento de Sismología del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para Notimex.

Las zonas más afectadas en la Ciudad de México son: Milpa Alta, Tláhuac, Iztapalapa, Magdalena Contreras, Miguel Hidalgo, Benito Juárez y Álvaro Obregón; mientras que en el Estado de México están en: Naucalpan, Ixtapaluca, Texcoco y Chalco.

Las zonas más afectadas en la Ciudad de México son: Milpa Alta, Tláhuac, Iztapalapa, Magdalena Contreras, Miguel Hidalgo, Benito Juárez y Álvaro Obregón; mientras que en el Estado de México están en: Naucalpan, Ixtapaluca, Texcoco y Chalco. (FOTO: SSN)
Las zonas más afectadas en la Ciudad de México son: Milpa Alta, Tláhuac, Iztapalapa, Magdalena Contreras, Miguel Hidalgo, Benito Juárez y Álvaro Obregón; mientras que en el Estado de México están en: Naucalpan, Ixtapaluca, Texcoco y Chalco. (FOTO: SSN)

El especialista detalló que los sismos o micro sismos ocurridos en la CDMX son de baja intensidad, raramente serán de más de 4 grados, y no son muy profundos, por lo que sólo serán percibidos por las personas que se encuentran en la misma zona del epicentro.

La percepción de los sismos depende de dos factores: el tipo de terreno y la densidad de población. En caso de que el subsuelo sea fangoso se tendrá una mayor percepción que en el firme; además en los lugares con grandes cantidades de habitantes se sentirá con mayor fuerza.

"Los sismos son muy pequeños, de magnitud 2, 2.5, 3 cuando mucho, pero ocurren y se sienten en un radio muy pequeño. Si se aleja unas cuantas cuadras, a otra colonia, ya no lo sintieron. Pero la gente dice 'es que está temblando más'. Está temblando igual, lo que pasa es que ahora lo detectamos más y hay más gente que lo siente", detalló Quintanar para Animal Político.

De acuerdo al mismo sitio informativo, los micro sismos también ocurren por la acumulación de tensión provocada por los hundimientos y porque los sismos de mayor intensidad registrados en otras zonas del país generan nuevos movimientos de menor intensidad en la capital del país.

El Servicio Sismológico Nacional (SSN) indicó que desde 1974 se han registrado 246 sismos con epicentro en Ciudad de México. El 15 de noviembre de 2003 con una magnitud de 4, la más alta hasta el momento.