El Presidente Andrés Manuel López Obrador asegura que su gobierno es un cambio de régimen (FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO)
El Presidente Andrés Manuel López Obrador asegura que su gobierno es un cambio de régimen (FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO)

Desde su campaña, Andrés Manuel López Obrador ha insistido en que su gobierno no representa un cambio de administración, sino de régimen, lo que significa terminar de raíz con lo que, según él, no funcionó, lo que implica implementar nuevas formas de administrar al país.

Y eso incluye, principalmente, el establecimiento de un nuevo modelo económico, el cual está basado en una "austeridad republicana" que ha traído recortes presupuestales en todas las dependencias de gobierno y también de funcionarios, con la finalidad de rescatar a Pemex de la quiebra y de obtener recursos para financiar sus proyectos como la Refinería de Dos Bocas, el aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya así como los programas sociales de la Cuarta Transformación.

La renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda ya era vislumbrada por algunos analistas, debido a la lucha de poder entre Urzúa y Alfonso Romo, jefe de la Oficina de Presidencia y vínculo de López Obrador con los empresarios (lo cual fue confirmado este miércoles por López Obrador en su conferencia mañanera) y a las diferencias con Germán Martínez, quien en su carta de renuncia como Director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ocurrida el 21 de mayo de este año, argumentó una "injerencia perniciosa" de Hacienda mediante la imposición de despidos y recortes que ponen en riesgo los servicios de salud.

El mismo presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció haber tenido diferencias con Urzúa sobre algunos temas. En su conferencia del miércoles, el presidente reiteró lo que había dicho un día anterior: que Urzúa no se había ajustado a los planes del nuevo gobierno en materia económica y puso como ejemplo el Plan Nacional de Desarrollo: "desde mi punto de vista no reflejaba el cambio; era como si lo hubiese hecho (Agustín) Carstens o (José Antonio) Meade", dijo.

El ex secretario de Hacienda, Carlos Urzúa (FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO)
El ex secretario de Hacienda, Carlos Urzúa (FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO)

En su carta de renuncia, Carlos Urzúa Macías admitió que en la actual administración ha habido muchas discrepancias en materia económica, pero señaló que "se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento" al tiempo que denunció la inaceptable "imposición de funcionarios sin el conocimiento no tienen conocimiento de la hacienda pública. Esto fue motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés". Y se desató una vorágine de reacciones.

Una de ellas, casi inmediata, fue la de los mercados, quienes vieron la renuncia de Urzúa como una mala señal. Minutos después de darse a conocer su dimisión, el peso perdió terreno frente al dólar casi 2% y aunque a lo largo de día se recuperó un poco, este miércoles el billete verde volvió a subir para situarse en 19.60 por unidad

"Se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento"

(FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO)
(FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO)

Las críticas de Urzúa a la forma en que se toman decisiones de política pública en la 4T, alimentan las dudas sobre la viabilidad de la estrategia económica de esta administración.

Y es que, aunque en los mercados internacionales el peso mexicano se ha mantenido fuerte al estar entre las monedas más negociadas en el mundo desde finales de noviembre pasado, lo cierto es que las calificadoras internacionales y el mismo Banco de México (Banxico) han bajado las expectativas en el crecimiento de la economía mexicana, como resultado del ritmo menor de la actividad económica.

En un demoledor editorial publicado este jueves, el prestigioso diario Financial Times aseguró que la carta de renuncia de Urzúa no deja lugar a dudas de las causas de su partida, por lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador debe aceptar la realidad económica y no seguir confiando "en sus propios datos (diferentes)"

El periódico señaló que el presidente mexicano debe demostrar que escuchará al nuevo secretario de Hacienda Arturo Herrera y dará espacio para reestablecer la credibilidad en los mercados.

De acuerdo con el Financial Times, López Obrador "ya ha molestado a los inversionistas al cancelar un nuevo aeropuerto muy necesario (NAIM), además de la insistencia en que Pemex debe construir una nueva refinería (Dos Bocas).

"Los analistas temen que las débiles finanzas de Pemex puedan contaminar la calificación de deuda soberana de México", dijo el diario.

El influyente diario insistió en que "los auspicios inmediatos no son buenos. El Sr. Herrera sugirió a este periódico este año que el proyecto de la refinería de Pemex podría retrasarse por razones financieras, solo para que el presidente lo contradijera públicamente horas después. La incomodidad visible de Herrera cuando su nuevo jefe (López Obrador) estaba a su lado anunciando su nombramiento solo aumentará las preocupaciones".

Y remata "Abundan las pruebas. El plan de negocios muy retrasado de Pemex se anunciará en los próximos días. El borrador del presupuesto 2020 debe presentarse a mediados de septiembre. Los mercados no perdonarán si estos documentos señalan más desviaciones de la realidad económica. El presidente mexicano aún puede cambiar las percepciones de los inversores, pero el tiempo se está acabando".

Los grandes proyectos en materia de infraestructura de la Cuarta Transformación

En su carta de renuncia, Carlos Urzúa acusó al gobierno de toma decisiones sin justificación sólida, por lo que muchos analistas interpretaron que se refería a los grandes proyectos de infraestructura como la construcción del nuevo aeropuerto en Santa Lucía, la refinería de Dos Bocas, en Tabasco y el Tren Maya.

El polémico NAIM y Santa Lucía

Proyecto del aeropuerto de Santa Lucía (Foto: Especial)
Proyecto del aeropuerto de Santa Lucía (Foto: Especial)

La viabilidad de estos proyectos fueron cuestionados por Urzúa. Trece días después de haber iniciado el actual gobierno, el entonces secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, reveló a reporteros que se estaba contemplando la cancelación del aeropuerto de Santa Lucía para operar simultáneamente con los aeropuertos de la Ciudad de México y de Toluca. Sin embargo, tuvo que salir a rectificar y anunciar dos días después, que sí se haría la terminal aérea de Santa Lucía y para ello, el gobierno federal destinaría 15 mil millones de pesos.

Pese a las advertencias que han realizado expertos como Mitre, pilotos y controladores aéreos quienes han señalado que la operación simultánea del aeropuerto actual con un aeropuerto comercial en Santa Lucía, no es compatible, López Obrador no ha renunciado a la construcción de la terminal aérea, la cual estará a cargo de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, institución que por cierto, admitió que la terminal de Santa Lucía no estará lista en 2021, sino hasta el 2022, considerando que las obras inicien en agosto y no haya ningún retraso adicional.

Aunado a esto, hay que recordar que en junio de este año, un juez y un Tribunal concedieron dos suspensiones para frenar la construcción del aeropuerto en Santa Lucía hasta que sea factible verificar que la obra cuenta con los estudios de seguridad que ordena la Ley de Aeropuertos y su Reglamento, y que no perjudicará al medio ambiente.

Dos Bocas

La refinería que el presidente mexicano López Obrador planea construir en su estado natal es “para importar menos gasolina” (Foto: Twitter/Galvanochoa)
La refinería que el presidente mexicano López Obrador planea construir en su estado natal es “para importar menos gasolina” (Foto: Twitter/Galvanochoa)

La construcción la Refinería de Dos Bocas también está envuelta en la polémica. El presidente anunció que la edificación de la refinería correría a cargo de la propia Pemex, luego de que el proyecto fue declarado desierto debido a que las empresas Bechtel, Technit, Worley Parsons&Jacobs, Technip y KBR consideraron que la construcción estaría concluida hasta el 2024 y costaría más de los 8 mil millones de dólares que puso el gobierno como tope.

La propia calificadora Moddy`s advirtió que la construcción de la refinería de Dos Bocas tendría un costo de entre 10 mil millones a 12 mil millones de dólares, alrededor de 50 por ciento superior a lo presupuestado, debido a la falta de experiencia del Gobierno Federal y de Petróleos Mexicanos en la construcción de ese tipo de obras. En respuesta, López Obrador insistió "a ver quién tiene la razón".

El proyecto es parte del Plan Nacional de Refinación para rescatar la producción petrolera y alcanzar la meta de 2 millones 400 mil barriles diarios para el final del sexenio, a fin de que México se convierta en un país autosustentable.

Sin embargo, la construcción aún no empieza debido a que no se ha emitido una Manifestación de Impacto Ambiental por la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente, uno de los principales requisitos.

El Tren Maya

El proyecto del Tren Maya contempla recorrer zonas de selva, la orilla del Golfo de México y el caribe en los estados de Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco, Yucatán (Foto: LopezObrador.org.mx)
El proyecto del Tren Maya contempla recorrer zonas de selva, la orilla del Golfo de México y el caribe en los estados de Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco, Yucatán (Foto: LopezObrador.org.mx)

Esta es la obra insignia de la administración de López Obrador y con la que se pretende reactivar económicamente al sureste del país a través del turismo, pero ha sido objeto de numerosos amparos.

Organizaciones ambientalistas, tanto nacionales como internacionales, han advertido que el Tren Maya ocasionará una destrucción ambiental irreparable, lo cual ha sido desmentido por el propio López Obrador.

Y es que el proyecto contempla que el tren atraviese la reserva ecológica de Calakmul, reconocida como Patrimonio Mixto de la Humanidad por la UNESCO. Pero el gobierno asegura que la tala de árboles será mínima ya que se usarán líneas de ferrocarril ya construidas, así como carreteras y tendidos eléctricos.

Pese a que el gobierno anunció que la construcción del Tren Maya comenzaría en diciembre de 2018 y a la realización de una presunta "consulta con las poblaciones indígenas" que habrán avalado el proyecto, los trabajos aún no han comenzado debido a la falta de estudios de impacto ambiental, cultural y al patrimonio arqueológico.

La inversión se prevé en 150 millones de pesos, que se obtendrían a través de inversión mixta (iniciativa pública y privada). El gobierno proyecta que para 2024 se atenderá a 8 mil turistas diarios en la zona sur de la Península de Yucatán, particularmente en el tramo de Palenque a Calakmul, lo que daría casi tres millones de pasajeros al año.

Desempleo,  pobreza y la meta del 4%

Foto: Cuartoscuro
Foto: Cuartoscuro

La "austeridad republicana" del gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha implicado numerosos recortes presupuestales y de personal en la administración federal. Y aunque el presidente aseguró que estos recortes serían de "altos funcionarios" y no afectarían al personal de base de las dependencias, la realidad ha sido muy distinta, y ya que se cuentan por miles el despido de personal en todas las instituciones de gobierno.

Uno de los sectores más afectados ha sido el de salud. La alarmante situación ocasionó la renuncia del director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Germán Martínez, quien argumentó que había una "injerencia perniciosa" de Hacienda mediante la imposición de despidos y recortes que ponen en riesgo los servicios de salud.

Aunado a ello, el recorte presupuestal ha ocasionado el retraso en los pagos a médicos, en investigaciones, cirugías, tratamientos, así como la falta de medicamentos. Y aunque las manifestaciones de los médicos e incluso directores de hospital han revertido algunas situaciones, lo cierto es que la atención en el sector salud se ha visto sumamente afectada, afectando a los pacientes.

Los recortes también han dañado gravemente al ámbito cultural, lo que ha llevado a numerosas manifestaciones e incluso, echar a tras decisiones que ya se habían tomado. Un ejemplo claro es el del Instituto Mexicano de la Radio (IMER),el cual había anunciado el despido de 240 personas en el mes de julio y el cierre de cuatro estaciones debido a la falta de presupuesto.

Tras numerosas reacciones de la sociedad, el gobierno federal, a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP), liberó 19.3 millones de pesos para evitar los despidos y el cierre de las estaciones. Pero a decir de la directora del IMER, Aleida Calleja, esto no alivia los graves problemas que aquejan a la institución.

Hasta el momento, los recortes presupuestales en la administración federal no se han visto reflejados en un beneficio a la población.

(Cuartoscuro)
(Cuartoscuro)

El Banco de México (Banxico), el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y calificadoras internacionales como Moody`s, han recortado su estimación de crecimiento para la economía mexicana.

En mayo de este año, la OCDE redujo de 2 a 1.6% la proyección de crecimiento para México, mientras que este mes de julio, Moody´s resaltó que debido al escenario de desaceleración económica que vive el país, el Producto Interno Bruto (PIB) crecerá este 2019 a una tasa mínima de 1.2%, mientras que para 2020 este indicador será de 2.0%.

Por su parte, analistas privados redujeron a un 1.10% su pronóstico de crecimiento de la economía mexicana al cierre de 2019 y recortaron su expectativa para la inflación del periodo, de acuerdo con una encuesta de Banco de México (Banxico) publicada el pasado primero de julio.

En la "Encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado", correspondiente a mayo de este año, los analistas habían revisado a la baja su expectativa de crecimiento para 2019, a 1.32% desde 1.52% en abril, su octavo retroceso consecutivo.

Estos pronósticos se alejan cada vez más de las metas de la administración de Andrés Manuel López Obrador, quien desde el inicio de su campaña prometió que al término de su sexenio, el país crecerá a 4% anual.

Sin embargo, López Obrador ha insistido una y otra vez que sí es posible crecer al 4% y asegura que cuenta con el respaldo de los empresarios para lograrlo, al tiempo que ha asegurado que "la economía marcha requete bien".

FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO
FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO

Bajo el lema de su campaña "Primero los pobres" López Obrador insiste en el cambio de una política social para combatir y revertir la pobreza.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en 2016 había más de 53.2 millones de personas en situación de pobreza (casi la mitad de la población si consideramos que México tiene actualmente casi 127 millones de habitante), de los cuales 20.7 millones son menores de 18 años.

El Plan Nacional de Desarrollo contempla que para 2024, 20 millones de personas hayan salido de la situación de pobreza y 5 millones de la pobreza extrema. Aunque la meta es clara, el documento no dice qué indicador se utilizará para medir el avance y tampoco menciona la cifra de la que se parte.

Pese a que se han implementado numerosos programas sociales para ayudar a la población vulnerable a mejorar su condición, como con el "Programa de Jóvenes construyendo el Futuro", el de "Seguridad alimentaria", "La pensión a adultos mayores", "Sembrando vida" entre otros, el mercado interno aún no refleja avances.

Aunque durante la campaña presidencial los detractores de López Obrador pronosticaron cataclismos económicos en caso de su triunfo, ha sido el "fuego amigo" el que ha lastimado su proyecto.

La renuncia "denuncia" de Urzúa exacerbó las interrogantes respecto a un modelo económico en el que millones de mexicanos han cimentado sus esperanzas.