(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

Bajo la presión de las políticas migratorias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, miles de migrantes han empezado a abandonar sus planes de llegar a ese país y han empezado a considerar la opción de quedarse en México.

Antes de regresar a sus países de orígen, los miles de centroamericanos que actualmente esperan regularizar su situación en la Comisión Mexicana de Ayuda para Refugiados (COMAR), consideran como alternativa permanecer en México en vez de volver a enfrentarse a la violencia y pobreza de su país de origen.

"Si no tendríamos otro opción, sí, podemos quedarnos en México, porque realmente a Honduras no podemos regresar", dijo Dagoberto, de 34 años, para la agencia Reuters.

Mientras esperaba en la fila para regularizar su situación, Dagoberto contó que había recibico amenzas en Honduras cuando una pandilla criminal se hizo cargo del negocio para el que trabajaba. Por eso, actualmente este hombre le está solicitando a la COMAR una visa humanitaria que le permita llegar a la frontera con Estados Unidos.

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

Al igual que él se encuentra Nidia Martínez y sus tres hijos, quienes durmieron por tres noches en la calle en espera de que la COMAR les conceda el permiso para viajar hacia el norte.

"Quiero llegar a Estados Unidos. Si no puedo, entonces México es un buen lugar para vivir", dijo Martínez, quien agregó que en Honduras es implensable quedarse un día en la calle por el riesgo a que alguien te robe, viole o mate. La mujer, de 28 años de edad, expresó así su alivio de haber podido pasar la frontera sin haber sido agredida.

La madre de Martínez actualmente vive en el estado de Puebla, por lo que podría quedarse con ella y encontrar un trabajo en aquel estado. Sin embargo, explicó que no puede ir a ningún sitio sin el documento de la COMAR.

"Hay que anochecer y amanecer aquí porque sin este papel me agarran y me deportan (…) Se sufre pero hay que esperar ese papel". agregó.

Imagen de archivo. Militares asignados a la recién creada Guardia Nacional vigilan la estación migratoria Siglo XXI, en Tapachula, México. 23 de mayo de 2019 Foto: (REUTERS)
Imagen de archivo. Militares asignados a la recién creada Guardia Nacional vigilan la estación migratoria Siglo XXI, en Tapachula, México. 23 de mayo de 2019 Foto: (REUTERS)

Otro caso similar es el de Hernando Gustavo Velázquez, de 45 años, quien también ha estado durmiendo afuera de las oficinas esperando que lo recivan para la entrevista de rigor que le hacen a todos los que aspiran a obtener el título de refugiados.

El hondureño aseguró para la agencia de noticias que de no poder cumplir su sueño de llegar a Estados Unidos, entonces sería mucho mejor quedarse en México que tener que volver a Honduras, donde "si no se paga la extorsión, van a matar a tu familia" y a uno mismo.

El posible cambio de planes de estos centroamericanos se da en un momento en el que tanto México como Estados Unidos han aumentado la seguridad en su frontera y generado políticas que reprimen aún mas la migración indocumentada.

Desde este fin de semana, la Guardia Nacional ya realiza operaciones en la frontera sur del país. Elementos del Ejército Mexicano, que portan brazaletes de la Guardia Nacional, llevan a cabo recorridos al norte de Tapachula, por donde ingresan personas indocumentadas a territorio nacional, para luego trasladarse al municipio de Comitán y llegar a Tuxtla Gutiérrez.

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

Los operativos se desplegaron en apoyo al Instituto Nacional de Migración (INM), con el objetivo de disminuir el número de personas migrantes que cruzan la frontera de México que buscan llegar hasta los Estados Unidos.

Los efectivos realizan operativos donde interceptan a ciudadanos de países centroamericanos, que ingresan a México sin papeles y los llevan a los centros de detención donde tiene que esperar hasta que concluya el proceso de registro.