El Panteon radiactivo está a mneos de 14 kilómetros del nuevo aeropuerto (Foto: Twitter)
El Panteon radiactivo está a mneos de 14 kilómetros del nuevo aeropuerto (Foto: Twitter)

La Asamblea Nacional de Afectados Ambientales pidió a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) estudiar el agua, tierra y aire del panteón radiactivo.

El panteón está ubicado en el municipio de Temascalapa, a menos de 14 kilómetros de distancia del Aeropuerto General Felipe Ángeles, en Santa Lucía, Estado de México.

Juan Antonio Medina Austria hizo un informe al rector sobre las dudas que tiene la sociedad sobre el agua que se consume en la comunidad y que proviene del acuífero Cuatitlán-Pachuca.

Esta preocupación no viene por la construcción del nuevo aeropuerto, es desde hace décadas que funciona el Centro de Almacenamiento de Desechos Radiactivos (Cader) a cargo del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ).

La Central Nucleoeléctrica en Veracruz tras el paso del huracán Stan en 2005. (Foto: Cuartoscuro)
La Central Nucleoeléctrica en Veracruz tras el paso del huracán Stan en 2005. (Foto: Cuartoscuro)

El Panteón radiactivo, como lo conoce la gente de la zona, es formalmente nombrado el Centro de Almacenamiento de Desechos Radiactivos (Cader). En sus primeros años se le denominó como Centro de Recolección, Tratamiento y Almacenamiento de Desechos Radiactivos de Bajo Nivel (CRTADRBN).

Sin embargo, un documento del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ) que tiene a su cargo el panteón radiactivo lo define así:

"Tiene como función confiar temporalmente los desechos radiactivos provenientes de todo el país, con excepción de los generados en la Central de Laguna Verde (CLV) de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), cuya gestión la realiza la propia Central".

Este panteón radiactivo no fue incluido en el manifiesto de impacto ambiental para la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, que desde 1922 la Comisión Federal de Electricidad (CFE) alertó que el agua que pasaba por debajo del terreno de 16 hectáreas de las instalaciones del Instituto Nacional de Investigadores Nucleares (ININ), ya que hasta en el 2000 tenía 712 metros cúbicos de uranio.

Según el ININ cuentan con tres almacenes de superficie y una zona de cinco trincheras de 190 metros (Foto: ININ)
Según el ININ cuentan con tres almacenes de superficie y una zona de cinco trincheras de 190 metros (Foto: ININ)

Según el informe del año 2000 la Dirección de Investigaciones Tecnológicos del ININ, cuenta con tres almacenes de superficie y una zona de cinco trincheras de 190 metros de longitud con diferentes profundidades que van de 1,5 a 2,5 metros.

Según un estudio del medio Excélsior, las trincheras fueron utilizadas de 1970 a 1989, año en que fue suspendida la práctica de enterrar los desechos radiactivos, para cumplir con las indicaciones de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias (CNSNS), conforme a la evolución de la normativa aplicable.

Juan Antonio Medina Austria afirmó que desde hace 49 años esos materiales radiactivos han contaminado el acuífero Cuautitlán-Pachuca, de donde se abastece de agua 36 municipios del Estado de México, según el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA), elaborado como requisito indispensable para la construcción del aeropuerto en Santa Lucía.