Al menos (Foto: voluntarios limpiaron los desechos en la Playa Gaviotas Facaebook Noticias en Uno)
Al menos (Foto: voluntarios limpiaron los desechos en la Playa Gaviotas Facaebook Noticias en Uno)

Envolturas de papas sabritas, paletas payaso y  envases de refresco fueron encontrados entre la basura que inunda la Playa Gaviotas en Mazatlán, Sinaloa; sin embargo se trataba de cubiertas de hace tres décadas que persistían como desechos en esta playa mexicana.

Éste extraño descubrimiento se llevó a acabo el pasado 8 de junio en el contexto del Día Mundial de los Océanos, donde cerca de 150 personas participaron en la jornada de limpieza, que organizó la Administradora y Operadora de Playas, entre los hoteles Ramada y Emporio.

A unos 70 metros de la pleamar más alta, lo primero que saltó a la vista fue un envase de vidrio que se encontraba semi enterrado. Al escarbar en ese punto para sustraerlo se encontraron más envases, luego una tabla de madera, cristales y envolturas de frituras y golosinas.

En ese punto, fue necesario utilizar una pala para escarbar una profundidad de 80 centímetros y una circunferencia de 1.80 metros.

Al final, con los desechos hallados, se llenaron seis bolsas grandes. Según el medio local Noticias en uno fueron halladas 6.100 colillas de cigarro, 311 tapitas de plástico y cerca de media tonelada de desechos generales.

Las envolturas encontradas son de hace aproximadamente tres décadas (Foto: Facebook)
Las envolturas encontradas son de hace aproximadamente tres décadas (Foto: Facebook)

La degradación de materiales plásticos puede prolongarse has en 500 años dependiendo las condiciones del entorno.

Rogelio Olivas, titular de Administradora y Operadora de Playas, mencionó que los desechos suelen encontrar con mayor frecuencia en las jornadas de limpieza son colillas de cigarro, envases de vidrios, cervezas, y una variedad de desechos plásticos.

El sargazo: la otra cara de la moneda de la contaminación 

Unos 100 km al norte de Tulum, en Puerto Morelos, el arquitecto Carlos Gosselin recuerda haber lidiado con devastadores huracanes y plagas de peces depredadores que amenazaron este bastión del turismo.

Veterano de cuatro décadas en la Riviera Maya, emporio modelado desde los 1970 por el ingenio y la ambición de empresarios y gobiernos mexicanos, Gosselin reconoce la crisis.

El sargazo "llegó para quedarse", dice el hotelero, líder del Protocolo Puerto Morelos, organización civil que implementa acciones para enfrentar el fenómeno.

Conformado por hoteleros de Puerto Morelos, la alcaldía y actores clave como el instituto de la UNAM, el Protocolo ha logrado avances en monitorear y recolectar el alga, y busca aprovecharla industrialmente.

El fenómeno se disparó en 2018 con el arribo de 24 millones de metros cúbicos, que equivalen a 3 mil campos de fútbol (Foto: Cuartoscuro)
El fenómeno se disparó en 2018 con el arribo de 24 millones de metros cúbicos, que equivalen a 3 mil campos de fútbol (Foto: Cuartoscuro)

Sus estudios determinaron que tras una primera oleada en 2015, el fenómeno se disparó en 2018 con el arribo de 24 millones de metros cúbicos, equivalentes a 3.000 campos de fútbol cubiertos por un metro de sargazo, y que el período crítico va de mayo a octubre.

Desarrollaron además una barrera marítima eficaz para impedir el paso del sargazo a la costa y un barco que lo recoge, comprime y empaca en altamar.

Así, 13 de los 18 km de playas de Puerto Morelos están libres de la plaga, afirma Gosselin.

"Puerto Morelos se ha convertido en un laboratorio, un indicador de lo que se puede hacer y lo que no", añade.