La metanfetamina se ha vuelto cada vez más popular (Foto: Archivo)
La metanfetamina se ha vuelto cada vez más popular (Foto: Archivo)

La madrugada del martes 21 de mayo agentes federales estadounidenses y de la policía de San Diego irrumpieron en el departamento de Anthony Hernández. Ahí encontraron kilos de cristal, cocaína y cerca de USD 100.000 en billetes de 20 y 100.

Al día siguiente, junto con otros 32 acusados, el hombre de 30 años fue presentado en la Corte Federal, en donde se le mencionaron los cargos que pesaban sobre él por sus actividades delictivas de narcotráfico y lavado de dinero.

Desde hace un año las autoridades norteamericanas empezaron a investigar las actividades de Hernández y sus asociados, y con el tiempo descubrieron que trabajaban para el Cártel de Sinaloa desde territorio estadounidense.

De acuerdo con los expedientes de la DEA, esta organización encontró un modo para infiltrarse en los sistemas de envíos del servicio postal de Estados UnidosFedEx e incluso de marcas de alto prestigio como Ralph Lauren.

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

Sus operaciones eran discretas, pero de largo alcance. Gracias a ellos la metanfetamina que se fabricaba en los laboratorios del Cártel de Sinaloa llegaba hasta los Emiratos Árabes Unidos, entre otros países del Medio Oriente.

"Estas personas creaban cuentas legítimas e ilegítimas de la empresa de paquetería FedEx o del servicio postal de Estados Unidos, pero además se colgaban de cuentas que pertenecían a grandes compañías establecidas que envían cientos de miles de paquetes al día. Estas empresas no se daban cuenta de estos envíos, pues incluso facturaban a su nombre y usaban sus números de referencia", explicó Matthew J. Sutton, uno de los fiscales a cargo del caso.

A lo largo de varios meses la DEA vigiló a 43 integrantes de esta sofisticada red para conocer su modus operandi. Durante todo este tiempo los agentes interceptaron cientos de llamadas telefónicas, correos electrónicos, mensajes de Whatsapp y decomisaron cerca de 37 kilogramos de metanfetamina.

Según la acusación de la fiscalía, los investigadores descubrieron que la droga era enviada desde pequeñas bodegas en San Diego a doce estados de la unión americana y otras partes del Medio Oriente.

Paquetes confiscados de metanfetamina (Foto: Archivo)
Paquetes confiscados de metanfetamina (Foto: Archivo)

El método consistía en utilizar cuentas de la empresa FedEx y del Servicio Postal de Estados Unidos para hacer los envíos. J. Sutton explicó que debido a los grandes volúmenes de paquetes que manejan a diario, las empresas no detectaron que algunas de sus cuentas eran usadas para hacer envíos clandestinos.

Cada semana, según el semanario Zeta Tijuana, la organización hacía llegar varios kilogramos de cristal a hoteles, casas y hasta residencias rentadas por medio de la aplicación de alojamiento Airbnb. Sus cómplices recogían los paquetes en estas direcciones y los llevaban a centros de distribución para continuar con el proceso.

El esquema para regresar el dinero a los jefes del Cártel de Sinaloa era muy parecido. En ciertos casos, el dinero era enviado por paquetería, pero también se hacían depósitos estructurados a cuentas bancarias -por debajo de  USD 10 mil para evitar llenar reportes al fisco- y hacían uso de la tecnología por medio de transferencias electrónicas y a través de las plataformas digitales PayPal, Zelle, Venmo y Cash App.

"Una de las características únicas de esta organización es que pudieron esconder los paquetes de droga como si fueran envíos legales", afirmó el fiscal.

La crisis del Crystal Meth

Al cristal – metanfetamina- también se le conoce como ice, hielo, crico, cristo, foco o simplemente meth (Foto: Especial)
Al cristal – metanfetamina- también se le conoce como ice, hielo, crico, cristo, foco o simplemente meth (Foto: Especial)

Al cristal – metanfetamina– también se le conoce como ice, hielo, crico, cristo, foco o simplemente meth.

De acuerdo con información publicada en Harvard Health, la metanfetamina es un poderoso estimulante que puede fumarse, inyectarse o inhalarse y produce una sensación de euforia y placer similar a los efectos de la cocaína.

La diferencia es que los efectos del Cristal pueden durar más de 12 horas y se caracterizan, en primera instancia, por la supresión total del apetito y el sueño.

El Cristal se ha convertido en un problema de salud en México (Foto: Especial)
El Cristal se ha convertido en un problema de salud en México (Foto: Especial)

Cuando la droga llega al cerebro aumenta la producción de dopamina, un neurotransmisor asociado con la sensación de placer en el cuerpo. El poder adictivo del cristal se manifiesta en la ansiedad que experimentan sus consumidores cuando disminuye este rush placentero.

Según estadísticas expuestas por el fiscal Sutton, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) decomisó más de diez toneladas de metanfetaminas en los distintos cruces fronterizos, aeropuertos y puertos de San Diego durante el año fiscal 2017, diez veces más de lo asegurado en 2007.

Esto se ha traducido en una epidemia que en 2017 dejó a 10 mil personas sin vida como resultado de sobredosis y otras complicaciones causadas por esta droga.