FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO
FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO

Recientemente le gobierno de México, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, presentó el primer informe oficial de fosas clandestinas halladas en el país. Este registro está contemplado en el Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, que opera en México desde enero de 2018.

Por ahora, los datos se refieren únicamente a los hallazgos que se han tenido de diciembre de 2018 al 13 de mayo de este año. El informe que rindió Alejandro Encinas, subprocurador de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, indica que se encontraron 222 fosas clandestinas, en 81 sitios distintos: cerros, páramos y terrenos pantanosos a lo largo y ancho de todo el país.

En estos 81 lugares, investigadores y familiares de las víctimas ubicaron 337 cuerpos. Los estados de Colima, Tabasco, Sonora, Zacatecas, Guerrero y Jalisco representan el 72% del total de las fosas encontradas.

Veracruz es la entidad en donde se localizaron mayor número de fosas con una cifra de 76.  El funcionario explicó que faltan por incorporar datos "de los últimos 20 años" y expertos señalan las carencias en la metodología empleada por los investigadores.

FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO
FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO

Encinas reconoció que los datos de estadísticas de desaparición forzada se mezclaron con los de homicidios, inclusive algunos datos fueron ocultados durante mucho tiempo, en consecuencia, no se tenían datos fidedignos o confiables.

Diferentes estudios e investigaciones periodísticas ofrecen una imagen desoladora del país, convertido en una enorme tumba.

 La revista Gatopardo publicó en en el mes de mayo : "Los jornaleros forenses. Crónica de un nuevo oficio en un país de fosas", un reportaje de  Paula Mónaco Felipe, Wendy Selene Pérez y fotos de Miguel Tovar.

De 2006 a 2016, se encontraron al menos 2.884 cuerpos en 1.978 fosas, de acuerdo a los datos de organizaciones civiles. Y faltan las de 2017 y 2018.

Tan solo hasta enero de 2018, Veracruz contaba 343 fosas clandestinas, más que ninguna otra región en México. Desde entonces el número ha aumentado.

El panorama es amargo. Ante el aumento alarmante de personas desaparecidas en el país y la inacción e ineficacia de las autoridades por resolver la grave crisis de Derechos Humanos en México, ha surgido un nuevo oficio: los desenterradores.

FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO
FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO

"Amigo, le dijo, yo no vengo a hacerte mal. Perdóname si te lastimé, tengo que escarbar porque tengo que encontrarte".

Es la manera en que un desenterrador habla con los muertos, con los restos de seres humanos escondidos debajo de la tierra.

"No son padres detrás del rastro de sus hijos, tampoco voluntarios. Son jornaleros que rascan la tierra a cambio de un sueldo pagado por los familiares de desaparecidos, en un país que tiene arriba de 40 mil desaparecidos y más de 240 mil muertos en 12 años".

Don Lupe, Gonzalo, Fermín, Carlos y  José trabajan junto con el Colectivo Solecito. Este colectivo es un grupo de más de un centenar de familiares de personas desaparecidas en la región Veracruz, que se formó desde el 2016 y desde entonces no ha dejado de escarbar, rastrear y buscar huellas de sus seres queridos en una zona conocida como Colinas de Santa Fe.

Gonzalo trabaja como desenterrador ahí. Va al predio y pide a los muertos que le den una señal, que se parezcan en sus sueños y le digan dónde cavar.

FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO
FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO

Cuenta que el conoce bien el campo, pues ha trabajado en él desde los 8 años. Donde las personas solo ven hierba y tierra él ve más. De hecho, fue quien se percató que debajo de un árbol se encontraban osamentas, observó que no tenía la armonía natural y comenzaron a hacer un hoyo en el lugar: encontraron 155 fosas y se han recuperado 302 cuerpos y casi 70.000 huesos.

El campesino, desde hace casi tres años se convirtió en una mezcla de forense, arqueólogo y antropólogo. La primera vez que encontró un cuerpo sintió un escalofrío.

La guerra contra el narco que el expresidente Felipe Calderón declaró en 2006, lejos de acabar con el narcotráfico y la criminalidad derivada de los actos ilícitos,  la estrategia de seguridad dejó a México sumido en una espiral de violencia, que de acuerdo con fuentes oficiales, existe evidencia documental de al menos 250.547 homicidios en el país entre diciembre de 2006 y abril de 2018. Y un número no preciso de desaparecidos. "México es una gran fosa", dijo el subsecretario de Derechos Humanos. 

FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO
FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO

En Coahuila también existen grupos para desenterrar restos de personas, ahí las familias solo pueden recuperar fragmentos de huesos. En Tijuana, lo que buscan son litros de materia orgánica, luego de las declaraciones de un hombre que dijo, disolvió a 300 personas en sosa cáustica.

En México tampoco existe un registro de osamentas encontradas, hasta diciembre de 2017, de acuerdo a información de las autoridades estatales, vía solicitud de transparencia, eran al menos 6.400 cuerpos, 18.300 huesos y pedazos de dentaduras. Solo se han podido identificar 2.000 personas y se han entregado 800 cuerpos a sus familiares.

Lucy es también integrante de Solecito, y tiene un hijo desaparecido desde junio de 2013, cuando sujetos armados se lo llevaron de su casa. Ella junto con las demás integrantes decidieron contratar a personas para que hicieran hoyos en la tierra buscando a sus hijos, hermanos, esposos.

Son 500 dólares los que se ocupan cada semana para pagar los sueldos de la brigada. La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas las dota de algunos recursos pero no son suficientes.

FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO
FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO

Para solventar los gastos hacen rifas, venden cosas, tienen bazares... han financiado los trabajos de búsqueda en el predio Colinas de Santa Fe, hasta la fecha les ha costado aproximadamente 1 millón 300.000 de pesos.

Don Lupe es el único de lo desenterradores que tiene a su hijo desaparecido, Iván Contreras, se lo llevaron cuando tenía 38 años en 2012.

Ha trabajado en diversos oficios , pero nunca se imaginó ser desenterrador. Al no encontrar ayuda en las autoridades para localizar a su hijo, decidió salir a buscarlo en los cerros de Iguala.

FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO
FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO

Años después, las madres de Solecito lo buscarían para que les ayudará a buscar a sus familiares, pero también para que compartiera sus conocimientos.

Rosalía Castro lleva la bitácora, el control de la brigada y también se ocupa de uno de los tres bazares. Ella es dentista pero dejó de atender su consultorio desde diciembre de 2011, cuando desapareció su hijo. La han amenazado varias veces.

El Colectivo Solecito ha encontrado 70.000 huesos y 302 cuerpos en Colinas de Santa Fe, algunos de estos restos son solo diminutos fragmentos, sin embargo, para las familias que esperan noticias de sus desaparecidos son lo único que podrían recuperar.