El etiquetado frontal de cada producto debe tener los datos necesarios para que los consumidores sepan qué contiene (Getty Images)
El etiquetado frontal de cada producto debe tener los datos necesarios para que los consumidores sepan qué contiene (Getty Images)

Con tres votos a favor y dos en contra, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) rechazó modificar el etiquetado frontal de alimentos, pues consideró que el actual sistema de Guías Diarias de Alimentos (GDA) cumple con las características necesarias para informar a los consumidores.

Los ministros de la Segunda Sala rechazaron el amparo interpuesto por la organización Poder del Consumidor, a pesar de que esta había mostrado estudios que comprobaron que el actual modelo no cumple con los requisitos necesarios para que los consumidores conozcan el contenido de los productos.

El director de la organización, Alejandro Calvillo, le dijo a La Silla Rota que aún analizan la posibilidad de llevar el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La SCJN rechazó cambiar el etiquetado (Foto: Cuartoscuro)
La SCJN rechazó cambiar el etiquetado (Foto: Cuartoscuro)

"Vamos a tener en menos de dos años una resolución de la comisión, porque la evidencia está ahí y también el Instituto Nacional de Salud Pública se manifestó en contra, ya que es un etiquetado que hizo la industria y responde directamente a los intereses de la industria y hay que decirlo, ya en este año viene la revisión del etiquetado y ya está en revisión de esta norma".

Esta organización civil obtuvo dos triunfos en los tribunales mexicanos, inclusive el proyecto original que se discutió en la Corte y que fue elaborado por el ministro Fernando Franco daba la razón a las organizaciones civiles, pero por mayoría de votos su propuesta fue desechada, a pesar de que únicamente se pidió que se modificara la manera en que se informa a los consumidores del contenido de azúcares, grasas y sales en cada producto.

"Es una sentencia que se basa en falsedades", aseguró Alejandro Calvillo. "El etiquetado actual no es entendible, es un etiquetado diseñado por la industria, no por la Secretaría de Salud, fue introducido por FEMSA-Coca Cola en México en 2010", acusó.

El director de la organización, Alejandro Calvillo, dijo que analizan la posibilidad de llevar el caso ante CIDH (Foto: Especial)
El director de la organización, Alejandro Calvillo, dijo que analizan la posibilidad de llevar el caso ante CIDH (Foto: Especial)

En contra parte, los ministros argumentaron que el etiquetado es "entendible y útil", y que se basa en recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En 2011 el Instituto Nacional de Salud Pública (INSS) realizó una evaluación con estudiantes de Nutrición de primer año en una universidad privada, la cual concluyó que menos del 3 por ciento lo pudo interpretar. En 2016 el Fondo de Naciones Unidas (UNICEF) por la Infancia concluyó que el etiquetado tipo GDA establecido en México "ha demostrado ser confuso aún para una población con alto nivel educativo".

Poder del Consumidor ha exigido durante años etiquetados que informen de manera clara si un producto contiene altos contenidos de azúcar, grasas o sal, principales causas de sobrepeso, obesidad y diabetes.