La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dio su versión sobre el incidente ocurrido el 13 de abril en la valla fronteriza entre México y Estados Unidos, donde supuestamente un grupo de soldados mexicanos confrontó a militares norteamericanos en territorio estadounidense.

Según el comunicado, los elementos mexicanos increparon a dos soldados estadounidenses que viajaban en un vehículo sin identificación porque creyeron que no habían respetado los límites fronterizos.

Sin embargo, la SRE confirmó que los soldados americanos se encontraban en territorio estadounidense y explicó que la confusión se debió a que en aquella zona los límites de la frontera "no resultan claros por su geografía".

"Este tipo de incidentes son comunes, toda vez que se trata de una verificación de patrullaje ordinario, sin consecuencias para ambos gobiernos, quienes mantienen comunicación permanente y fluida. Sobre este hecho en particular, estuvieron en contacto directo y oportuno", agregó la cancillería.

Donald Trump envió militares armados a la frontera con México (Foto: Guillermo Arias, AFP)
Donald Trump envió militares armados a la frontera con México (Foto: Guillermo Arias, AFP)

El comunicado del Comando Norte enviado el martes a The Associated Press señaló que de acuerdo con la pesquisa del Departamento de Defensa y la CBP, el incidente ocurrió en territorio estadounidense ubicado al sur de la valla fronteriza, pero al norte de la frontera real.

De acuerdo con el semanario Newsweek, que fue el primero en reportar el incidente, uno de los soldados mexicanos le retiró el arma de servicio de la funda de la cadera a un militar estadounidense y la arrojó al interior del vehículo.

"Después de una breve discusión entre los soldados de ambos países, los militares mexicanos abandonaron el área", explicó el Comando Norte. "De inmediato, los soldados estadounidenses contactaron a la CPB, que respondió a la brevedad.

"¡Mejor que no vuelva a ocurrir!": Donald Trump

“¡Mejor que no vuelva a ocurrir!” (Foto: REUTERS/Joshua Roberts
“¡Mejor que no vuelva a ocurrir!” (Foto: REUTERS/Joshua Roberts

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijo que el incidente de la mañana del miércoles probablemente fue "una táctica de distracción para los traficantes de droga en la frontera".

"¡Mejor que no vuelva a pasar! Ahora estamos enviando soldados armados a la frontera", aseguró el gobernante.

Sobre la decisión de enviar militares armados a la frontera, Olga Sánchez Cordero, secretaria de gobernación, dijo: "Es su país y él toma las decisiones unilateralmente".

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador, insistió con su habitual prudencia a la hora de abordar el tema y la tensa relación con los EEUU.

Obrador, durante su conferencia de prensa (Foto: Cortesía Presidencia)
Obrador, durante su conferencia de prensa (Foto: Cortesía Presidencia)

"Nosotros no vamos a caer en ninguna provocación; le digo al presidente Donald Trump que nosotros queremos mantener una relación respetuosa y de amistad con su Gobierno, que vamos a analizar este incidente, vamos a tomar en cuenta lo que él está señalando y se va a actuar de conformidad con la ley en el marco de nuestra soberanía, pero lo más importante es decirle que no vamos a pelearnos con el Gobierno de los Estados Unidos, lo más importante es que queremos una relación de respeto mutuo y de cooperación, y así como nos hemos venido entendiendo durante varios meses, nosotros vamos a seguir actuando para mantener relaciones cordiales y de buena vecindad con el Gobierno y con el pueblo de los Estados Unidos", expresó en su conferencia de prensa matutina.

No es la primera ocasión en la que en la frontera México-Estados Unidos suceden altercados armados protagonizados por autoridades. En 2012, por ejemplo, el agente de la Patrulla Fronteriza, Lonnie Swartz, disparó desde el lado estadounidense al mexicano José Antonio Elena Rodríguez, dándole muerte.

El caso llegó hasta los tribunales, y casi seis años después de los hechos, Swartz fue declarado inocente.