(Foto: Cortesía Love Veg)
(Foto: Cortesía Love Veg)

Por María José Lozano*

Las vacaciones que se otorgan en la mayoría de las escuelas de México durante semana santa y semana de pascua, es uno de los períodos en que las playas de nuestro país se llenan de visitantes. Si bien genera un derroche económico para las poblaciones de las costas, está acompañada de basura y un consumo de productos del mar notoriamente mayor que el resto del año. Incluso las personas que no salen de la ciudad aprovechan los días de descanso para refrescarse en albercas, ríos o incluso para realizar reuniones donde muy frecuentemente se consumen mariscos y pescados.

Esto supone un costo muy alto para nuestros océanos. En los mares, son capturados a diario millones de peces en total incumplimiento de las normas que regulan la pesca y sin ninguna consideración del sufrimiento que les causa esta práctica.

Su entorno y su vida es tan diferente a la nuestra que es difícil que tengamos la misma consideración con ellos que con nuestros perros y gatos. Es más, la mayoría de los personas ni siquiera considera lo que significa para ellos ser arrancados de su entorno y arrastrados dentro de las redes, para luego agonizar por minutos sobre la cubierta de los barcos antes de ser matados o congelados vivos.

En menos de tres décadas se estima que ya no existan peces en el mar (Foto: AFP)
En menos de tres décadas se estima que ya no existan peces en el mar (Foto: AFP)

Según los últimos informes de la FAO y Oceana, corremos el riesgo de que para 2048 no haya peces en los mares. Se pescan más peces al año que galaxias hay en el universo. Y es que las redes no discriminan, recogen peces que pueden ser consumidos, pero también otros animales, como tortugas, peces no aptos para consumo, serpientes de mar o tiburoncillos, que también mueren y simplemente sus cadáveres son regresados al mar como desecho.

Esto se debe a que la demanda de carne de pescado está alcanzando picos nunca antes vistos, incluso excediendo el de la carne de otros animales.

La propuesta

En un esfuerzo por mitigar el impacto que tiene nuestro consumo, Love Veg en México lanzó una propuesta para que podamos ayudar a conservar nuestros océanos y evitar la devastación que está ejerciendo la pesca de arrastre en el planeta: un recetario con ideas para sustituir el pescado en las recetas más conocidas y consumidas en nuestro país.

Desde ceviche hasta una alternativa al pulpo adobado. Lo mejor, es que es totalmente gratuito y se puede descargar .

Así que te invito a darle un descanso a los océanos probando estas deliciosas recetas, teniendo en mente que todos tenemos que hacer algo para ayudar al planeta y que lo más impactante y sencillo es hacerlo desde nuestra comida. ¡Espero que lo disfruten!

*La autora es coordinadora de Comunicaciones México de Igualdad Animal

Lo aquí expuesto es opinión del autor y no refleja la postura editorial de este medio