OPINIÓN: la semana más oscura de López Obrador

(Foto: Cortesía)
(Foto: Cortesía)

Por Eneas Mares*

El abucheo en el estadio, la controversia con España, la negativa del Papa para visitar México… López Obrador finaliza así una semana complicada que si bien, no afectó su popularidad, sí le mostró que la luna de miel puede estar llegando a su fin

El Vaticano, el aparato diplomático y de espionaje más antiguo y eficiente del mundo, acaba de rechazar la invitación para que el Papa Francisco visite nuestro país en 2021, con motivo del jubileo por los 500 años de evangelización en América.

Si nos atenemos a los últimos hitos de El Vaticano, como el apoyo secreto que brindó para el desbloqueo de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba en 2014, vemos que el mecanismo cercano del papa trabaja milimétricamente evaluando y previendo riesgos que puedan poner en riesgo su imagen.

Ante el anuncio del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de que exigiría una disculpa al Vaticano y a la Corona española por los agravios cometidos por la Iglesia Católica y los españoles durante la conquista de América, lo menos que se podría esperar es una respuesta negativa por parte del Papa Francisco para asistir a una celebración tan trascendental tanto para la Iglesia Católica como para los pueblos indígenas de América Latina.

El Papa rechazó la invitación para visitar México (Foto: Alessandra Tarantino/Pool via REUTERS)
El Papa rechazó la invitación para visitar México (Foto: Alessandra Tarantino/Pool via REUTERS)

Crisis de imagen en la Presidencia de México. Así han concluido los siete días más oscuros de la presidencia de AMLO, los cuales iniciaron el sábado 23 de marzo con un abucheo en la inauguración del nuevo estadio del equipo de béisbol de los Diablos Rojos del México. Le restó importancia a la rechifla, pues cualquier mandatario en un evento deportivo, en cualquier parte del mundo, sea de derecha o de izquierda, es abucheado por el público más no por la opinión pública.

Lo importante fueron las reacciones. Una de ellas, la que más me llama la atención, fue la del ex presidente Felipe Calderón quien pidió tolerancia hacia AMLO. Sin embargo, fue el propio mandatario el primero en mostrar su intolerancia al enfrentar los abucheos bajo adjetivo polarizante "fifí". AMLO no mostró carácter ni empatía en ese momento que bien pudo dejar de lado, lo que se reflejó en las ocho columnas de los diarios del domingo: ni una sola cabeza positiva. Durante el domingo las notas, columnas y comentarios en redes sociales condenaron la reacción del mandatario y mientras se intentaba reparar la imagen de AMLO el día lunes, por la tarde surge desde Comalcalco la bomba mediática que terminaría por oscurecer su semana.

La exigencia por parte de AMLO al Vaticano y a la Corona española y el hecho de develar una misiva diplomática, ocasionó varias reacciones de expertos, columnistas, escritores y una vorágine de comentarios incluso burdos sobre la exigencia de regresar el "oro de las iglesias europeas que nos robaron", regresar el penacho de Moctezuma "el cual está en España" y otros absurdos más.

López Obrador está otra vez en el centro de la tormenta (Foto: Galo Cañas para Infobae)
López Obrador está otra vez en el centro de la tormenta (Foto: Galo Cañas para Infobae)

Muchos de esos comentarios ponían de ejemplo las disculpas por los agravios del pasado que realizaron países como Italia, Alemania, Australia, Indonesia, Canadá y Estados Unidos. La gran diferencia es que mandatarios de esos países, Bill Clinton y Justin Trudeau entre ellos, fueron quienes ofrecieron las disculpas, más no fueron requeridos o exigidos por otros países para que se disculparan. Es muy diferente tanto en la forma como en el fondo, el que un mandatario ofrezca disculpas a exigirlas.

Da la impresión que otra de las pifias cometidas por este anuncio de AMLO es que no se revisó que la diplomacia vaticana se había disculpado ya por los agravios cometidos a los pueblos indígenas en la Conquista: Juan Pablo II, en 1992, en Santo Domingo, en el marco del V Centenario de la Evangelización de América, y Francisco, en 2015, en Bolivia durante el II Encuentro Mundial de los Movimientos Populares. Incluso en su arenga, Francisco remarcó la frase:

Digamos "NO", entonces, a las viejas y nuevas formas de colonialismo. Digamos "SÍ" al encuentro entre pueblos y culturas. Felices los que trabajan por la paz.

En efecto, 2021 puede ser un año sumamente importante no solo para la reconciliación, sino también para el intercambio comercial y para impulsar la imagen de México en el exterior, sobre todo con España y los demás países de América. Este tipo de acontecimientos y celebraciones son utilizados por otros países como bien lo hace China, para reforzar los lazos de amistad y la cooperación entre las naciones y no para empeorarlas. Por lo que se ve ahora, el viaje realizado por el Rey Felipe VI a México en diciembre fue en balde.

Felipe VI no se ha pronunciado abiertamente sobre la petición del presidente de México (Foto: Archivo)
Felipe VI no se ha pronunciado abiertamente sobre la petición del presidente de México (Foto: Archivo)

Me parece que una estrategia diplomática y mediática efectiva sería que el gobierno de México se disculpara por hacer públicas las misivas y continuar los avances en las celebraciones de la reconciliación que ya se vieron entorpecidas. Como gran experto en crisis políticas y relaciones públicas, AMLO debe considerar recomponer sus horas más obscuras bajo lo que más le pesa: el perdón.

*Eneas Mares es consultor de imagen, autor del libro "El vocero ante los medios"

Lo aquí publicado es responsabilidad del autor y no representa la postura editorial de este medio

TE PUEDE INTERESAR